• regalos arquitectos
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
5 Comentarios

10 CONSEJOS PARA HACER UNA TESIS DOCTORAL EN ARQUITECTURA (¡O NO!).

tesis doctoral  _ STEPIENYBARNO

Desde que empezamos con los cursos de doctorado hace casi 5 años, el tema de las tesis doctorales es algo que siempre ha estado rondando por nuestras cabezas. Así que, con este post, intentaremos dar 10 ideas sobre el tema que esperamos que puedan ser de utilidad para todo aquel que quiera embarcarse en el  viaje de una tesis doctoral en arquitectura.

1. Vocación y Pasión.

No todo el mundo está hecho para hacer una tesis doctoral. Para ser un investigador, lo mismo que para ser director de obra, no todo el mundo vale.

En este sentido, Carolina Ferreiro 1, apunta, “la vocación por la investigación es el primer y fundamental requisito que debe cumplir todo futuro investigador,  y saber que, tener una tesis hoy en día, nos dará pocos reconocimientos sociales, que podemos tener dificultades para compatibilizar la tesis con un trabajo y, que tras terminar el doctorado, las expectativas profesionales pueden no ser las esperadas.”

A su vez, es imprescindible que el tema elegido te apasione y, a poder ser, controles bastante del mismo antes de empezar. Esto puede parece una perogrullada, pero no es; hacer una tesis doctoral es mucho más duro de lo que en un principio te puedas imaginar. Por ello, si la temática no te vuelve loc@, será complicado avanzar.

Aun así, si eliges el tema que realmente te gusta con locura, aquí surgen dos problemas: seguramente no pertenecerá a ninguna línea de investigación y por lo tanto irás a tu bola. Es decir, pasarás varios años muy solo y además tendrás pocas opciones de recibir ayudas o becas.

2. La pasta… money, money.

Conseguir una beca para investigar a día de hoy en España es muy difícil; si tu tema tiene que ver con la arquitectura, más complicado todavía. Los malditos recortes, son pan para hoy hambre para mañana y dejan al país todavía más cojo de lo que estaba en el mundo de la investigación.

Por ello, tendrás que ser muy consciente de cómo te sustentarás durante cuatro años. La mayoría de las tesis las han hecho “ratoncitos de laboratorios” en grupos de investigación con una beca cubriendo las espaldas. Éste seguramente no será tu caso; así que, ten el tema bien estudiado.

3.  Propósito de la tesis. Ten claro el para qué.

Ten muy claro por qué haces una tesis. El hecho de que más de la mitad de los arquitectos no tenga trabajo, puede hacer que muchos de ellos miren al mundo académico como tabla de salvación.

A día de hoy, es muy complicado entrar de profesor en una Universidad de Arquitectura y salvo catedráticos, el resto tienen una situación más bien inestable y ganan muy poco dinero.

A su vez, ser doctor en Europa, pinta algo, incluso mucho en países como Alemania; pero en España no. Si vas a ser doctor en arquitectura, piensa que para lo único que te servirá será para tener más opciones de optar a una plaza en la Universidad. Eso sí, conseguirlo no te va a garantizar nada; pues, todos los que ya están allí, y en consecuencia te llevan mucha ventaja, o bien tienen la tesis defendida o se han puesto las pilas para entregarla en un periquete.

4. Sé muy consciente de tus recursos.

En el famoso libro de Umberto Ecco, Cómo se hace una tesis 2, se insiste mucho, y con razón, en ser muy consciente de tus recursos. Si te vuelve loc@ la obra de los arquitectos rusos suprematistas de mediados de siglo pasado, antes de meterte con ella, mira a ver cómo andas de ruso. Si estás que te derrites cada vez que Aalto se cruza en tu camino, vete pensando en si realmente puedes irte una temporada a Finlandia. Son temas que pueden parecer demasiado pragmáticos, pero si no los tienes previstos desde el principio, te pueden complicar la existencia. Así que, simplifica a tope y quédate con algo que sea accesible a tus posibilidades.

Piensa que, lo más seguro será que además de hacer la tesis tengas que hacer otras actividades de índole profesional; así que, igual no tienes todo el tiempo que te gustaría para la tesis; a este respecto podemos leer a Javier Grazas 3, decir, “tu mayor amenaza será no mantener la constancia. En mi experiencia, el 100% de las tesis que he visto no terminar ha sido por falta de constancia (provocada por picos de trabajo, desmotivación, etc.). La falta de constancia hace perder el hilo de la investigación y que se alargue mucho en el tiempo, lo que crea mucho desánimo.”

5. Busca sinergias.

En cualquier caso, y precisamente para evitar esa hastía soledad que vivirás si te lías con la tesis, intenta darte más de un garbeo por congresos relacionados con tu temática.

También es cierto que, congresos para arquitectos hay muy poquitos, y menos de corte científico; así que, casi seguro que te tocará echar un ojo a otras disciplinas cercanas, y ver si puedes colar tu tema por allá.

Eso sí, tampoco, esperes grandes cosas; mucha gente se apunta a ellos para hacer una buena colección de papelotes que te acrediten posteriormente ante la Aneca o ante un tribunal de validación, si tienes intención de ser profe en una Universidad.

6. Publicar

Otro tema similar pero diferente son las publicaciones en revistas científicas. Si vas a un congreso de índole científico y lees una comunicación, seguramente luego saldrá un libro de actas. Eso está bien, pero no tiene nada que ver con publicar en una revista científica. Aquí, nuevamente, los arquitectos jugamos en desventaja, pues, a diferencia de otras materias, no hay muchas revistas, con un índice de impacto alto, donde publicar.

Ah! y si has oído algo de que con tres artículos de investigación publicados ya no tienes que hacer la tesis, echa un ojo a este hilo (Aquí).

7. Ensayos y tesis.

Las lecturas en congresos y tu propia tesis han de tener un objetivo claro: aportar un conocimiento nuevo al mundo científico. Sí, ya… que suena un poco pretencioso, ¿no? pues es lo que hay; si no estás en condiciones de hacerlo y poder demostrarlo objetivamente, tienes un problema. En realidad tienes el mismo problema que la mayoría de arquitectos; pues, evidentemente, no es lo mismo demostrar la mutación de un gen que hablar del claro en el bosque o de las relaciones espaciales en la obra de tu arquitecto preferido.

Se claro y humilde, el mundo científico lleva muchos años en marcha y no va a cambiar porque tú aparezcas en escena. Piensa que incluso Miralles tuvo problemas por no ajustarse al formato académico.

Por todo ello, evita hacer un ensayo y piensa en cuál es tu hipótesis, demuéstrala lo más objetivamente posible y concluye. Muchos arquitectos han querido colar (y hay que reconocer que alguno lo ha conseguido) sus propios proyectos como tesis. Es cierto que, nuestro mundilo es muy particular, al igual que otros como pueda ser las bellas artes, pero no conviene rizar el rizo. Una tesis es lo que es y si no nos gusta, igual es que no hay que hacerla.

Aquí nadie valora que tu tema sea ameno o que escribas como los ángeles; la mayoría de las tesis son unos ladrillos infumables, pero son tesis.

Y ¿no habrá un término medio? Puede que sí, pero te lo tienes que currar mucho.

8. Acota y define.

Los arquitectos creemos que tenemos una tendencia natural  (generalmente muy positiva) a tener una visión muy global de la jugada; pero, como bien recomienda Michael Steele, 4 “enfóquese. Recuérdelo, enfóquese en el problema, luego, el mismo problema lo llevará por rutas que no han sido consideradas.”

Así, conviene focalizar y ajustar muy bien el tema; cuanto más acotado mejor. Al final, si lo estructuras bien, podrás hablar de temas más amplios, pero termina definiendo muy bien el escenario de estudio. Si a esto le sumas ejemplos concretos, mejor que mejor.

9.  Director de tesis.

Como puedes imaginar, esto será como un viaje por el océano en una embarcación que recuerda más al barquito chiquitito de la canción infantil que aun un transatlántico; así que,  tu director de tesis será tu bastión ante el complicado oleaje que se avecina.

Como comenta Eva Jiménez Gómez, “busca información sobre la persona que podría dirigir el trabajo-si tiene experiencia o no, si es dialogante o autoritario, si mantiene reuniones constantes o sólo aparece al final, etc.-. Generalmente, no se trata de encontrar a la persona ideal, sino aquella que mejor se adapta a nuestras necesidades.” 5

Elige a alguien que te de buen rollo, si lo/la conoces mejor y preferiblemente centrad@ en el mundo académico. Es muy importante que tenga tiempo para ti, y si anda en mil fregados, por mucho que quiera, no lo tendrá. Estarás muy solo, así que asegúrate una buena compañía.

10. Una retirada a tiempo es una victoria.

Si lo tienes claro y vas como un tiro ¡adelante!. Seguro que serán años satisfactorios y, al final, el tremendo esfuerzo habrá valido la pena. Pero… eso sí, si ves que todo se complica, o vas comprobando que esto no era lo que te imaginabas, recuerda que la vida son cuatro días, y, seguramente, hay otras actividades que con mucho menos esfuerzo te pueden dar las mismas satisfacciones o más. Un soldado que abandona a tiempo el campo de batalla, vale para otra guerra.

Y hasta aquí hemos llegado, seguro que si eres arquitecto y estás metido en estos berenjenales se te ocurren más consejos. ¡Te animamos a que nos los cuentes!

Autores de la entrada: Stepienybarno _ Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó, ambos metidos de lleno en sus respectivas tesis doctorales.

1. Visto en: Tesis: un trabajo creativo, Carolina Ferreiro

http://www.mastermas.com/Reportajes/html/R2237_F13072012_1.html

2 Eco, Umberto. Cómo se hace una tesis. Técnicas y procedimientos de estudio, investigación y escritura, Gedisa, Barcelona, 2001.

3. ¿Tiene algún sentido hacer una tesis doctoral trabajando en la empresa?

Visto en http://www.javiergarzas.com/2013/05/tesis-doctoral-trabajando-en-la-empresa.html

4. Profesor del departamento de estadística de la escuela de Wharton.

Visto en: http://juandiegoalcaraz.wordpress.com/2013/01/25/consejos-para-hacer-una-tesis-doctoral/

5.  Visto en Consejos para quien comienza el doctorado de quien no lo ha terminado

Consejos para quien comienza el doctorado de quien no lo ha terminado

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN TWITTER

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
5 COMENTARIOS
  1. Rodrigo Almonacid [r-arquitectura]

    Soy doctor desde hace 1 año y mirando atrás me atrevería a resumir los consejos en 3:
    1) haz la tesis si estás ya dentro de un departamento universitario; si no, es 90% seguro que no te servirá para nada, y el esfuerzo es DEMASIADO grande… y si ya estás “dentro” abrevia, recuerda tu esmero con tu PFC y luego para qué?
    2) haz la tesis si ya has escrito antes algún artículo o ensayo. Si es la primera vez que “te pones a escribir” será doloroso. Y si no eres un gran lector, mucho peor. Aprovecha el trabajo hecho en la carrera o el doctorado o tu experiencia profesional, y el resultado será muuuucho mejor en todos los sentidos. Nadie intentó hacer un soufflé sin saber hacer natillas. Y sé consciente de que el tema elegido te “encasillará” a los ojos del resto y te obligará a seguir sobre ello en un futuro, así que elige bien.
    3) haz la tesis con un plan o morirás en el intento: asegúrate de disponer cada día de media jornada LIBRE. Escribe cada día. Y busca un entorno de trabajo algo recogido, donde puedas tener desordenados tus 10-20 libros que estarás usando a la vez casi a diario. Ponte una fecha de entrega a la tesis y unos “hitos intermedios” para cada fase de investigación (acotar el campo de investigación,toma de datos, visitas a edificios o centros de investigación, estruturación general de capítulos y epígrafes,redacción de tesis y revisión del borrador). Como una obra, si la planificas te obligarás a respetarte y serás doblemente eficaz y mejor investigador. LA MEJOR TESIS ES LA QUE ESTÁ ENTREGADA. Y punto.
    Siento parecer tan pesimista o más que los autores del post pero el resto son pamplinas que solo te hacen creer (algunos, no todos) directores de tesis.
    Enhorabuena por este excelente post, Stepien y Barno.:-)

  2. irene

    Muy desalentador. Aunque el artículo se haya curado en salud con ese título ambiguo, opino que dar consejos para no hacer algo o retirarse no es dar consejos. Esos pueden encontrarse en cualquier bar. Podrían desarrolllarse consejos reales para esas contrariedades de las que se habla y el artículo sería más útil.

  3. José Santos Torres

    Hola Stepienybarno!
    Muy buen post, muy interesante! Yo me metí en el jardín de la tesis hace tiempo, pero es ahora cuando empiezo a estar metido de lleno. Creo que lo más importante lo explicáis muy bien en el primer punto, sin pasión no es posible hacer una tesis en arquitectura. El resto hay que tenerlo en cuenta, pensarlo, planificarlo… pero si no te ilusiona lo que vas a hacer, es mejor que no empieces.
    Gracias a haber empezado mi tesis, el lunes o el martes subiré a las bóvedas de la Catedral de Salamanca… y ese día me levantaré ilusionado como un niño (Jejeje, cada uno tiene sus rarezas, no?)
    Muchas gracias!

  4. Miguel Ángel Díaz Camacho

    Estimados Stepienybarno, enhorabuena por el post, a buen seguro responderá a muchos y muchas que ahora estarán pensando sobre la posibilidad de empezar la tesis, suscribo todos los puntos que proponéis. Me preocupa mucho el tema económico, hacer una tesis no se debe convertir en un “artículo de lujo” y, por desgracia, las actuales condiciones y ayudas así lo pueden determinar. Por si sirve de ayuda a cualquiera que ahora comienza, durante mis 4 años de desarrollo de la tesis no tuve ninguna ayuda (estaba trabajando, condición excluyente para solicitar ayudas, aunque el hecho de no trabajar no garantiza nada y menos ahora con los importantes recortes en Educación); fueron muchos viajes, gastos fungibles y mucho tiempo imposible de cuantificar; las copias finales en papel se fueron casi a los 1.200€, unos libritos especiales que preparé para el acto de lectura unos 500€, y la tradicional comida posterior a la lectura con el tribunal más de 300€, así que al final de todo el proceso aparece un gasto de unos 2.000€ (lectura septiembre 2012 ETSAM, UPM). Por supuesto la vocación, el tema, el director…son temas importantes; pero resulta desolador que personas que tienen la cosas muy claras no puedan acometer la tesis por falta de recursos y ayudas. Mucho ánimo a todxs.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio