• regalos arquitectos
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
3 Comentarios

CARTA DE UN ARQUITECTO A ROCÍO MONASTERIO


 Rocío Monasterio en el pleno de debate de investidura de Isabel Díaz Ayuso. Fotografía: PP Comunidad de Madrid (CC BY 2.0).

Nos hacen llegar una nueva carta para nuestra sección “Carta de…”. ¡Esperamos que sea de vuestro interés!

………………..

Hola, Rocío.

Veo que, según Elpais.com, por lo menos ya son tres los proyectos que firmaste como arquitecta mucho antes de serlo.

Hasta ahora sabíamos de un primer acto en el que firmabas un proyecto como arquitecto mucho antes de serlo; un segundo acto con una certificación de obra fechada nuevamente en el año 2003, y un tercer acto en el que tu firma vuelve a aparecer en un proyecto de la misma época. Con todo ello, me animo a proponer como título para esta serie: Rocío Monasterio, la arquitecta que susurraba a los clientes. Porque, más allá de las irregularidades legales que parece que se fueron cometiendo, también tuviste que lidiar con clientes que compraban vuestros lofts y no sospechaban nada de todo este embrollo.

Por la edad que tenemos, seguramente coincidimos durante la carrera. De hecho, me quiere sonar que sí; creo recordarte en un grupete selecto de amigos que no se mezclaba demasiado con el populacho.

Pero bueno, esto no tiene nada que ver con el tema en cuestión. Yo sí terminé la carrera en el 2003 y desde entonces pago religiosamente mi ASEMAS, mi hna y mi colegiación. Subir la persiana del estudio cada mes me ha costado 800 euros de alquiler y otros tantos de “zarandajas” necesarias para firmar mis proyectos y visarlos. 

Entrando ya en harina, es cierto que no todo lo que se firma es necesario que se colegie, pero en el momento en el que tocas estructura, como parece que has hecho en la certificación de obra que aparece por aquí, el documento debe estar firmado por un arquitecto/a colegiado.

Firmar como arquitecto sin serlo es, cuando menos, feo y requiere que el COAM o el ayuntamiento se pronuncien al respecto, aunque no seré yo quien me aventure a hacerlo. De confirmarse este hecho, iría en contra de las normas deontológicas del Colegio, que quizá se debería plantear tu continuidad en el mismo.

De hecho, hacerse pasar por arquitecto sin serlo es, directamente, intrusismo profesional y, si no estoy equivocado, es un delito que se recoge en el artículo 403 del Código Penal y está castigado con penas que no son ninguna tontería. Todo esto por no hablar del delito de falsedad de documento público que también tiene tela.

Sobre si se pueden considerar obra menor o de interiorismo el tipo de trabajos realizados, habría que remitirse a lo expuesto en el artículo 10 de la Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación: “Todas las intervenciones sobre los edificios existentes, siempre y cuando alteren su configuración arquitectónica”

En el RD 1000/2010, artículos 2, 3 y 4, nuevamente, se habla del tema.

También es cierto que todo esto que voy comentando está en el punto de mira informativo no tanto por la gravedad de la acción, sino por tu propia posición política. En este sentido, y reconociéndome en las antípodas de la línea ideológica de Vox, entiendo que sea cual sea el color de la bandera de nuestros representantes públicos, es necesario que nuestros políticos y políticas tengan un historial impoluto. Y si por lo que sea hay alguna mancha por el camino —todos somos humanos y podemos fallar, por lo menos hay que reconocerlo.

Si una persona se salta la ley a su conveniencia de forma reiterada, pierde toda mi confianza. ¿Te imaginas que otros políticos hicieran lo mismo?

Bueno, mala pregunta; la retiro.

Así, ante la pregunta de los periodistas sobre si estabas colegiada en el 2003 tu respuesta es: “No me acuerdo”. ¡No me acuerdo! Yo me acuerdo hasta de con quién cené ese día. Puedes dudar sobre si fue en el 2003 o 2004, pero es que, finalmente, obtuviste tu título y  tu colegiación en el 2009.

También es muy extraño que, ante el revuelo que se ha ido formando, te hayas dedicado a sacar tu expediente de la carrera en Twitter, regodeándote en tus notazas. Y, por cierto, no, no son unas supernotas. Sacar buenas calificaciones en proyectos e ir al raso en el resto tampoco es algo de lo que vanagloriarse. Y que luego salga algún catedrático diciendo que eras una chica muy aplicada, nuevamente, no aporta nada relevante al debate.

La cuestión aquí no es si eres o eras buena chica (o no). Doy por hecho, que lo serás (buena chica). El debate tampoco es si eras una estudiante aplicada o si tienes buenas dotes para proyectar. Todo esto, por suerte o por desgracia, da igual. Lo importante es que, firmar como arquitecto, sin serlo, está mal y, si eres una figura pública, lo menos que podemos esperar es que reacciones con cierta elegancia.

Y ahora tú pensarás, en el caso de que estés leyendo estas líneas: este hombre es un arquitecto amargado que no ha proyectado nada interesante en su vida.

Te puedo entender, y ya te adelanto que no me dedico a hacer los proyectos que soñé en la carrera; no sólo tú sacabas buenas notas en proyectos. Hago una arquitectura más cercana a la construcción, con cierto sentido común, que a la arquitectura con mayúsculas; pero lo que firmo y construyo lo hago con dignidad y oficio.

He tenido trabajando conmigo, a lo largo de estos años, dos o tres arquitectos a los que he pagado siempre religiosamente y puedo decir con cierto orgullo que nunca he tenido falsos autónomos.

He ganado dos concursos de arquitectura, con la desgracia de que ninguno de los dos se llevó a cabo, por lo que sigo proyectando unifamiliares, y si tengo que poner una balaustrada, pues no se me caen los anillos.

Lo que no haré nunca será jugar con los límites legales de la profesión. Porque, aunque sí es cierto que para ser arquitecto primero hay que sentirlo, luego hay que corroborarlo con la legalidad pertinente.

Como ves, no ha sido una carta llena de improperios contra tu persona, porque no tengo nada en tu contra, aunque sí estoy muy en contra del programa político de Vox. 

Creo que he sido lo suficientemente suave como para transmitir el sentir general de una profesión que se merece algo mejor que salir en la prensa generalista con pequeñas turbulencias como esta.

En fin, que más allá de todo esto te deseo lo mejor, y que se aclare este asunto cuanto antes. Es más, ni siquiera en el caso de que se confirmaran las acusaciones sobre ti me gustaría que se llevase a cabo el deseo de tu marido respecto a la expulsión de extranjeros como tú delincuentes que reinciden en la falta.

Por cierto, por lo que leo en en este artículo el actor y presentador Arturo Valls ya ha puesto en marcha un juicio contra tu persona por una nueva presunta irregularidad.

Mientras esperamos cómo se desarrolla esta nueva entrega de la saga, agradezco a los responsables de este blog la oportunidad de expresar mi opinión y ojalá pueda pasarme por aquí otro día para hablar de algún tema más alegre.


También te puede interesar:

“(…) Rocío Monasterio falsificó los planos de ejecución de obras del loft del presentador Arturo Valls, según se desprende de una investigación abierta por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid. La entidad ha examinado el plano publicado por este periódico, firmado por la líder de Vox, y concluye que el visado está falsificado: “El ‘plano de ejecución calle Rodas número 7, plano estado actual’, con el cajetín del estudio Monasterio & Asociados y con una firma en color azul en dicho recuadro, no se corresponde con ningún documento que obre en los archivos de esta corporación”. El plano fue tramitado en el Ayuntamiento en 2005.”

Extracto de El Colegio de Aparejadores revela que Monasterio falseó el visado del ‘loft’ de Arturo Valls

ROCÍO MONASTERIO, ARQUITECTO DESDE EL ¿2003?

CARTA DE UN ESTUDIANTE DE ARQUITECTURA

CARTA DE UN ARQUITECTO CABREADO

CARTA DE UN NOVIO DE UNA ESTUDIANTE DE ARQUITECTURA


*Nos hemos permitido, desde Stepienybarno, escribir este texto en una extraña primera persona. Esperamos que haya sido de vuestro interés.

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

Suscríbete a nuestro blog y recibe gratis nuestra guía:

10 Ideas para vender más si eres arquitecto

Acceder: http://bit.ly/2fkkTS7

Si te interesa contactar con nosotros para que te ayudemos a mejorar tu visibilidad online y, en consecuencia, mejorar tus oportunidades laborales, no dudes en escribirnos a: blog@stepienybarno.es

Stepienybarno en TWITTER

@stepienybarno (+ de 16.000 seguidores)

https://twitter.com/stepienybarno?lang=es

Stepienybarno en FACEBOOK (+ de 24.000 seguidores)

https://www.facebook.com/StepienyBarnoArquitecturaeIdentidadDigital/

Acceder a nuestro GRUPO CERRADO DE FACEBOOK sobre Identidad Digital para Arquitectos:

https://www.facebook.com/groups/IdentidadDigitalParaArquitectos/

Suscríbete a nuestro canal de YOUTUBE: http://bit.ly/2A1UtAd

Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y directores del blog de FUNDACIÓN ARQUIA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
3 COMENTARIOS
  1. JUAN MANUEL ROJO rojo

    Entre tanto link y citas no alcanzo a ditinguir quien se adjudica la autoria de tan sentida carta.
    Desconozco la legislacion y el entorno a que se hace referencia pero el tono en el que se dirije a la acusada en cuestion pareciera mas un reclamo por tener mejores clientes y obras realizadas que quien la emite, sin dejar de lado la disputa Madrid-Barcelona.
    Resulta un poco ironico que se apele a cuestiones legales quizas por su caracter de persona publica, no lo se, cuando en la practica es algo que resulta comun y que dejamos pasar frecuentemente por que se atiende quizas un mercado un poco despreciable.
    En fin, ¡veamos a donde nos lleva esto!

  2. Lorenzo Goicoechea

    Pues yo creo que hay que darle el premio Nacional de arquitectura a Monasterio, porque ha conseguido mas en dignificar la profesión que todas las tesis y Congresos de arquitectura y exposiciones que se han hecho hasta ahora.
    Ha conseguido que en los telediarios y los medios de prensa informen de que hay que tener el titulo de arquitecto y estar colegiado para ejercer , se habla mucho de dignificar la profesión de arquitecto, pero siempre lo hacemos entre arquitectos, nunca de puertas para afuera, como mucho queremos que vengan a donde estamos nosotros para “educarles”. Asi nos va.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio