• Curso de identidad digital para arquitectos
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
1 comentario

“APRENDER A NAVEGAR” UNA REFLEXIÓN.

Hoy tenemos el placer de publicar el post que nos hace llegar mºJosé Torregrosa Mira, alumna de nuestro curso online de Identidad Digital (acceder).

A buen seguro que ¡os va a encantar!

  1. Ser conscientes de que necesitamos un proyecto de identidad digital. (Objetivo)

Acabo de decir una obviedad, lo sé, pero considero que aquí está el comienzo de todo.

Esa necesidad, surge, nos interroga, nos damos cuenta de que es la pregunta exacta qué formular ante la situación de inmensa incertidumbre que se nos abre, cuando nos adentramos en el mundo online.

Permitidme la comparación. La sensación es la misma que alguien que se baña por primera vez el mar.

Ahí estamos en la orilla, sintiendo la humedad… Nos acercamos y contemplamos… Las olas llegan y se van, nos tocan los pies… Por fin, metemos un pie en el agua, luego el otro, luego un poquito más… Jugamos, probamos, disfrutamos… y entonces, mirando a ese punto en el horizonte al que queremos llegar, nos vemos en medio de las aguas, pequeñitos y con pocos recursos.

Bien, ese es el momento… ¿Cómo voy a llegar a dónde sé que quiero llegar?!

Si hasta ahora no te lo habías preguntado, quizá es porque aún no tienes claro cuál es tu objetivo, y si es algo que está yendo y viniendo a tu cabeza, ¡bravo! Porque, a partir de aquí, comienza una travesía llena de aventuras.

 

  1. Enfoque. Tener una dirección. (Estrategia)

Esto es lo más complicado. Cómo voy a llegar, cuáles son los pasos a dar, qué tengo que aprender para alcanzar mi meta…

Quizá tendré que empezar a perderle el miedo al agua, o quizá con suerte dar unas cuantas lecciones de natación para perfeccionar el estilo y la técnica (esto siempre te lo recomiendo por experiencia propia).

Es posible que nuestro objetivo sea a largo plazo y necesite de una embarcación para recorrer largas distancias.

¿Dónde estás tú? ¿Qué necesita tu proyecto? ¿Has decidido la ruta?

Muchas preguntas nos ahogan y aún no hemos dejado la orilla. Según mi experiencia, superar esta fase es la más complicada, pues implica conocerse: qué se me da bien, dónde tengo más limitaciones, con qué herramientas cuento, ¡de cuánto tiempo dispongo! Fundamental para no perder los días, meses, o años, en viajes que no están a nuestro alcance.

Y por ello, muchos autores definen las METAS u objetivos como Medibles, Específicos, definidos en el Tiempo, Alcanzables y Significativos.

Contestando a estas pautas tendremos un buen arranque previo.

 

  1. Pasos a dar (acciones)

Esto es fácil, ya sabemos cómo, y ahora hay que despedirse de la orilla e iniciar viaje.

Jornada tras jornada, milla a milla, iremos avanzando hacia nuestro destino.

A veces con una velocidad de tantos nudos, otras tendremos que esperar a que el viento vuelva a soplar en nuestra dirección. Te recomendamos que aproveches esos momentos para recalcular la ruta, hacer inventario, observar las estrellas, pescar…

En el camino, podemos alimentarnos de ideas nuevas, personas concretas, con las que compartir experiencias, y seguir aprendiendo.

 

  1. Transmitir mi yo y dejar huella. (Marca personal)

Porque al final, y al principio, tu personalidad se transmite en todo lo que haces, cómo escribes, con quién te relacionas, qué te interesa, en qué proyectos te involucras…

Vas dejando rastro en el agua mientras avanzas. Las pequeñas olas que generas en tu recorrido, choca contra otros, los mueve, y los cuestiona. Se crean alianzas, y hasta compañeros de viaje, que dejarán de ser uno con quien nos cruzamos una vez en un mar social, para pasar a compartir el mundo offline.

 

  1. Alcanzar la meta. (Resultados)

Con suerte, con más o menos tiempo, hemos llegado a puerto.

Recogemos velas y disfrutamos de todo lo que nos ofrece. Evaluamos nuestra travesía, medimos los resultados alcanzados, recogemos los frutos del esfuerzo.

Es un tiempo de satisfacción y recompensas.

 

  1. El viaje continua… (convertirnos en aprendices)

Pero no es el final. Surgirán nuevas necesidades, nuevas inquietudes, un panorama nuevo al que enfrentarse y con el que lidiar. Y es aquí donde nuestra alma de marineros incansables deberá resurgir para izar nuestras velas de nuevo y seguir en ruta.

 

Más sobre nuestra protagonista: mºJosé Torregrosa Mira

Soy una joven arquitecta especializada en marketing y comunicación para empresas. Me he centrado en interiorismo corporativo, y he trabajado como Product Manager en el sector inmobiliario. Actualmente, estoy desarrollando proyectos de arquitectura en una Consultoría de Ingeniería. Mi objetivo es seguir aprendiendo y profundizando en la arquitectura con una mirada tangencial del mundo de la empresa.

Contacto:

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/mariajosetorregrosamira/

Twitter: @coteTorregrosa

Facebook: https://www.facebook.com/CoteTorregrosaMira

https://about.me/cotetorregrosa

 

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

Si te interesa contactar con nosotros para que te ayudemos a mejorar tu visibilidad online y, en consecuencia, mejorar tus oportunidades laborales, no dudes en escribirnos a: blog@stepienybarno.es

 

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro.

STEPIENYBARNO EN TWITTER _ @stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y directores del blog de FUNDACIÓN ARQUIA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
1 COMENTARIO
  1. Estíbaliz

    Inspiradora y apetecible entrada. Me ha gustado mucho.
    El viaje puede ser más o menos largo, ojalá que no acabara nunca. Hay que saber hacerse las preguntas precisas.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio