• curso productividad y eficiencia para arquitectos
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
6 Comentarios

¿CUÁL ES TU VALOR COMO ARQUITECTO?

gestalt-valor arquitecto-stepienybarno

Muchas veces estamos tan enamorados de lo que hacemos que no nos paramos a analizar cómo nuestro servicio podría ser más competitivo para los tiempos que corren; nos centramos sobre todo en lo que hacemos, en vez de pensar para qué o quién sirve.

A veces, no somos capaces de ocupar un nicho concreto de mercado y otras veces no acertamos a contar bien lo qué, realmente, hacemos.

En cualquier caso, no dar en el clavo en estos aspectos nos hace quedarnos fuera de juego y bastante complicada está la cosa, como para tirar piedras contra nuestro propio tejado.
Así que, si te interesa el tema, ¡te animamos a seguir leyendo!

 

1_ ¿CUÁLES SON TUS FORTALEZAS?

Antes de comenzar a ver cuáles son las claves para poder tener una buena venta (próximo post en Stepienybarno), sería bueno pararse en dos aspectos de partida.

Por un lado, definir muy bien cuáles son nuestras fortalezas personales y cómo se pondrán en juego dentro de tu estrategia empresarial. A su vez, conviene señalar que, curiosamente, a veces, los arquitectos nos pasamos de humildes y se nos olvidan nuestras fortalezas como profesionales (ver aquí).

 

Por otro lado, hay que tener muy claro los objetivos de partida, para ir al grano cuando entremos en acción.

A partir de aquí, será fundamental describir bien tu producto o servicio. Sea lo que sea lo que hagas, has de saber contarlo muy bien y, normalmente, en el caso de los arquitectos, no es así.

En los cursos que hacemos sobre Identidad Digital, nos centramos mucho en indagar, con entusiasmo y claridad, cuál es la esencia de la  actividad profesional de cada alumno.

Muchas veces, los arquitectos parece que no sabemos en qué nos podemos diferenciar y nos empeñamos en seguir queriendo hacer el típico proyecto de arquitectura.

 

2_ LAS VENTAJAS DE TUS SERVICIOS

Cuando tenemos la tranquilidad para pararnos, aparecen muchos temas o posibilidades que antes estaban ocultas. Estas nuevas opciones, en realidad estaban delante de nuestras narices, pero no nos habíamos parado a verlas.

Esta parte más introspectiva es fundamental a la hora de querer aspirar a metas más altas. Si no se tienen claros los cimientos de nuestra actividad, no tiene mucho sentido comenzar con una estrategia en la red que, a buen seguro, solo generará más frustración.

La mujer del César, hoy más que nunca, además de serlo, ha de parecerlo. Hay que saber contar las ventajas de que te contraten a ti y no a otro profesional. No transmitir correctamente el valor de tu servicio, te dejará sin opciones.

Esta idea la cuenta muy bien la experta en marketing y ventas, Laura Ribas:

“(…) Cada vez que tomamos una decisión de compra estamos, en última instancia,  buscando cubrir necesidades o deseos tan primarios como seguridad, estatus, amor, belleza, tiempo, poder, sexo o dinero.

No hay excepciones. Debes ser capaz de conectar el valor de tu oferta a uno de estos grandes motivadores. ¿Cuánto tiempo gana, cuánto dinero más factura? ¿Cuánto protege a los suyos, cuánto prestigio le da?  Etcétera. El valor de tu oferta es también percibido por lo que le cuesta a tu cliente no invertir en la solución al problema que tu servicio puede solventar.

¿Qué le está costando no solucionar ese asunto? ¿Qué margen pierde frente a su competencia? ¿Cuánta salud y bienestar pierde si no contrata tus servicios? ¿Qué coste de oportunidades tiene?  (1)

Así,  conviene centrarse en contar al posible cliente los beneficios de que cuente contigo; de hecho, es clave que sepas localizar su necesidad y que tu trabajo sea capaz de satisfacerla.

Los “genéricos” están bien y son necesarios; pero, en estos casos, no funcionan.

 

3_ PENSANDO EN EL CLIENTE

Aun con todo, los arquitectos somos muy buenos haciendo lo que hacemos e incluso contando lo que hemos hecho, pero !esto no interesa tanto a nuestros posibles clientes!

Recuerda que nadie te quiere contratar por lo que se supone que sabes, ni siquiera por lo que has hecho, sino porque tú sabes sacarle de un apuro o eres capaz de hacer realidad su sueño en mejores condiciones que otros profesional.

Hay que saber resolver un problema concreto y tú tienes que ser muy bueno en eso que estás ofreciendo. Además, cuando algo hacemos bien, nos suele gustar hacerlo, y eso también se nota. Conviene tener muy claro cuál es tu nicho de mercado y sabes a qué sector concreto de clientes te has de dirigir. Si no tenemos ni idea de quién es nuestro potencial clientes, todo se complica sobremanera.

 

Para tener más opciones de ventas, has de saber entender bien a tu cliente y hablarle siempre en segunda persona. Si, por ejemplo, nos fijamos en cómo son la mayoría de webs de arquitectos vemos que no están enfocadas correctamente. Todas, o casi todas, cuentan qué es lo que han hecho sus autores; imágenes de proyectos y poco texto. ¡Ego por todos los lados!

Una web, a no ser que quieras explícitamente que sea así, no ha de ser hecha para chulear con tu competencia de lo bueno que eres. Lo lógico es que esté enfocada para captar posibles clientes; vamos… eso es lo que hacen en otras profesiones y les va mejor que a nosotros. En cualquier caso, para saber más de webs de arquitectos puedes echar ojo aquí.

 

Mostrar lo que somos o lo que hacemos, no es tan fácil como pudiera parecer y bien vale la pena pararse un poquito en este punto antes de pensar en metas mayores. Es fundamental tener claro cuál es nuestro valor y, solo desde ahí, forjar una buena estrategia empresarial.

Tal como apuntábamos en el comienzo de esta reflexión, muchas veces, las oportunidades no están tan lejos como pensamos. Cuanto más nos alejemos del epicentro de la arquitectura, más opciones aparecen; de hecho, en la periferia de la arquitectura, hay una larga lista de posibilidades (ver post).

En realidad, creemos que nuestra parte consciente comanda nuestra vida, cuando está más que demostrado que nuestro inconsciente es quien está al mando de gran parte de nuestro día a día.

Así, como siempre decimos en nuestros cursos y a nuestros clientes, lo más importante para poder arrancar es tener, de partida, tiempo para reflexionar.

Sin horas y tranquilidad para echar los cimientos de lo que es nuestra identidad Digital no llegaremos muy lejos.

 

 

Autores del post: Stepienybarno _ Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó

 

Curso de Identidad Digital para arquitectos _ 5 Edición

ver aquí

 

 (1)_ 7 errores en tus ventas que te están costando clientes por Laura Ribas

Por Laura Ribas

 

 

Te puede interesar:

LAS FORTALEZAS DEL ARQUITECTO

https://www.stepienybarno.es/blog/2011/09/04/las-fortalezas-del-arquitecto/

100 RAZONES POR LAS QUE CONTRATAR A UN ARQUITECTO

https://www.stepienybarno.es/blog/2014/07/23/100-razones-por-las-que-contratar-a-un-arquitecto/

 

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

STEPIENYBARNO EN TWITTER _ @stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE, redactores de LA CIUDAD VIVA y directores del blog de FUNDACIÓN ARQUIA.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

Etiquetado como: ,
ARTÍCULOS RELACIONADOS
6 COMENTARIOS
  1. igma pacheco-rivas

    Hola Agnieszka y Lorenzo,
    Me pilla vuestro post en plena lectura de un libro que se los recomiendo: Esencialismo de Greg McKeown.
    Es una invitación a descubrir lo que es verdaderamente esencial y eliminar todo lo que no es. Hacer menos pero muy bien y desarrollar “nuestro punto de máxima contribución”.
    Los Arquitectos solemos ser muy abarcativos, queremos hacer de todo, y encima cosas grandes. El problema de ese enfoque de trabajo es que se avanza en muchas direcciones pero muy poco en cada una. Y el gasto de energía es altísimo.
    Ustedes nos invitan a “tener muy claro los objetivos de partida”. Pero si al hacer ese ejercicio eliminamos la “s” y nos quedamos solo con un objetivo, un “objetivo esencial”. ¿Cual seria?
    Creo que otro buen ejercicio seria empezar a “editar” nuestro enfoque de trabajo. Editar requiere en primera instancia de observación. Editar es también cortar, sacar lo redundante, lo que no aporta nada. Si pudiéramos lograr lo mismo pero con menos, pues dejaremos entonces solo aquello.
    Creo que si No nos detenemos primero en lo que ustedes llaman: “la esencia de la actividad profesional…”, “la tranquilidad para pararnos…”, “tiempo para reflexionar…” Todo lo que se haga sobre la marcha será muy poco productivo, trivial y no podrá sacar lo mejor de nosotros: nuestra máxima contribución.
    Muchas gracias por vuestras advertencias. Reciban un saludo.
    Igma.

  2. StepienyBarno

    Gracias a ti, Eva, por tu interés!
    Nos alegra que os guste el nuevo look!!

  3. Miguel Martín

    Como siempre vuestras reflexiones ayudan precisamente a pararse uno a reflexionar sobre su desempeño profesional y a pensar más en lo que podemos ofrecer que en lo que podemos hacer, como ayudar a facilitar la vida a nuestros clientes. Una pena que no vengáis ya al Colegio de Granada.

  4. Eva Chacón / Bonsai Arquitectos

    Qué importante es ser conscientes de qué beneficios podemos aportar a nuestros clientes para poner en valor nuestro trabajo. Muy meritorio esfuerzo de síntesis, ¡gracias! Y, de paso, ENHORABUENA por el nuevo look del blog, nos gusta muchísimo! Abrazos

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio