• sistema siate cubierta- onduline
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
7 Comentarios

UN LABERINTO EN LA RED

ALDO-VAN- eyck-STEPIENYBARNO

Después de las últimas entradas, en las que hablábamos de cómo nos iba a los arquitectos en las redes sociales y blogs de arquitectura, ahora cambiamos de escala y nos vamos a meter con un tema más general.

Lo mejor de la red es que podemos acceder a una ingente cantidad de información a un solo click de distancia. Sin embargo, esta misma revolución que supuso Internet, a veces, se convierte en su principal hándicap, pues los propios árboles pueden llegar a cegar el bosque.

Sobre la excesiva dependencia que tenemos del buscador de google y de cómo y dónde organizamos la información, va la entrada de hoy.

Una de las principales quejas que oímos para excusarse a más de uno de acercarse al mundo digital es la dificultad que existe para encontrar información de calidad en la red. Por otro lado, si queremos producir o compartir información tampoco es tan fácil hacerlo con un número elevado de personas.

Si centramos la mirada en nuestro entorno arquitectónico online, veremos que se constatan ambos aspectos, pero con más de una peculiaridad.

Rafael Iglesia, arquitecto argentino del que no tenemos constancia de que tenga una gran actividad en la red, sin embargo, escribía, hace un tiempo, estas interesantes palabras: “Hoy Internet es el signo más claro de lo mucho que han cambiado estas dimensiones. También cambian las metáforas con las que entendemos nuestro mundo, la recta pierde significado, ya que estamos entrando en laberintos. Y en ellos, dos puntos vecinos pueden estar muy cerca o muy lejos. Internet es un laberinto, no ahorra distancias como lo hace la recta, las ignora. En consonancia con esta metáfora, deberíamos trabajar con conceptos que nos permitan interpretar nuestra época, tal como lo hicieron los Maestros en su momento, pero sin olvidar que nuestros paradigmas son muy distintos”. (1) Efectivamente, ahí creemos que está una de las claves del tema, acceder a la información relevante, puede ser muy difícil, porque, por un lado, quizás no sepamos muy bien lo que buscamos y, por otro, esa información seguramente se encuentre en un sitio demasiado oscuro de la red. Ya no es que haya una distancia entre la información y nosotros, lo que hay es una especie de “laberinto” que, en ocasiones, puede ser imposible de recorrer.

Así, buscar información en google, en general, no está mal, si no eres muy exigente con la búsqueda, pero si quieres hilar fino, comienza a no ser tan efectivo. Si, por ejemplo, escribimos “arquitectura bioclimática”, los resultados obtenidos estarán marcados por un misterioso algoritmo de Google en función de la relevancia de las páginas encontradas y la interacción que hemos tenido, desde nuestro propio ordenador, con estas páginas. Cuando más hayamos visitado una web, más posibilidades tienen de que, luego, aparezca en nuestras búsquedas. Esto, que en un principio tiene su interés, a la larga, puede también ir en nuestra contra.

Si escribimos las mismas palabras, pero ahora en el buscador de imágenes obtendremos el resultado que tenemos a continuación, siendo, seguramente, más que dudosa la información que encontraremos en muchas de ellas.

Por eso, en nuestra opinión, hacen falta más sitios web que sirvan de filtro y selección en el mundo de la arquitectura online. Para búsquedas concretas en un tema específico, creemos que, el  buscador se queda corto y estaría muy bien que apareciesen canales que “domesticasen” y etiquetasen esa información. Por supuesto, que para esta labor estaría genial contar con expertos en arquitectura a modo de “curators/comisarios” de contenido.

red-arquitectura-bioclimatica-stepienybarno

Pantallazo buscando  arquitectura bioclimática

Igualmente importante es ordenar la información que vamos encontrando y tener buenos canales de llegada a ella. En este sentido, para nosotros es importante que nuestra carpeta de favoritos no llegue hasta el infinito. Así, herramientas como Evernote (2), Pocket, Feedly o Pearltress (aquí puedes acceder al nuestro), se hacen cada vez más importantes.

A su vez, la inestabilidad que producen estas páginas y pensar que en cualquier momento pueden desaparecer, como ocurre con Google Reader, es siempre un handicap que parece tenemos que asumir.

Pero, en fin, es lo que hay y es parte de este mundo líquido y, a veces, gaseoso que nos toca vivir.

A todo lo anteriormente citado, hay que añadir que desde el 2005, con la aparición de la Web social, la red da un giro de 180 grados, ganando muchos enteros en la participación del usuario; pero, a la vez, se vuelve, para quien no está metido de lleno en él, un mundo más laberíntico todavía.

La gran novedad es que el internauta ya no es alguien pasivo que encuentra (si tiene suerte) la información, sino que, cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de interactuar en la red, primero con la aparición de los blogs y más adelante con la eclosión de las redes sociales.

Aun así, los arquitectos tienden a no estar muy presentes en la red. Ya veis que las semanas pasadas publicábamos posts sobre arquitectos y redes sociales (aquí y aquí) y, a pesar de que ya estamos unos cuantos por ahí, en comparación a otras profesiones, no tenemos una presencia demasiado contundente.

Igualmente, no hay que olvidar que, como no nos cansamos de insistir, nuestra identidad digital no es algo virtual y la física la real. Ambas son igual de reales e importantes. En este sentido, comentaba Domenico Di Siena en un artículo para La Ciudad Viva, “Si analizamos el crecimiento  del uso de las redes sociales en Internert creo que podemos ser optimistas. Ante todo por una razón muy concreta: estamos presenciando un proceso de cambio que nos llevará a la desaparición de la actual disociación entre la identidad digital y la identidad presencial.
Es decir que estamos viendo cómo se desarrolla y se potencia una parte de nuestra identidad, la parte digital. La componente digital de nuestra identidad nos permitirá superar los limites relacionales impuestos por los medios de comunicación de masas: muy pronto seremos todos (o casi) prosumidores, es decir, productores y consumidores de información.” (3)

Por último, y resumiendo un poco, comentar que, es muy importante que, por un lado, seamos capaces de compartir con un número de personas  la información a la que accedemos en la red y, por otro, que facilitemos su búsqueda digital.

Así, el que la red sea un laberinto y que nosotros estemos a gran distancia de casi todo el mundo y que la valiosa información sea prácticamente inaccesible, dependerá, en gran medida, de cómo sea nuestra presencia en la red.  Por ello, las próximas entradas de este blog las dedicaremos a temas relacionados con la cultura digital, intentado focalizar el tema en nuestro entorno arquitectónico.

Ahora, como siempre, nos encantaría saber cómo veis el tema vosotros!

 

Texto:  STEPIENYBARNO _ Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó

(1) CONTRAautopistas (informáticas)

Por Rafael Iglesia

http://edant.clarin.com/suplementos/arquitectura/2010/01/12/a-02117994.htm

(2)Evernote: cómo capturar y administrar tu información con productividad

http://yoriento.com/2013/01/evernote-como-capturar-y-administrar-tu-informacion-con-productividad-762.html/

(3)Redes sociales, Identidad digital y espacio público.

Articulo ha sido escrito por Domenico Di Siena @urbanohumano para el blog “La Ciudad Viva

http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=4975

Post relacionados:

PUBLICACIONES DIGITALES DE ARQUITECTOS

111 BLOGS DE ARQUITECTURA

BLOGS DE ARQUITECTURA

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN TWITTER

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

*Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación (comunicación y difusión) y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario podrá ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

Etiquetado como: , ,
ARTÍCULOS RELACIONADOS
7 COMENTARIOS
  1. StepienyBarno

    Al hilo de lo que dices de los profes, tenemos un buen ejemplo en el curso que realizó en la Universidad de México para capacitar a profesores de arquitectura en el mundo 2.0. Tuvimos la suerte de intervenir en él y creemos que es el camino a seguir. No es complicado, solo hace falta voluntad.
    Más vale que ya sois unos cuantos profes, como los que estáis aquí comentando u otros como Miguel Ángel Diaz Camcho y Santi de Molina, los que os tomáis el mundo de la red bien en serio.

    Respecto al tema de cómo guardar la información, nosotros también somos muy fans de evernote, feedly o pocket, pero, nuevamente, es triste ver que la mayoría de quien navega por la red, no sabe ni que existen!
    De todas formas, el que no tenemos fichado es Diigo ¡tomamos nota¡

  2. StepienyBarno

    Lo que comentas de afinar ese acceso a la información es fundamental. En realidad seas o no seas arquitecto esto entraña una dificultad que, a no ser que estés medio puesto en el tema, no es fácil de salvar.
    Por eso, no nos gusta cuando vemos quejarse tanto a los arquitectos de la red y de las redes sociales, mientras vemos que, en general, no hacen ni un mínimo esfuerzo por usarla bien.

    Respecto al tema de la identidad, totalmente de acuerdo con lo que dices, pero lo curioso no es que la mayoría de los arquitectos pasen del tema, lo tremendo es que instituciones como universidades, colegios o el mismo consejo, no hace demasiado esfuerzo por entender algo tan elemental como esto.

  3. Andrés

    Chicos, soy siempre una buena referencia, ¡y este post es un buen ejemplo!
    I agree con casi todo, y también con Blanca en que nuestro principal problema es que apenas sabemos buscar.
    Un abrazo de nuevo año, Andrés

  4. Rodrigo Almonacid C.

    Después del post vuestro, StepienyBarno Arquitectura, y del “breve” comentarios de Blanca Espigares Rooney, no sé si queda algo por comentar…
    Pongo 2 temas sobre la mesa para ampliar el debate y añadir complejidad al “laberinto”:

    1) ¿Por qué en la Universidad, centro de investigación por excelencia, no se ofrecen cursos de formación al profesorado para saber usar las herramientas de búsqueda y curación de contenidos on-line? Si los profesores no saben usar internet, los estudiantes tampoco sabrán cómo aprovechar este medio 2.0 para labores de investigación. Y, ya os digo yo, que información valiosa hay, y cada vez más y mejor.

    2) Saber elegir tus fuentes es básico para “curar” tus contenidos, lo mismo que elegir un libro y no otro cuando vas a una biblioteca. Si uno no entra a la Biblioteca y le pide un libro al del mostrador en plan “déme un libro de Mies van der Rohe”, ¿por qué pensamos que Google va a hacerlo bien? El SEO y el SEM están definiendo y reconfigurando el algoritmo de búsqueda continuamente, y confiar en el buscador sin más es de necios digitales.

    Por hablar de mi caso particular, yo no sé qué haría sin mi FEEDLY y sin mi EVERNOTE, compañeros inseparables que además te permiten ser sincronizados para múltiples soportes (smartphone, tablet, PC). Además de filtrar búsquedas según tus fuentes, te permiten organizar contenidos y acceder a ellos cuando y como quieras con un buen etiquetado del post que hayas guardado. ¿Hay algo más sencillo y efectivo?

  5. Blanca Espigares Rooney

    Chicos, de nuevo gracias por un artículo tan interesante y que incluye temas tan relevantes hoy en día. Quería hacer varios apuntes sobre el jugoso tema. Siendo verdad lo que comenta Rafael Iglesia, creo que debemos tener en cuenta que el problema principal de que Internet sea un laberinto es que no sabemos buscar. Hay fórmulas que permiten ajustar la búsqueda para afinar y encontrar lo que se quiere, pero precisa de cierta “ilustración”. Es decir, buscar “arquitectura bioclimática” dará una ingente cantidad de resultados, que sí, dependen de un algoritmo. Pero este algoritmo, y que en mi opinión es lo que hace grande a Google, se educa, de ahí que a otra persona le salgan resultados diferentes en la misma búsqueda. Los canales de depuración están, pero se usan poco y mal. Si buscas algo tan general como “arquitectura bioclimática” es obvio que los resultados serán variados y de muy diversas calidades, pero no nos olvidemos que hacer esa búsqueda en una biblioteca arroja resultados parecidos. Acabas con al mesa de consultas con psoiblemente más de 100 volúmenes y sin saber cuál es bueno, cuál es de un charlatán o cuál es un invento total. No, no creo que falten herramientas. Falta educación en el criterio, en la forma de buscar, en usar el Google Books, el Scholar, plataformas como Scoop.it, el saber que siguiendo a ciertos “popes o gurús” te llegarán cosas de calidad. La red es un laberinto sí, pero como todo laberinto tiene estrategias. Lo que no vale es la estrategia de no planificar e ir probando porque entonces acabarás siempre yendo al mismo punto del laberinto y sin conseguir indagar en lo que te interesa. Un segundo tema que quería comentar es lo que de que “estamos presenciando un proceso de cambio que nos llevará a la desaparición de la actual disociación entre la identidad digital y la identidad presencial.”. Eso ya ha sucedido. Esa cuestión que se veía aparecer hace 10 años y que arrojaba reflexiones de este tipo ya son obsoletas. Sólo hay una identidad, y recoge forzosamente tu identidad no digital y la digital, aunque no quieras o la trabajes porque desgraciadamente o gracias por fin, TO-DOS salimos en Google: por una multa en el BOE, por una beca en el BOJA, por inscribirnos a un curso. Siempre salimos. Así que no es que estemos presenciando como se disocia: es que ya se ha disociado. Y por último, no quiero dejar de recomendar las dos herramientas que para mí, son vitales en la función de guardar información, bien para su uso inmediato o bien para el futuro. Una es Zotero, vital para libros, revistas, artículos etc, open software además, y otra es Diigo, que permite señalar en amarillo fosforito posts y páginas web de modo que cuando consultas, no tienes que volver a entrar en la web y leer de nuevo el artículo, se queda así grabado. Ea, vaya tocho me he marcado, pero es que ya sabéis lo que me gustan estos temas y que los trabajo con ahínco con otras disciplinas, sobre todo dentro del grupo de investigación Grin UGR, en el que abordamos docencia e investigación en internet. Saludos a todos. Besicos igualmente

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio