• sistema siate cubierta- onduline
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
3 Comentarios

¡A LA ESCUELA!

/Users/loliviruizgarrido/Documents/_01PROYECTOS/_01LONDRES/_001

Nos llega este intenso texto desde una de las dos columnas del estudio de arquitectura Semisótano, Dolores Victoria Ruiz. ¡Esperamos que sea de vuestro Interés!

Breve apunte sobre la idea de enseñar arquitectura dentro del curriculum académico desde edades tempranas.

La arquitectura nos rodea desde el momento en que nacemos y nos acompañará durante toda nuestra vida. Sin embargo la ciudad, aquella en la que vivimos, donde aprendemos, jugamos, amamos o sufrimos, rara vez tiene un hueco en el curriculum académico de los escolares. El niño casi siempre se convertirá en adulto sin opción alguna a soñar con un futuro utópico, que cambie la ciudad que han heredado.

En la primera década del siglo XXI, la forma de pensar la ciudad está cambiando; el modelo participativo y la comunicación entre el estamento político y los ciudadanos, empiezan a ser demandados e incluso aceptados, por algunos poderes públicos. Con cierto paso lento y con una gran dosis de personal optimismo, creo que puedo afirmar, que el futuro de las ciudades pasará por una base social más implicada en los procesos urbanos y por ello, hoy, es más necesario que nunca que la sociedad se forme en lo que es la arquitectura desde edades tempranas.

La enseñanza de la arquitectura en las aulas de los colegios, con un enfoque global e incluyente de otras muchas disciplinas, que construyen ciudad, tendría un enorme potencial para generar cambios hacia ciudades más equitativas. Los niños se verían como parte integradora y activa de un ecosistema urbano donde todo está conectado y es dinámico, aprenderían que todo puede ser rediseñado y que los esquemas pueden ser otros, si ellos, como ciudadanos, así lo deciden.

1. Dolores Victoria Ruiz _ Semisótano arquitectos-asa_stepienybarno

Como arquitectos, pienso que deberíamos iniciar varios procesos para tener más presencia en las escuelas, el más ambicioso sería el diseño de un plan docente, donde integraríamos y coordinaríamos equipos de investigación junto a profesores, pedagogos, biólogos, ecólogos, padres y niños.

Una enseñanza de la arquitectura que sería compatible con los actuales objetivos de los planes académicos, cimentada en valores de sostenibilidad, que nos son comunes a todos, y que enseñase primeramente a observar, valorar y amar nuestro entorno construido y en segundo lugar, que esa realidad cercana es parte de un planeta en crisis.

El segundo de esos procesos, debería ser la expansión del increíble trabajo que muchos compañeros están realizando ya en este campo. Son muchísimos, los arquitectos que han entrado en contacto con la comunidad educativa y que están realizando talleres de arquitectura para niños, tanto dentro de sus estudios como alcanzando públicos más amplios en museos e instituciones públicas, realizando una labor docente de incalculable valor.

La cuestión es, que podríamos ser muchos, muchísimos más, de manera profesional o voluntariando en los colegios de nuestros hijos, hermanos o sobrinos (@), y acercar a los niños la arquitectura y la sostenibilidad, desde el juego y la experimentación; generando nuestros propios contenidos o usando el material de otros.

En Noviembre de 2012, Semisótano (mi estudio) desarrolló una actividad en el Islington Museum, en Londres, que llamamos “The Crown” y que fue el primer artículo del 2013 en la revista amag!, para mi esta es mucho más que una revista de arquitectura para niños o un Open Educational Resource, es un gran altavoz que reúne y muestra intenciones y proyectos de muchos compañeros trabajando en este campo educativo.

Por tanto, tenemos material docente accesible y gratuito a nuestro alcance y nuestra amplia formación académica: ¡Vámonos a la escuela! ¡ Ayudemos a soñar a los niños con un mundo nuevo, divertido y algo loco!

2. Dolores Victoria Ruiz _ Semisótano arquitectos-asa_stepienybarno

En 1968 Buckminster Fuller escribía en su libro ”Operating Manual for the Spaceship Earth” sobre el desastroso momento en que la escuela castra la curiosidad natural del ser humano y la pobreza intelectual que causa la especialización, frente a una educación más general. Ese mismo año, la artista Ruth Asawa fundaba en San Francisco el Alvarado School Arts Workshop, la que es hoy la escuela de arte SOTA, donde invitaría a Fuller a participar con una serie de workshops donde los niños, podían experimentar con la arquitectura mediante la construcción de sus famosas cúpulas geodésicas.

Fuller, hacía algo maravilloso con los niños (al menos a mis ojos) durante sus workshops. Les hacía repensar el concepto de la puesta de sol; ¡El sol no se pone! decía, en un inteligentísimo gesto para hacerles reflexionar sobre la idea de que somos nosotros, los que nos movemos alrededor del sol al viajar en la Tierra, con toda la complejidad que ese concepto de Nave Tierra y habitantes de esa nave implica.

Pienso que la enseñanza de la arquitectura y la sostenibilidad desde las primeras fases de la educación, no haría más que ensanchar las enormes posibilidades creativas con las que nacen los niños, les haría no temer a las nuevas formas, al color, a los nuevos materiales, a la última tecnología, a las nuevas fuentes de energía. Les haría entender que somos una especie más, dentro de esta gran Nave Tierra y que nuestro hábitat, el urbano o construido tiene que coexistir con los demás.

Artículo escrito por Dolores Victoria Ruiz _ Semisótano arquitectos.

Miembro de la Secretaría general de ASA.

Londres, Noviembre 2013

Web (en construcción) del estudio: http://semisotano.es/

Más sobre Semisótano: http://issuu.com/rgrm_arquitectos/docs/semisotano_portfolio

También aquí.

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN TWITTER

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
3 COMENTARIOS
  1. Miguel Villegas Ballesta

    Muy de acuerdo en incorporar algunos temas que faltan a la formación infantil, pero no estoy de acuerdo en que sea la arquitectura. Mi argumento es muy elemental y creo que es el que usaba Bucky (por eso os decía por otro lado que creo que el artículo plantea alguna contradicción.

    En la educación infantil, hasta donde alcanza mi conocimiento, se enseña ciencia en lugar de química y física (siendo ambas ciencias). Se enseña plástica en lugar de enseñar arte. ¿Me seguís?

    ¿Deberían reivindicar los médicos la enseñanza de medicina en la educación infantil?¿A que os suena raro?

    Sin embargo si que veríamos coherente y razonable enseñar salud ¿verdad?

    En esa línea va mi idea. No enseñemos arquitectura. Tiene demasiada carga cultural, profesional, social, y de vicios ocultos.

    Enseñemos espacio. Demos a los chavales herramientas para comprender, como hacía Fuller, el porqué de que la Tierra no es el centro del universo y sólo una nave viva. Descarguemos ese conocimiento de todos los componentes ininteligibles y francamente innecesarios para ellos. Enseñémoslos a entender que una cosa horizontal sobre otras dos cosas verticales puede soportarse estupendamente y constituir un paso, una entrada, un espacio, pero no entremos en denominar, porque la denominación coarta el futuro de las cosas.

    “A rose by any other name would smell as sweet”… sin embargo, el nombre de la rosa, solo designa a la rosa.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio