• Congreso Edificios Inteligentes
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
Sin comentarios

ARQUITECTAS EN HUELGA #LasArquitectasParamos #8M

La huelga feminista de este jueves día 8 de marzo del 2018, no será un día más; será un auténtico puñetazo en la mesa. Una protesta justa y necesaria para que este mundo sea un poco mejor.

Es una convocatoria que insta a todas las mujeres del mundo a parar tanto a nivel laboral, como estudiantil y de cuidados. Va mucho más allá de dejar de trabajar.

Y ¿por qué es buena idea que las arquitectas vayan a la huelga? Porque, además de todas las razones que se pueden leer en el manifiesto (ver aquí) y algunas que explicaremos en el post, nuestro mundo arquitectónico tiene varias particularidades que podrían animarnos a ir a la huelga con más razón si cabe.

Si te interesa el tema, ¡A seguir leyendo!!

1_ LOS ARGUMENTOS PARA NO IR A LA HUELGA

Como podréis oír y leer, entre los argumentos contrarios a la huelga, están frases tipo: “pero si la mujer ya ha mejorado muchísimo sus derechos”, “esta huelga sólo enfrentará a hombres y mujeres” o “si quieren huelga que la hagan a la japonesa”.

Pero el problema es que, muchas mujeres hacen huelga a la japonesa todos los días. El 80 % de las labores domésticas y de cuidado familiar a día de hoy las siguen haciendo las mujeres.

La arquitecta y cabeza visible del urbanismo de género, Zaida Muxi, comenta que,

“(…) El tener hijos se convierte en un obstáculo para la carrera de las mujeres ya que debido a la organización del sistema laboral hace imposible la compaginación de tiempos y es a las mujeres a quienes les cae la obligación, mayoritariamente, de la conciliación o el abandono laboral para poder cuidar de sus descendientes.” (ver post)

El cariño y tiempo que necesitan nuestros niños y niñas, se lo siguen dando, en su gran mayoría las mamás. Y eso de que “lo importante no es el tiempo que se pasa con los niños, sino la calidad del mismo”, es un cuento chino que nos contamos, sobre todo los papás, para tener las conciencias tranquilas.

Vale… que si encima de poco nos ven siempre con el móvil y medio cabreados, pues peor que peor.

 

Con ello, no hay que olvidar que las mujeres que hacen estas labores –domésticas y de cuidado-, en muchas ocasiones, luego salen de la casa a trabajar. A trabajar en desigualdad de condiciones y, en algunos casos,  sufriendo ataques sexistas por parte de un mundo organizado por los hombres.

La brecha salarial no es algo sobre lo que se puede discutir, son datos objetivos.

No se trata de enfrentar hombres contra mujeres, se trata de que los hombres entendamos mejor el problema y apoyemos a las mujeres en sus más que justas reivindicaciones.

Y estos derechos que la mujer ha ido adquiriendo, están muy bien, pero van a ritmo de samba; al ritmo que interesa a una sociedad capitalista en la que el hombre se ha encargado de ocupar un porcentaje elevado de puestos de poder. Necesitamos apretar el acelerador para que la equidad entre hombres y mujeres no sea una meta inalcanzable. Hay cientos de campos donde mejorar. ¿Está bien tener 4 meses de baja maternal? Está mejor que tener dos o tres, pero para nada es lo ideal. De hecho, en muchos países de Europa se alarga hasta los 3 años y en condiciones mucho mejores tanto para la mamá como para el papá. Es sólo un ejemplo de un campo en que el que sí se ha mejorado, pero se tiene que mejorar mucho más y cuanto antes.

 

Eso sí, esto no ha hecho más que empezar y el camino hay que recorrerlo día a día. No será sencillo y como bien apunta la Defensora del Lector del diario El País  Milagros Pérez Oliva:

“(…) Si el movimiento feminista se rearma, es previsible que suscite reacciones. Ya las estamos viendo. Algunos tratan de desacreditarlo de raíz, incluso han acuñado un término tan perverso como feminazismo. Otros intentan crear fisuras en su interior alegando que la huelga general es una medida extrema o señalando la radicalidad del manifiesto de los colectivos convocantes. Por primera vez salen hombres diciendo que se sienten amenazados. Intuyen que algo está cambiando en la actitud de las mujeres. Lógico: para que ellas avancen en sus derechos, ellos han de retroceder en sus privilegios. Solo después podremos avanzar todos juntos.” (Acceder)

 

En cualquier caso, ir a la huelga a veces no es tan sencillo, pues en muchos casos, quien la secunde quedará marcada para un buen tiempo. Mucho nos tememos que incluso, en más de una empresa, se mirará peor a una mujer haciendo huelga que a un hombre.

Es más, incluso en algunos organismos públicos, que son los primeros que debieran dar ejemplo, ya van poniendo trabas para que la mujer pueda libremente optar por la huelga el día 8 de marzo.

 

Acceder: Mueren 129 mujeres en el incendio de una fábrica textil de Nueva York

 

Antes de seguir con este post, aclarar que, evidentemente, tenemos claro que ni todos los hombres son machistas, ni es una crítica personal a nadie.

Eso sí, también afirmamos que muchos hombres (y más de una mujer) que dicen no ser machistas, sí lo son y además mucho.

 

2_ LA MUJER EN LA ARQUITECTURA

2.1_ NUESTRAS ESCUELAS, PREMIOS Y EVENTOS

Durante la carrera de arquitectura en nuestras clases había aproximadamente la mitad de chicos que de chicas. Sin embargo, el 90 % de profesores eran hombres. Ciertamente, “hombres buenos” en la mayoría de los casos. Por lo general, eran profesores que trataban bien a tod@s l@s alumn@s.

Eso sí, también recordamos -y no hace tantos años-, profesores que babeaban cuando determinadas chicas exponían su proyecto.

A su vez, otros más que babear, hacían bandera de su desprecio por el alumno y se les colaba una misoginia galopante. Tenemos en la mente varias correcciones de proyectos en las que el profesor, tipo macho alfa, ridiculizaba el proyecto de una estudiante. Además, la saña con la que lo hacía más de una vez provocaba las lágrimas de nuestras compañeras.  Y podréis decir ¿nadie hacía nada con esto? Pues no, ni los que lo veíamos –punto negativo para nosotros-, ni quienes sufrían la humillación.

Así, con total impunidad estos “profesores”, que a buen seguro en generaciones anteriores habrán sido bastante peores, han campado a sus anchas en las escuelas de arquitectura.  Incluso hay como una especie de regusto en muchos arquitectos al ver un profesor duro y cañero que no deja títere con cabeza. Pero no, esto no son formas de enseñar. Para poder transmitir arquitectura, primero hay que ser persona, luego docente y, finalmente, arquitecto. Sólo con lo la última condición no es suficiente.

Pero… vamos a volver al tema del post, ¡que nos calentamos y nos extendemos demasiado!!

 

Por otro lado, hay que recordar que, tanto en los puestos de mando de nuestras universidades como en nuestros órganos de representación, el número de mujeres siempre es mínimo.

Esto va cambiando, pero a pasos muy lento.

 

Muchos de los eventos y congresos de arquitectura siguen colapsados por hombres. Muchas veces no hay ni un poquito de preocupación por buscar más allá de los arquitectos de toda la vida. Si se cuela como ponente alguna mujer suele ser como parte de un estudio compartido con su compañero o compañeros.

 

Tampoco hay que olvidar que mayoría de los premios de arquitectura, son entregados por hombres arquitectos a hombres arquitectos. Cuando una mujer recibe un galardón, por desgracia es un acontecimiento.

Sin ir más lejos, si miramos nuestro premio más importante, el Pritzker, podemos comprobar una presencia femenina mínima (ver aquí). En un viejo post, el arquitecto Miguel Morea, hacía la siguiente reflexión:

“(…) Parece que hoy las distancias se reducen, pero me sigue sorprendiendo que en nuestro sector, presumiendo como presume de estar en la vanguardia de muchos de los avances de la sociedad, el papel de la mujer como arquitecta aún esté muy lejos de la igualdad.
Y lo digo por los datos. Es mayoría el número de mujeres en las matrículas universitarias y en las escuelas de arquitectura, pero las mujeres que verdaderamente llegan a ganar premios o a realizar grandes proyectos bajo su firma siguen siendo muy escasas.
La cuota se reduce a mínimos si pienso en las que no lo hacen como parte de una pareja hombre-mujer, sino que titularizan su trabajo en solitario. Apenas puedo recordar algunos nombres y dudo que los que no versados en estas lides sepan mencionar a más de dos de ascendencia no iraní, y casi todas, por cierto, empezaron compartiendo estudio con un hombre.” (Acceder)

Imagen de la entrega en el Senado de la Medalla de Oro de la Arquitectura y sus Medallas del 2016

(Acceder)

Por suerte, otros eventos como ArquiSinergias organizados por Arquitasa, tienen claro que la mujer ha de ocupar un lugar fundamental en el discurso.

Imagen con las tres ponentes (Ana Mombiedro, Ana Asensio y Sabrina Gaudino) del último evento.

 

Por desgracia, este silenciamiento del papel de las arquitectas en la historia de la arquitectura, es algo habitual. Más allá de las propias dificultades culturales y prácticas del acceso a la carrera de arquitectura, tenemos tristes ejemplos de ocultamiento de la participación de mujeres en proyectos de arquitectura, incluso entre los grandes padres del movimiento moderno.

Desde el estupendo blog de “Un día una arquitecta”  podemos leer:

“(…) La historia de ellas no ha sido contada de igual manera que la de sus colegas varones ya que si una escala de valores se construye desde una experiencia, todo aquello que no entre en esa perspectiva queda desconocido, negado y olvidado.

Por lo tanto, si son los valores y las experiencias de los hombres, a través del sistema patriarcal, las que establecen lo que es bueno y reseñable, entonces la mitad de la humanidad no cuenta, no hay lugar para otros valores ni experiencias ni saberes.

Esta valoración sesgada es extensiva a las historias de todos los otros o subalternos, es decir, las minorías étnicas o de otro tipo, los no blancos, los no ricos.” (Acceder)

Así que, bien estaría, por un lado, seguir mirando hacia el pasado para hacer justicia con el trabajo realizado por muchas arquitectas y que éste pueda servir de ejemplo e inspiración para las jóvenes arquitectas del presente. Por otro lado, también estaría bien dar a conocer el trabajo de estupendas arquitectas que a día de hoy están haciendo grandes trabajos, pero a los cuales los medios de comunicación y los propios arquitectos, no hacemos justicia. Un ejemplo de ello, lo veíamos en la completísima encuesta que se hacía desde Fundación Arquia, cuando al preguntar a los encuestado por los estudios de arquitectura más prestigiosos, aparecen tan pocas arquitectas.

 

Acceder a la encuesta.

 

2.2 _ NUESTRO DÍA A DÍA DE ARQUITECTOS Y ARQUITECTAS.

Pero si pasamos al día a día de la profesión de arquitecto y arquitecta, la cosa no mejora. La brecha salarial que existe en todas las profesiones, en la arquitectura también se pone de manifiesto.

A esto hay que sumar que en más de una ocasión las mujeres jóvenes arquitectas han tenido menos oportunidades durante sus años de crianza. O bien, hemos tenido que tirar de guarderías dejando a bebés demasiado pequeños al cuidado de otras personas (ver post de Dolores Victoria Ruiz Garrido en Fundación Arquia), o muchas mujeres han perdido muchas oportunidades laborales por quedarse en casa.

La conciliación laboral es más necesaria que nunca y hay mucho por hacer. Llegado este punto, nos viene a la menta las estupendas iniciativas de Coworking con zona de crianza que están surgiendo en varias ciudades de España (ver aquí).

 

En fin, que las mujeres arquitectas lo tienen más complicado tanto si miramos la “élite” de la profesión, como si nos fijamos en la profesión más de base. De hecho, lo que pasa en la arquitectura, sólo es un reflejo de lo que ocurre también fuera de nuestro mundo. En este sentido,  la periodista Ana Pastor comentaba,

“(…) En el ámbito privado la cosa está todavía peor: solo tres de cada diez mujeres ocupan puestos en los equipos de dirección. Y, por ejemplo, únicamente uno de cada diez sillones de las reales academias están ocupados por mujeres.

Cuando abordamos el mercado laboral los motivos de la huelga se incrementan: siete de cada diez personas que cuentan con un contrato a tiempo parcial son mujeres y nueve de cada diez excedencias para dedicarse al cuidado familiar son para mujeres.(Ver artículo)

 

La realidad es que el mundo laboral de las arquitectas es bien complicado; en realidad, por desgracia, lo es para hombres y para mujeres, pero más si cabe para estas.

Es cierto que, si nos fijamos en la figura tan habitual de falso autónomo de los estudios de arquitectura, es lo mismo ser hombre que mujer, las condiciones son pésimas para ambos. Aquí no hay distinción.

 

A su vez, hemos visto en más de una ocasión el caso omiso que se hacía en la obra cuando hablaba una arquitecta y el “respeto” al hombre arquitecto. Es más… no hacía falta irse a la obra, lo hemos vivido, en primera persona, cuando hemos hablado con promotores. Estando un arquitecto y una arquitecta en la mesa, cuando hablaba el arquitecto, era escuchado y cuando hablaba la arquitecta, la vedad, es que no tanto.

Otra práctica habitual es que estando el arquitecto y la arquitecta –como es nuestro caso-, cuando el promotor quiere hablar directamente busca la mirada del arquitecto, quedando la arquitecta en segundo plano. Se trata de micro-machismo que no por pequeños dejan de ser importantes.

 

Si pasamos a palabras mayores, en un reciente estudio, se verifica que 1 de 7 mujeres en arquitectura han lidiado con acoso sexual en los últimos 12 meses (ver aquí).

A su vez, no es baladí si las mujeres que terminan arquitectura se consideran arquitectos o arquitectas (más sobre el tema por aquí).

Y ya por terminar este apartado, comentar que hay muchas arquitectas que, con una mirada que difícilmente tendría un hombre, están entrando en terrenos maravillosos que la arquitectura había dejado abandonados.

Así, por ejemplo, Marta Parra y Angela Muller, desde Arquitectura de maternidades,  se empeñan en revolucionar la experiencia del parto (ver aquí).

Foto: David Frutos

También comentar que, desde hace casi diez años, muchos arquitectos y arquitectas, estamos intentando llevar la arquitectura al mundo de los más pequeños.

En este sentido, es cierto que, aunque también hay bastantes arquitectos, abundan más las mujeres. Algunos ejemplos: Almudena de Benito (Chiquitectos), Dolores Victoria Ruiz Garrido (Little Architect), el equipo de Ajo Arquitectos, Carlos Arruti y Anabel Varona de Maushaus, las chicas de Cuarto Creciente o nosotros mismos desde nuestra asociación de Sinergia Sostenible.

 

 

2.3_ NUESTRA CIUDADES PATRIARCALES.

No se trata ahora de entrar en los entresijos de cómo esta sociedad capitalista heteropatriarcal se las ha organizado para tener un modelo de ciudad que favorece al “mundo de los hombres”.

Es decir, las mujeres, l@s niñ@s, las personas mayores y, en general, todos los sectores más vulnerables han sido sistemáticamente olvidados.

Como bien afirma la arquitecta urbanista especializada en perspectiva de género Susana García Bujalance,

“(…) Una de las aportaciones que el feminismo contemporáneo aporta a este debate, viene de la mano de lo que se ha venido a denominar “urbanismo con perspectiva de género”, el cual propone un acercamiento a la ciudad a través de la mirada de las mujeres.

Estadísticamente, son éstas quienes se ocupan del cuidado de grupos dependientes, como los niños y niñas, las personas mayores o las personas enfermas o con algún tipo de limitación en la movilidad. Ya sea dentro de la familia, o como personal contratado para ello, son mayoritariamente las mujeres las que asumen el rol de cuidadoras, y por tanto, quienes pueden ayudar a diagnosticar necesidades de grupos que normalmente no participan en la reivindicación de mejoras urbanas.(Ver aquí)

 

Sin embargo, nuestro urbanismo, además de ser el resultado directo durante muchos años de intereses inmobiliarios, no ha tenido ocasión de mostrar sus bondades para que nuestras ciudades sean más amables.

Sobre todo ello, hemos reflexionado, desde Stepienybarno, en infinidad de post (por ejemplo, ver aquí), y tenemos bien claro que una ciudad con una mirada de género y generación, sólo podría beneficiarnos a todos.

¡Basta ya de ciudades duras y salvajes en las que el vehículo privado sigue siendo el rey!

Siguiendo este pensamiento, Cristina Consuegra comenta en “Coordenadas: pensar la ciudad en clave feminista”:

(…) Las cuestiones relativas a la movilidad, al acceso a los espacios públicos y a los equipamientos, suelen ser las temáticas a través de las cuales se investiga y proponen mejoras para la ciudad, que sin duda, aumentan la calidad de vida de toda la ciudadanía, la cual se beneficia de espacios públicos que proponen diseños más humanos, calles mejor iluminadas, equipamientos más accesibles y sistemas de transporte público más adaptados a la movilidad de todas las personas y no sólo de aquellas que se mueven de manera pendular de casa al trabajo durante las horas punta.

Sin embargo, la condición sexuada de la mujer ha quedado al margen de este acercamiento disciplinar. La integridad física de la mujer en caso de agresiones sexuales o físicas, se circunscribe al ámbito de lo criminal y se resuelve a través del trabajo de mediadores sociales o de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.” (ver más aquí)

 

Necesitamos de una participación real (no para quedar bien) de la ciudadanía, de todos y de todas. Una ciudad en la que la Equidad no sea una opción. Una ciudad cuidadosa con todo@s y también, por supuesto, con el medio ambiente. Esto no es tan complicado si se dan los pasos correctos. Otra cosa es que el sistema es lo suficientemente complejo y pesado para no facilitar las nuevas miradas.

Y no; no tiene sentido que sigamos viviendo en estas condiciones y ya son muchas las voces que se alzan contra este sistema infernal.

Un buen ejemplo de ello lo tenemos en el reivindicativo Col·lectiu Punt 6, que vienen a decir:

“La configuración de ciudades y pueblos prioriza un sistema capitalista y patriarcal que no ha tenido en cuenta las necesidades relacionadas con el sostenimiento de la vida. Se trata de transformar la sociedad repensando los espacios para reconfigurar las realidades” (ver aquí).

Col·lectiu Punt 6

 

En cualquier caso, si te apetece saber más sobre urbanismo feminista puedes leer este estupendo post de Ana Asensio en Fundación Arquia (ver aquí)  o echar un ojo a este vídeo:

 

3_ PASAR A LA ACCIÓN

Con todo ello, los hombres también tenemos mucho que hacer este día. Eso sí, en un segundo plano, dando protagonismo a las mujeres. Será su día y será el nuestro, pero ha de ser capitaneado por ellas.

Los varones, además de coger labores domésticas de las que normalmente se escaquean, pueden apoyar públicamente la convocatoria.Al menos  el respeto debiera ser la tónica suficiente.

Un buen ejemplo lo tenemos con esta intervención de Iñaki Gabilondo:

 

En palabras de la activista Yayo Herrero

“(…) llamamos a una #HuelgaFeminista de cuidados, para visibilizar que sin ellos la sociedad no se sostiene. Que son importantes y necesarios y que, ni es justo ni estamos dispuestas a seguir sosteniéndolos casi en solitario.

Necesitamos una nueva mirada económica que ponga las condiciones de vida en el centro y desbanque a los mercados como epicentro de la sociedad. Una economía que se oriente a satisfacer las necesidades de todas las personas, produciendo lo necesario con criterios de suficiencia y que estimule la realización de los trabajos socialmente necesarios.” (Acceder)

 

Por último, recordar que es importante respaldarse de los números y nos dejarnos llevar por un discurso demasiado pasional (como quizás nos ocurrió en este mismo post), para tener argumentos sólidos a la hora de decidir si vale la pena (o no) hacer la huelga. En este sentido, el siguiente gráfico resulta más que ilustrativo:

Imagen tomada de “Ocho razones para la huelga feminista del 8 de marzo”.

Ver aquí.

 

Así que, desde Stepienybarno, decimos basta ya; no se trata de un aniversario más, ha de ser un punto final, o como poco un punto y seguido.  Pero un punto, al fin y al cabo.

No es un movimiento de unas pocas feministas; tiene un alcance global y no entiende ni de siglas ni de credos. Se trata de un cambio de paradigma y este día sólo será la punta del iceberg; todo está por hacer.

Los tiempos de mujeres sumisas y obedientes al sistema patriarcal, por suerte, están llegando a su fin.

Aun así, el partido popular y sus chicos, seguirán negando la mayor y mirando para otro lado. Esto nos vuelve a recordar quien está al mando de este país. De todas formas, sería mucho esperar que quienes han sido capaces de convivir con una corrupción interna gigante, ahora apostarán por un mundo más justo.

No importa; la huelga es necesaria y cuantas más mujeres la segunden y hombres la apoyen, mejor que mejor. Será un gran éxito más allá del partido del poder.

 

Eso sí, no olvidar que también tiene sentido que muchos hombres vayan a la huelga pues para empezar muchas de las tareas silenciosas que hacen ellas y que ese día no harán, será el hombre quien deba tomar, aunque sea por un día, las riendas de todo ello.

En realidad, oficialmente, la convocatoria de huelga es tanto para hombres como para mujeres; así que, si estás convencido o convencida del tema, es buen momento para sumarse al carro de la lucha por una igualdad real entre hombres y mujeres.

Además, si eres arquitecta y has leído este post, esperamos que te  hayan entrado todavía más ganas de unirte a ella. Las mujeres periodistas han firmado un manifiesto de apoyo a la huelga feminista del 8M y ya son más de 4.000. No hubiera estado mal hacer lo mismo desde la arquitectura, ¿no?

 

Autores del post: Stepienybarno

Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó

También te puede interesar:

ARQUITECTAS Y ARQUITECTOS, ¿IGUALES O DIFERENTES?

http://www.stepienybarno.es/blog/2010/03/08/arquitectas-y-arquitectos-%C2%BFiguales-o-diferentes/

Yo, arquitecta, hago huelga el 8 de marzo de 2018

http://blogfundacion.arquia.es/2018/03/yo-arquitecta-hago-huelga-el-8-de-marzo-de-2018/
Lecturas recomendadas:

Manifiesto 8M

http://hacialahuelgafeminista.org/manifiesto-8m/

Ocho razones para la huelga feminista del 8 de marzo

https://www.eldiario.es/economia/razones-huelga-feminista-marzo_0_745076350.html

¿Por qué la huelga feminista del 8 de marzo es diferente a todas las demás?

http://www.publico.es/sociedad/8m-huelga-feminista-8-marzo-diferente.html

 

¿Quieres inscribirte en nuestro curso de Identidad Digital para arquitectos?

En breve, nueva edición:

http://cursoidentidaddigital.stepienybarno.es/

Información en: blog@stepienybarno.es

 

 

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

Suscribirte a nuestro blog y recibe gratis nuestra guía: 10 Ideas para vender más si eres arquitecto

Acceder: http://bit.ly/2fkkTS7

Si te interesa contactar con nosotros para que te ayudemos a mejorar tu visibilidad online y, en consecuencia, mejorar tus oportunidades laborales, no dudes en escribirnos a: blog@stepienybarno.es

 

Stepienybarno en TWITTER

@stepienybarno (+ de 16.000 seguidores)

https://twitter.com/stepienybarno?lang=es

Stepienybarno en FACEBOOK (+ de 24.000 seguidores)

https://www.facebook.com/StepienyBarnoArquitecturaeIdentidadDigital/

Acceder a nuestro GRUPO CERRADO DE FACEBOOK sobre Identidad Digital para Arquitectos:

https://www.facebook.com/groups/IdentidadDigitalParaArquitectos/

Suscríbete a nuestro canal de YOUTUBE: http://bit.ly/2A1UtAd

 

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y directores del blog de FUNDACIÓN ARQUIA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio