• sistema siate cubierta- onduline
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
1 comentario

LOS PROYECTOS DE ARQUITECTURA

le corbusier-stepienybarno

Hoy nos animamos con una pequeña reflexión sobre algo que sabemos hacer muy bien los arquitectos: proyectos de arquitectura.

1_ LA FORTALEZA DE PROYECTAR

Los proyectos de arquitectura nos acompañan a los arquitectos desde el minuto que entramos en la escuela, y, en la mayoría de los casos, se convierten en el eje central de la carrera. Esto es bueno y es malo. Bueno, porque te hacen muy hábil en la resolución de los mismos y malo porque, de tanto ímpetu en una dirección, nos despistamos de otras asignaturas que pueden ser igual de importantes o más que proyectos.

A su vez, hay que tener en cuenta que saber hacer proyectos es mucho más que eso; nos da una capacidad de leer el mundo de una manera transversal y holística que se convierte en una fortaleza muy usable fuera de la propia arquitectura.

También, hay que recordar que la asignatura en sí misma, como la resolución de edificios, tenía toda la lógica del mundo hasta la llegada de la crisis; pero, hoy, con la escasez laboral, quizás se debiera convertir en una asignatura mucho más abierta, que pudiera estar más en consonancia con la realidad que vivimos.

Ya lo decía Julio Cano Lasso, hace mucho tiempo:

“La brecha que separa a los arquitectos de la sociedad es algo que debe preocuparnos especialmente. La sociedad es nuestro cliente y en gran medida la arquitectura es un reflejo de la sociedad que la construye. La sociedad esta desorientada y los arquitectos, con nuestras modas y caprichos, tenemos mucha culpa. Hoy la arquitectura es para arquitectos”.

Seguir hoy en la misma línea, no tiene perdón.

Por otro lado, está el tema del proyecto fin de carrera, se ha reflexionado mucho (por ejemplo aquí y aquí) y está claro que tiene pendiente un gran debate por delante.

En cualquier caso, es más que planteable si un recién titulado hoy tiene que dedicar casi un año de su vida a resolver un edificio, calculando todo lo inimaginable o se pueden plantear otro tipo de PFC que no sean tan ortodoxos, pero que puedan ser más útiles e incluso motivar e ilusionar más al alumno.

2_ MALDITO TIEMPO.

El tiempo que se destina a los proyectos, como decimos,  es ingente y esto hace que tanto en la carrera como en la realidad laboral, saber cuánto tiempo nos cuesta hacer un proyecto de arquitectura sea algo más importante de lo que pueda parecer.

El cliente que nos encarga un proyecto, no suele saber lo que cuesta hacerlo; de hecho, es algo de lo que nunca se habla y, si se hablará, se vería que con los exiguos honorarios que hoy se cobran, si el proyecto se hace con la dedicación necesaria, la hora del arquitecto sale a precio de risa. Sin embargo, creemos que incluso hoy, con una bajada de precios brutal, el cliente sigue pensando que paga muchísimo por los cuatro planos que recibe.

La cosa se complica cuando estamos de entrega, ya sea de un concurso o de un proyecto; en este caso, lo hagamos como lo hagamos, por mucho que intentemos organizar el tiempo, al final, siempre llegamos –en el caso de llegar- con la lengua fuera. Hace poco leíamos un post que habla de la Ley de Parkinson que viene a decir que “el trabajo se expande hasta que llena todo el tiempo disponible para su realización

Pero, por desgracia, los arquitectos somos especialistas en apurar hasta límites insospechados; si tenemos tres proyectos que entregar en el próximo mes, trabajaremos 10 horas al día y en el último segundo iremos entregando los tres.

Si solo tenemos un proyecto de estos tres; haremos exactamente lo mismo, trabajaremos esas mismas 10 horas e, igualmente, entregaremos al límite del tiempo o incluso forzando un poco la fecha de entrega.

¡La de locuras que habremos hecho los arquitectos, en esa última hora de entrega! Daría para un buen libro de anécdotas ¿no?

3_ SINERGIAS ARQUITECTÓNICAS.

Si miramos un proyecto de arquitectura, en muchos casos, y más ahora con lo difícil que es conseguir un encargo, pensaremos “esto me lo hago yo todo”; no dejo ni las migajas. Así, el mismo arquitecto que consigue el proyecto, se reúne con los clientes, saca la idea, lo proyecta, sabe de todas las normativas, cumple perfectamente el CTE, hace maquetas, controla todos los temas administrativos y, finalmente, va a la obra y la lleva como puede, mientras tiene que seguir haciendo todo lo anterior para otro nuevo proyecto.

Sin embargo ¿no será mejor que se reparta juego y que no todo lo haga uno? No será más sensato que si uno es muy bueno en la relación con el cliente, se concentre en eso y se deje de hacer maquetas. Y ¿no podrá el que sabe mucho del CTE concentrarse en esa parte y no querer estar en todo el proceso?

Además, en los tiempos que vivimos de la Nueva Era Digital, es sencillo trabajar y colaborar desde diferentes lugares y que cada uno haga lo que mejor hace. Pero no, los arquitectos, en general, no tenemos esta tendencia y, en nuestra opinión, esto es bastante negativo. La figura del llanero solitario, no es la más eficiente del mundo.

Esto no es productividad – ¡de este tema hablaremos, en breve, largo y tendido!-, esto es poner el ego al servicio de la ineficiencia y encima lo hacemos casi sin darnos cuenta.

Si a esto sumamos que, delegar también es más que sumar esfuerzos: puede ser producir sinergias. Si nos quitamos el aire omnipotente y vemos el mundo de diferente manera, quizás surjan nuevas oportunidades. Sí, sí, tú y nosotros y casi todos somos mucho más prescindibles de lo que nos pensamos y eso, además, es bueno.

Y ahora, como siempre, nos encantaría saber cómo veis este tema vosotr@s. Contar, contar…

Autores del post: Agnieszka Stepien + Lorenzo Barnó (Stepienybarno)

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

STEPIENYBARNO EN TWITTER _ @stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE, redactores de LA CIUDAD VIVA y directores del blog de FUNDACIÓN ARQUIA.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

Etiquetado como: ,
ARTÍCULOS RELACIONADOS
1 COMENTARIO
  1. arq

    El artículo no está mal pero corregid el final, por favor: Contad, contad…

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio