• sistema siate cubierta- onduline
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
1 comentario

HABLANDO DE ARQUITECTURA CON… IRENE ORCE.

 

Irene_Orce_Creer_ en stepienybanro 350 

Hoy tenemos la suerte de presentaros la última entrevista que hemos hecho para nuestra sección de “entrevistas a los no arquitectos”. Con ellas queremos aportar nuestro granito de arena en el acercamiento de la arquitectura a la sociedad y de la sociedad a la arquitectura.

Nuestra protagonista de hoy es la periodista catalana, experta en psicología, coaching y desarrollo personal,  Irene Orce. Nosotros desde Stepienybarno la seguimos, desde hace mucho tiempo, en su fantástico blog de metamorfosis, y podemos asegurar que es una persona atenta, delicada y que abarca gran cantidad de temas que nos interesan espacialmente.  

Así que, nos gustaría agradecerle nuevamente la gentileza que tuvo de contestar en exclusiva a nuestras preguntas. Seguro que os gustan sus respuestas.

 

 

“La mayoría de seres humanos nos solemos relacionar con la arquitectura del mismo modo que los peces se relacionan con el agua. Vivimos en ella, nos rodea y nos envuelve.”

 

 

SyB – La arquitectura nos rodea y acoge allá por donde vamos, es algo con lo que siempre estamos en contacto. Como bien dice Víctor Hugo, “La arquitectura es el gran libro de la humanidad”. Vivimos, dormimos, gozamos en espacios arquitectónicos. ¿Piensas que la sociedad tiene una idea clara de lo que es la arquitectura?

La mayoría de seres humanos nos solemos relacionar con la arquitectura del mismo modo que los peces se relacionan con el agua. Vivimos en ella, nos rodea y nos envuelve. Nos da un suelo que pisar y un techo bajo el que dormir. Sin embargo, no solemos plantearnos de qué manera influye en nuestra vida. Nos relacionamos con ella de manera instintiva. De ahí la importancia de reflexionar, como individuos y como sociedad, sobre los espacios que conforman nuestra vida. No en vano, los lugares en los que pasamos la mayor parte de nuestra existencia influyen decisivamente en nuestra manera de ver e interpretar la realidad. Y ello incide directamente sobre nuestra calidad de vida.

 

SyB – En tu trabajo te gusta “acompañar a otras personas que quieran descubrir y aprovechar su potencial para vivir más conscientemente”, ¿Crees que se pudiera encontrar la forma de ayudar a la sociedad a descubrir una manera de vivir más conscientemente a través de la arquitectura?

Sin duda, la arquitectura puede contribuir a mejorar nuestro nivel de consciencia, especialmente en lo referente al cuidado de nuestro medio ambiente. Ha llegado el momento de los edificios responsables, que reflejen los valores de las personas que los habitan. Apostar por utilizar materiales no tóxicos o incorporar en el edificio tecnología como placas solares o cubiertas verdes es una buena manera de inspirar a otras personas a hacer lo mismo…lo que sin duda contribuye a sembrar responsabilidad y consciencia. 

 

SyB – Comentas que “desde pequeños vamos al colegio para aprender a hablar y a escribir, pero nadie nos enseña a escuchar”. ¿Se pudiera decir que saber escuchar es una de las principales fortalezas de un buen arquitecto? ¿Elegirías alguna más?

Desde mi punto de vista, saber escuchar es una fortaleza en cualquier profesión, incluida la arquitectura.

A través de la escucha activa, un arquitecto puede ir más allá de los deseos de su cliente y comprender mejor sus verdaderas necesidades. Trabajar la empatía le ayuda a  mejorar la calidad del proyecto y también la calidad de las relaciones que establece con sus colaboradores, compañeros y clientes. No en vano, la escucha activa constituye la base de una comunicación efectiva. Y una comunicación fluida contribuye poderosamente a que los proyectos lleguen a buen término.

 

SyB – Te gusta hablar de “que la ética, sostenibilidad, humanismo, el ahorro consciente, el comercio justo y el consumo ecológico, son conceptos cada vez más reclamados por la sociedad”. ¿Cómo crees que se pueden poner de manifiesto en el mundo de la arquitectura y de la ciudad?

Por supuesto, todo esto se trata de una tendencia aún minoritaria, pero que cada vez gana más presencia en las ciudades de todo el mundo. Prueba de ello es el aumento de la demanda de viviendas sostenibles. Muchos de los nuevos edificios que se construyen hoy en día incorporan sistemas de ahorro de agua y placas fotovoltaicas, utilizan materiales más respetuosos con el medio ambiente y apuestan por la optimización del espacio y de la luz natural. Tomar este tipo de medidas comporta un mayor esfuerzo económico, pero a pesar de ello –y de la crisis- se trata de una tendencia en auge. Desde mi punto de vista, esta realidad corresponde a un aumento paulatino del compromiso de las personas con su entorno, y, a la vez, con su calidad de vida. Como curiosidad, cabe mencionar la creciente ‘fiebre’ de los huertos urbanos, que ha tomado las calles de varias ciudades españolas. Una iniciativa muy interesante…y aún más sabrosa. 

 

“Una ciudad multiplica sus posibilidades a través de su arquitectura.”

 

SyB – Desde tu experiencia como ciudadana, ¿Qué es lo que más te gusta de las ciudades que conoces, y qué es lo que, si pudieras, cambiarias inmediatamente?

Lo que más me gusta de una ciudad son sus espacios verdes, que siempre invitan a disfrutar de un paseo o una buena conversación. También soy una amante de las bibliotecas, edificios llenos de silencio y paz. Lo cierto es que como urbanita valoro mucho los espacios arquitectónicos ideados para compartir con otros seres humanos, bien sea una sencilla cafetería o una tranquila galería de arte. Una ciudad multiplica sus posibilidades a través de su arquitectura. Y si pudiera cambiar algo…sería el exceso. Desde mi punto de vista, muchas ciudades carecen del equilibrio necesario entre verde y asfalto.

 

SyB – Hasta hace poco, parece que cierta arquitectura icónica ha estado muy presente en muchas de nuestras ciudades. ¿Te llaman la atención este tipo de edificios?

Sin duda, llaman la atención. Los edificios singulares se convierten en la imagen de una ciudad, en el reflejo de su tradición, desarrollo y cultura. Pero lamentablemente, en demasiadas ocasiones se trata de un tremendo despliegue de forma sin contenido. De ahí la importancia de que el arquitecto aúne originalidad con funcionalidad y responsabilidad, yendo más allá de su necesidad de reconocimiento. De este modo se pueden crear obras que inspiren verdaderamente a otros seres humanos.

 

SyB – De los edificios que has visitado a lo largo de tu vida ¿Cuál es el qué te ha parecido más interesante?

Es una pregunta tan difícil de responder como cuál es mi libro favorito…hay muchísimos edificios que me han robado el corazón. Decidirse entre las pirámides de Gizeh y el Duomo de Florencia es casi imposible, así que puestos a escoger, como buena barcelonesa me quedo con la Casa Batlló. El edificio-dragón de Gaudí me impresionó profundamente cuando lo visité, por primera vez, con nueve años. Me pareció un lugar mágico, y a día de hoy mantengo esa impresión. Resulta increíble como un edificio puede despertar tanto la imaginación… 

 

“cada arquitecto tiene un sello profesional que está ligado a su manera de interpretar, proyectar y plasmar su realidad interior.”

 

SyB – Como bien comentas, el  eneagrama “es una herramienta de autoconocimiento muy práctica para comprender de qué manera funcionamos los seres humanos” y en el cual se sintetizan “las nueve principales tendencias de comportamiento que conforman la personalidad humana”. ¿Es posible que la personalidad del arquitecto se ponga de manifiesto a la hora de proyectar sus edificios? E incluso, yendo un poco más lejos, ¿pueden los propios edificios corresponderse a cada uno de los eneatipos?

Los seres humanos no vemos el mundo como es, sino como somos nosotros. Así, cada arquitecto tiene un sello profesional que está ligado a su manera de interpretar, proyectar y plasmar su realidad interior. En este sentido, resulta más que posible que su eneatipo influya de forma determinante en el proceso creativo. Sería un ejercicio interesante analizar los edificios a través del eneagrama, probablemente lograríamos extraer información sobre su arquitecto. Amplitud o recogimiento, creatividad rayana en lo imposible o limpia funcionalidad…cada una de estas características son típicas de un tipo de personalidad. Sin embargo, las necesidades del cliente, el objetivo del edificio y el espacio del que se dispone también influyen en el resultado final, que en última instancia es el fruto de una combinación de intereses.

 

SyB – El afianzamiento de tu publicación digital, Metamorfosis, en la red es uno de los pilares de tu activad. Desde tu conocimiento del medio, ¿crees que Internet y  las redes sociales están produciendo cambios a la hora de entender el espacio público? ¿Se pudiera ya hablar  de ágoras digitales?

Desde mi punto de vista, el espacio público de nuestro siglo es más virtual que físico. No se trata de metros cuadrados, sino de información al cuadrado. Internet nos brinda la posibilidad de profundizar en un tema de nuestro interés de la mano de cualquier persona del mundo. En estas ágoras digitales se forjan valores, se resuelven inquietudes y, sobretodo, se construyen relaciones. Eso sí, el mundo virtual también requiere de su propia arquitectura. Y ésta es tan importante como en el mundo real. No en vano, determina la accesibilidad, la optimización de los recursos para la navegación y la estructura de las páginas.

 

SyB – La crisis que nos está tocando vivir se ha convertido “en una oportunidad de cambio, crecimiento y evolución, tanto individual como colectiva”. De hecho, el sector de la construcción es uno de los más castigados por ella. ¿Cómo piensas que se pudiera aprovechar la crisis para revitalizar este sector?

El cambio es necesario, el escenario actual es una buena prueba de ello. El abuso continuado no resulta sostenible, y el sector de la construcción está cosechando los frutos de la especulación y la  codicia. Desde mi punto de vista, la manera de revitalizar este mercado no es abaratando, sino apostando por un nuevo modelo de negocio basado en la responsabilidad hacia el medio ambiente y los seres humanos. Este planteamiento reduce considerablemente el margen de beneficios –lo que no significa que no siga siendo lucrativo- pero propone una mayor creación de riqueza real para la sociedad. Es el momento de dejar de pensar a corto plazo y plantearnos la viabilidad a medio plazo, lo que garantizará la supervivencia del sector. La transición será compleja pero, desde mi punto de vista, necesaria y beneficiosa para la mayoría.

 

SyB – Y para terminar, si pudieras elegir la vivienda de tus sueños, esa casa ideal que siempre has querido tener ¿Nos podrías contar como sería?

Sueño…con una casa llena de luz, amplia, clara y muy práctica. Imagino tres plantas: la inferior sería el garaje, que incluiría una pequeña bodega y una sala de juegos. La planta intermedia contaría con los dormitorios, servicios y un amplio salón con puertas de cristal, que daría al jardín. Me encantaría tener un porche en el que escribir rodeada de verde. También me gustaría una cocina en la que disfrutar comiendo en familia y un estudio para realizar mis procesos de coaching. Finalmente, en la planta superior…una biblioteca. Repleta de libros del suelo al techo, con un buen sofá y una chimenea. Algún día… 🙂

 

Bonito sueño! Seguro que no tardará en cumplirse! Mil gracias por tu gentileza y amabilidad.

 

 

Más información sobre IRENE ORCE en:

LA VANGUARDIA

ANIMALIDADCONSCIENTE

 

Autores de la entrevista: Stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN TWITTER

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

 

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

 

*Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
1 COMENTARIO
  1. Agustin Bolaños

    De pequeño vivía en una casita en el campo al sureste de G.C. cuando alguna vez tuve que ir con mi madre a la capital me producía pánico el estar entre tanto edificio. Sobretodo los edificios oficiales digamos, Ayuntamiento Catedral Cabildo, entre otros muchos, creo que excedía mi pobre dimensión de la arquitectura que se reducía a unas chozas de piedra seca barro y paja.
    Hoy me sobrecoge tanta ostentación revestida de propaganda y fantasía. Así se ha conseguido esclavizar a multitudes que creen haber adquirido un hueco en el espacio.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio