• regalos arquitectos
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
4 Comentarios

BERNARD RUDOFSKY POR LUIS FERNÁNDEZ-GALIANO

rudofsky1

Siguiendo con uno de los mejores teóricos del panorama arquitectónico,  os presentamos hoy la acertadísima visión de Fernández-Galiano sobre la figura de Bernard Rudofsky.

 

El autor de Arquitectura sin arquitectos, buscó siempre con sus propuestas el lado mas humano y mantuvo una intensa relación con los movimientos antiglobalización. En sus planteamientos reinaba el sentido común y la adecuación al medio apostando por las arquitecturas populares.

 

Esparta y Síbaris

 

Bernard Rudofsky quiso ser espartano y sibarita. El arquitecto vienés está hoy casi olvidado, pero su empeño en reconciliar laconismo y sensualidad es más pertinente que nunca. En un planeta consciente de sus límites físicos, la voluntad de hacer compatible la reducción del consumo con la multiplicación del placer es la piedra angular de un programa político que sea al mismo tiempo un proyecto vital.

Fernando Savater asegura que la felicidad reside en reunir unos gustos sencillos con una mente complicada, y es posible que esa conjunción de austeridad y refinamiento no ande muy lejos de la propuesta de Rudofsky, propagandista tenaz de la necesidad de conciliar disciplina y hedonismo, dos polos de referencia que imaginó ejemplarmente materializados en la arquitectura japonesa y en la mediterránea.

 

… En 1938 escribió su primer artículo, bajo el lema “lo que hace falta no es una nueva forma de construir, sino una nueva forma de vivir”, y medio siglo después volvió a utilizar esa frase programática como subtítulo de su última exposición, Sparta / Sybaris, que se inauguró en su ciudad de origen un año antes de su desaparición en 1988, y donde el baño colectivo, el retrete de meditación o los futones nocturnos japoneses se fundían con las referencias míticas del Mediterráneo.

Fue precisamente cerca de este mar donde entre 1969 y 1971 levantó su última obra, una casa entre olivos en la malagueña Frigiliana, no lejos de Nerja, que habitaría con su mujer Berta durante los veranos de las dos décadas finales de su vida.

Construida con sobria naturalidad sobre una cresta a tres kilómetros de la costa, y desplegada en el terreno con pérgolas y porches, la que llamó La Casa carecía de teléfono, radio o televisión, pero a cambio albergaba obras de una pléyade de amigos artistas y arquitectos, desde Calder o Christo hasta los Eames o Le Corbusier. “La hice pensando en el verano”, escribía Rudofsky al escultor Isamu Noguchi, y es en efecto en el tiempo detenido del estío cuando la casa expresa mejor su condición de manifiesto por una vida lenta y placentera, huérfana de los triclinios o los tatamis de sus exposiciones más exóticamente provocativas, pero no menos seductora en su defensa distraída de una existencia epicúrea, tan exigente en la búsqueda de una simplicidad esencial como amable en el disfrute de los placeres de la piel.

 

… Para muchos, Rudofsky es únicamente el autor de Arquitectura sin arquitectos, la exposición de fotografías de construcciones autóctonas que tras su inauguración en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1964 viajó a más de 80 ciudades en los 11 años siguientes, vendiendo más de 100.000 ejemplares de su extraordinario catálogo.

Sin embargo, el defensor de la lógica y la belleza de la arquitectura espontánea -que documentó a través de sus innumerables viajes y largos periodos de residencia en diferentes países- fue también constructor de casas admirablemente habitables, diseñador de indumentaria ad lib y reformador de los usos domésticos, amén de muy dotado fotógrafo y dibujante.

Quizás, ante todo, Bernard Rudofsky fue un filósofo moral, proponente persuasivo de un sibaritismo espartano que puede todavía inspirarnos, singularmente en estos días de verano que invitan al retorno hacia los placeres primeros. En un mundo de recursos menguantes y calor creciente, disfrutar de lo sencillo puede llegar a ser más una necesidad que una elección.

 

LUIS FERNÁNDEZ-GALIANO 11/08/2007

 

Si queréis leer el articulo completo podéis visitar la pagina del pais.com

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Esparta/Sibaris/elpepiopi/20070811elpepiopi_4/Tes

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
4 COMENTARIOS
  1. Centro José Guerrero

    Para quien esté interesado en Bernard Rudofsky, el Centro José Guerrero muestra hasta el día 8 de junio en sus salas la exposición “BERNARD RUDOFSKY. DESOBEDIENCIA CRÍTICA A LA MODERNIDAD” http://www.centroguerrero.org/index.php/CJG/1055/0/
    Además, está en preparación y pronto verá la luz un libro sobre Rudofsky.
    Aparte en nuestro blog hemos publicado algunos escritos en torno a su figura y su trabajo, y las grabaciones de unas conferencias que hicimos el pasado año.
    http://blogcentroguerrero.org/?s=rudofsky&searchsubmit=Buscar

  2. Iago López

    Un artículo muy interesante! Me parece un personaje fascinante y (al igual que Christopher Alexander) una figura a reivindicar para intentar luchar contra la sociedad del espectáculo en que vivimos. Adjunto el enlace a una breve reseña que he escrito sobre su estupendo libro “Now I Lay Me Down To Eat” por si a alguien le interesa echarle una ojeada:
    http://bailarsobrearquitectura.wordpress.com/2014/01/12/ahora-me-tumbo-para-comer/
    Saludos,
    Iago López

  3. stepienybarno

    La verdad es que tienes toda la razón, el artículo de Galiano es estupendo, y además no es fácil encontrar escritos buenos sobre Rudofsky, ya que casi siempre se pasa sobre él de una manera superficial.

  4. Sergio Mz

    Estupendo artículo de la época en la que Fernández-Galiano escribía en El País. Desconozco la razón por la que dejó de hacerlo, pero sinceramente se echan de menos artículos como estos en la prensa común..

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio