• sistema siate cubierta- onduline
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
7 Comentarios

ENTREVISTA CON ELISA VALERO

 

STEPIENYBARNO - Un jardín atravesado, nuevo espacio en la casa de Plácido Arango. Elisa Valero Ramos

 

Hoy es presentamos  la entrevista que tuvimos el placer de realizar a la arquitecta Elisa Valero en nuestra visita a Granada. Ayer os presentábamos a nuestra protagonista y como veréis a continuación no exagerábamos con nuestras palabras. En esta ocasión la entrevista la hemos realizado junto a nuestro compañero y amigo José Manuel Etayo, al que agradecemos infinitamente su colaboración.

 

 

– Si te apetece podemos rebobinar en el tiempo y ver cuáles eran las expectativas que tenías cuando comenzabas a estudiar arquitectura.

Desde pequeña me han interesado mucho las cosas de lógica y todo lo que tiene que ver con la capacidad espacial. Siempre andaba dibujando, incluso pequeños planitos. Y por supuesto la influencia más fuerte ha sido el que mi madre fuese pintora. De todas formas lo de ser pintor me parecía muy difícil, hay que ser muy artista, y como en la arquitectura veía una componente técnica, quizás me parecía más asequible.

 

– Y una vez dentro de la carrera, ¿cuales son tus recuerdos de aquellos años?

Recuerdo  esta etapa con mucho cariño, para mi fueron unos años estupendos. Juan Carlos Arnuncio fue mi profesor de proyectos de cuarto curso. Me contagió esa pasión por la arquitectura y  me influyó mucho en mi época de  estudiante. Otro profesor que resultó decisivo fue Salvador Mata, con el que luego colaboré y me tendió la mano para el paso al mundo profesional. También fui becaria con Juan Antonio Cortes y del departamento de composición de la universidad de Valladolid, donde aprendí muchísimo, al lado de gente muy culta.

 

– Al terminar la carrera te fuiste para México, ¿cómo valoras esta etapa?

Tuve la suerte de poder ayudar a un profesor que hacia la tesis sobre Felix Candela, y realizar el proyecto de la restauración del “Restaurante Manantiales”. Por aquel entonces Felix vivía en España, así que me viene para aquí, le enseñe el proyecto y aproveche para entrevistarle. Fue una etapa muy bonita de mi vida.

 

– Y allí conociste la obra de Barragán, ¿Qué recuerdos tienes de esta experiencia?

Tuve  la suerte de visitar obras de Barragán en varias ocasiones y así llegue a entenderlo. Durante la carrera ya me atraía muchísimo y tenía ciertas intuiciones sobre él, pero es cuando visite su casa estudio cuando descubrí la grandeza de su arquitectura. En este proyecto establece una relación con la luz y el espacio de una manera prefecta. Todas las medidas están concebidas y materializadas de manera precisa. Es una obra basada en lo esencial. En los planos es una arquitectura muy difícil de percibir. Las secuencias espaciales de esta casa solo las terminas de captar en todo su valor y potencia cuando las estás percibiendo en vivo.

 

– ¿Cuáles son las características que crees que te definen como persona?

Soy una persona muy trabajadora que aspira a la excelencia. No creo que sea dotada de manera extraordinaria, sino que lo mío es una lucha constante. Intento ser coherente como persona, y eso se traslada a la arquitectura. Para mi son muy importantes los “porques”, para prescindir de lo superficial.

Creo que mi gran fortaleza son mis amigos y mis alumnos, que me ayudan a nunca bajar la guardia. Hay que ir despacio para captar la belleza de la vida, a veces no disfrutamos lo suficiente porque tenemos demasiada prisa. La vida es muy breve y hay que vivirla con mucha intensidad.

 

– Si te parece podrías contarnos cómo es vuestro día a día.

Nosotros llegamos al estudio entorno a las 9.30  y estamos hasta las 3 trabajando como locos. Cada día es muy variado, a veces voy a las visitas de obra, otras tengo clases. A las tardes me dedico más a la investigación, a mis alumnos de doctorado… Y el fin de semana, lo empleo a poner orden y poder estar con los míos. Las semanas son muy ricas y muy variadas.

 

– ¿Cómo os organizáis en el estudio para generar vuestros proyectos?

El proyecto se hace entero en el estudio. A mi me encantan las estructuras. Controlamos todo desde aquí, incluidas las instalaciones. Luego en la dirección de obra hace falta mucha fortaleza a la vez que mucha humildad, para poder ser lo suficientemente flexible. Lo más importante es siempre trabajar en equipo y las colaboraciones con otros arquitectos surgen de manera muy natural y espontánea. Tengo la suerte de contar con grandes amigos dentro del mundo de la arquitectura con los que comparto y comento mis proyectos.

En nuestra obra no buscamos  la belleza en si misma.  La belleza es un resultado de la que arquitectura sea buena. Intentamos que no haya disfraces, es una cuestión de honestidad. Por otro lado lo que nos distingue de las máquinas es la intuición y ésta siempre debe estar presente en un buen proyecto de arquitectura.

 

STEPIENYBARNO - ELISA VALERO . Guardería y comedor municipal en los Mondragones  500

Guardería y comedor municipal en los Mondragones 

 

– ¿Cuáles son las cualidades que se ponen de manifiesto en tu obra?

La arquitectura la veo como un servicio, tanto para realizar un proyecto como cuando estoy en la universidad.

Me interesa mucho la actitud contemplativa, para mirar bien hay que contemplar, que no es solo ver, debemos pararnos a escuchar esa música callada. El silencio y lo contemplativo están muy unidos. Es importante conservar la capacidad de asombrarse de las cosas. Hay que saber estar sin llamar la atención, la arquitectura muchas veces consiste en “desaparecer”.

 

– ¿Qué importancia tiene el lenguaje en tu arquitectura?

La clave de la arquitectura está en entender el lugar. Buscar relaciones complejas para resolverlas de manera sencilla. Entiendo la forma como el orden interno de las cosas, desde el lenguaje de la contemporaneidad. Dudo que mi arquitectura tenga un lenguaje concreto, cada vez la veo más muda. Para mí, la precisión y el rigor son los instrumentos que te ayudan a escapar del folclore, eliminando lo superficial.

 

– En tus libros hablas de la cualidad poética de la luz, cuéntanos un poco más sobre esta idea.

Para mí, la luz cualifica el espacio. Esta sensibilidad la he heredado de mi madre. Poner la luz adecuada en cada proyecto es fundamental. Es una de mis obsesiones, buscar la buena luz, para estar de forma agradable en cada lugar. Quiero atrapar la luz, a veces me veo un poco como el principito que quiero ver amanecer de manera continua.

 

– ¿Cómo ves el concepto de  la identidad y la memoria?

Es la aceptación de los condicionantes propios, sino se quien soy no se a donde voy. Si se como son mis raíces sabré como serán mis frutos. La arquitectura pertenece al lugar por esencia. El secreto de todo está en desnudar mi arquitectura de mi misma, para poder arraigarla. Ver por donde sopla el viento para saber navegar. Lo mío propio debe pasar a un segundo plano. Nunca tengo una respuesta preconcebida, lo que manejo es una lógica común en todos los proyectos.

 

– Una de tus grandes pasiones es la enseñanza. Pudieras hablarnos de cómo como entiendes tu relación con los alumnos.

Esta relación es enriquecedora tanto para el profesor como para el alumno.  Realmente se aprende mucho del alumno. No es lo mismo lo que le debes dar a cada estudiante. Cada uno es un mundo, y hay que conocerlos bien, para ver sus fortalezas, darle confianza y potenciar sus virtudes, para sacar su mejor yo.

 

– Y para terminar cuéntanos cuáles son tus planes para el futuro.

Irme pronto a mi nuevo estudio, seguir haciendo concursos y sobre todo seguir corriendo esta carrera de fondo en la que  no  hay una meta concreta.

 

Todas las fotografías de la presentación y entrevista de Elisa Valero, han sido realzadas por Fernando Alda.

http://www.fernandoalda.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
7 COMENTARIOS
  1. Sessa

    Yo tengo el placer de conocerla y de pasar comidas y cafés en su estudio. Su obra es como es ella. Delicada, sencilla, pura y elegante.

  2. Miguel Chica

    Entender el lugar, no fijar ideas preconcebidas, arquitectura silenciosa, la cual no hace ruido en el paisaje que se enclava; desde luego muy buenos conceptos para una buena arquitectura.

  3. brijuni

    Dos puntos para la arquitectura silenciosa/muda.
    Quiet architecture: two points.
    Architecture silencieuse: deux points.

  4. CCAD – Daniel Moyano

    Qué bueno conocer o volver a ver a gente de la Escuela de Valladolid como Laura Álvarez y Elisa Valero…

    De la calma que transmiten las palabras de Elisa me quedo con la voluntad de que la arquitectura sea silenciosa, que pase desapercibida…

    Felicidades por la entrevista!

  5. brijuni

    Arquitectura cada vez más muda. Prescindir del folclore. Genial.

  6. jose manuel

    Nuevamente me gustaria agradecer a Elisa, su tiempo, su pensamiento, su mirada,,,,,.
    Compartir su universo con nosotros, es probablemente, percibir su bajo continuo, su hilo conductor.
    Cuantas coincidencias, cuantos lugares comunes, granada, la alhambra.
    Un autentico regalo, Un Autentico Regalo.
    Gracias a los tres, Lorenzo, Agnieszka, Elisa.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio