• ASEMAS
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
3 Comentarios

QUINTO MANDAMIENTO DEL ARQUITECTO PRODUCTIVO: Honrarás la administración de tu empresa #ArquitectoProductivo

0. arquitecto productivo - stepienybarno -

Con este quinto post de la serie del #ArquitectoProductivo, nos vamos a centrar en los beneficios que tiene, para nuestra productividad, entender bien qué es una empresa de arquitectura. Sí, sí, empresa, no estudio de arquitectura. Ya… que tú no eres una empresa, que tú eres otra cosa. Pues si así piensas, te recomendamos doblemente, leer este post.

¡Vamos al lío!

1_ SOMOS EMPRESAS

Sobre este tema ya entramos en su día (ver aquí y aquí) y creemos que poco ha cambiado la situación; así que, vale la pena volver a darle una vuelta al tema.

Si no nos concienciamos que somos empresas de profesionales, mal vamos. Si seguimos pensando que somos arquitectos o, en el mejor de los casos, estudios de arquitectura, y que lo de la empresa no va con nosotros, será la mejor manera de no valorar nuestro tiempo y, en consecuencia, no poder ser realmente productivos.

Como reflexionaba hace tiempo, en este mismo blog, Julen Asua:

“Durante casi toda mi vida profesional he tenido que escuchar millones de veces a muchos arquitectos afirmando lo siguiente: “Nosotros no somos empresarios”. Lo proclamaban a los cuatro vientos. Sacando pecho y seguros de sus palabras. Con la tranquilidad de quien se sabe inocente de haber cometido un pecado capital.

Sinceramente, no sé qué hay de malo en tener un estudio de arquitectura, una oficina o un [ponga-aquí-el-palabro-que-más-le guste] y llamarlo por su nombre. Tienes gente a tu cargo, tienes encargos, tienes clientes, haces la declaración de la renta como profesional por cuenta propia, tienes responsabilidades muy serias derivadas del trabajo que desarrollas, tienes plazos de entrega y cobras un precio por el desarrollo de tus trabajos. ¿Qué demonios es eso más que una empresa?” (1)

Aunque seas un solo arquitecto, tipo llanero solitario, eres una empresa y es importante que tengas tus objetivos de partida. No vale cualquier cosa; no sirve pensar, como me va mal, tendré que empezar a hacer cursos. Necesitas resultados y no buenas intenciones; concretar no  es pensar. Cuanto antes marques tus objetivos y los conviertas en acciones reales, mejor. Si no tienes tareas concretas que realizar, será complicado que estos objetivos se vayan cumpliendo.

1 arquitecto productivo - stepienybarno - EMPRESA ARQUITECTO AUTONOMO

Pensar que somos arquitectos, arquitectos a lo grande –de los que palabras como marketing no entran en su vocabulario-, es algo que nos enseñaron y que tenemos que desaprender cuanto antes. Esta actitud nos desliga de la realidad y eso no es bueno; tampoco lo es, pensar que un profesional, sea arquitecto o no, es bueno que haga de todo y sin ningún tipo de jerarquía. Ofrecerte como urbanista, proyectos de obra nueva, rehabilitación y, también, certificados energéticos, es un plan pésimo.

El caso opuesto tampoco funciona; ofrecerte solo en un ámbito concreto, porque dicen que hay más demanda, no es buena idea a no ser que esa tarea te vuelve loc@ y seas realmente buen@ haciéndolo.

Si no disfrutamos de lo que hacemos, difícilmente podremos aportar un valor extra en nuestra actividad. Y para que un cliente nos contrate ha de percibir y poder ver claramente que con tu entusiasmo y buen saber se podrán satisfacer sus necesidades.

Al final, no es tan importante lo que tú dices que sabes hacer, sino el problema que dices que sabes resolver.

Igualmente importante es ser conscientes que, para poder ejercer como arquitectos-arquitectos un 20% de nuestro tiempo, hemos de estar un 80% del tiempo haciendo otros menesteres. Muchos de ellos tienen que ver con la procrastinación de la que hablábamos la semana pasada (ver aquí).

Si llegamos a hacer estas “tareas periféricas” de manera eficiente, podremos disfrutar mucho más de la arquitectura. A su vez, no hay que olvidar que, si realmente controlamos temas administrativos, de empresa, de Identidad Digital, de comunicación online o de productividad, éstos ya no se vuelven tan peliagudos e, incluso, se les puede pillar el gusto.

Sobre el tema de lo qué cobramos (o no) los arquitectos también hemos hablado largo y tendido; sin ir más lejos en este post: ¿Cuánto cuesta un buen proyecto de arquitectura?

Saber gestionar una empresa, no es fácil; bueno sí, es fácil gestionar mal una empresa y eso es lo que hemos hecho la mayoría de los estudios de arquitectura: sobrevivir empresarialmente hablando.  ¿Y todo por qué? Porque ni nos prepararon para ello, ni luego hemos tenido demasiado interés por estos temas más mundanos.

¿Os acordáis cuando nos enseñaban en la asignatura de gestión de empresas a usar  el diagrama de Gant? Ah!!… que no hemos tenido asignatura de  gestión de empresas, ni hemos conocido Gant hasta que nos hemos topado con la cruda realidad. Pues sí, pero no nos vamos a desviar hacia lo que se podía enseñar en las escuelas de arquitectura y no se enseña que nos conocemos y se nos va el post de madre.

En cualquier caso, por suerte para sus alumnos, algunas Facultades de arquitectura, como la Juan Carlos Rey, comienzan a incluir en sus asignaturas temas del “mundo real”.

2_ MANOS A LA OBRA

Seguir con estas actitudes “anti-empresariales” no es responsabilizarse de las cosas; muy distinto es decir: “quiero cambiar mi realidad laboral y voy a hacer algo ya”.

Y ¿qué será ese algo? pues por ejemplo decir: “A mí me encanta el tema de la fotografía de arquitectura, pero sé que es un mundo difícil y los fotógrafos que ya están son muy reconocidos.”

¿Qué se puede hacer para competir ahí? “A lo mejor tengo que buscar un nicho; quizás,  además de hacer muy buenas fotos, puedo aprender a hacer unos vídeos geniales, y, además, sé que también soy bueno con el tema de 3D y realidad aumentanda. Si me termino de formar por aquí  e intento ocupar este nicho, me irá mejor.”

Recordar lo que hablábamos en el mandamiento anterior, de ponernos metas pequeñas – Paso a paso se va lejos-; algo que nos saque de nuestra zona de confort, pero que, a la vez, nuestro inconsciente no lo vea como algo inalcanzable y termine, como casi siempre, boicoteándonos.

Así, es bueno pensar: “¡eso es lo que haré! Pero, para hacerlo, tengo que hacer un curso de realización de vídeos profesionales cuanto antes. Voy a buscar un curso ahora mismo y me voy a gastar ese dinerillo que tengo ahorrado en ello”.

Esto sí que es pensar en positivo y hacerse cargo de una realidad; cada uno tenemos la nuestra, pero todas coinciden en que cuanto más concretemos nuestros deseos y objetivos, mejor. Comprometernos con nosotros mismos, es la única manera de hacernos cargo de nuestro futuro y, sobre todo, de nuestro presente.

No hay mejor forma de ser improductivo que hacer algo que, realmente, no sirve para mucho.

Por otro lado, es probable que much@s de los  que estáis leyendo este post no sabe cuánto tiempo le cuesta hacer un proyecto de arquitectura. ¿A qué no?

Ojo… que decir que cuesta dos o tres meses no es saber lo que cuesta, realmente, un proyecto. Saberlo es tener una tabla de horas en la que en los últimos años sepas, por ejemplo, que proyectos de unifamiliares de 200 metros cuadrados, te cuestan 200 horas de trabajo. Si somos conscientes de ello, podremos saber en qué gastamos todo nuestro tiempo.

En cualquier caso, lo que necesitamos todos es, primero, tiempo para formarnos en estos terrenos y luego energía y más tiempo para tenerlos bien presentes en nuestro día a día.

Si, por alguna extraña razón, piensas que sabes organizarte bien, cuando casi seguro que has dedicado muy poquito tiempo a ello, sería bueno que te replantees el tema.

Por ejemplo, cuando te vas a cambiar de móvil ¿no inviertes un montón de horas en saber cuál es el que más te conviene? Pues mucho más importante es gestionar bien tu tiempo, a nivel empresarial, y, normalmente, vamos a sentimiento.

3_ ¿SEGURO QUE CONCURSAR ES UN BUEN PLAN?

Está claro que son tiempos complicadísimos laboralmente hablando, y que para nuestro sector lo son aún más. Esto es una realidad, pero otra es que no tenemos músculo a la hora de ser eficientes en esta búsqueda de trabajo; son demasiados años de estar esperando que los clientes lleguen al estudio sin tener que ir a por ellos.

En este sentido, si ves que desde Stepienybarno te podemos ayudar, no dudes en echar un ojo  a nuestra web, AQUÍ.

Así, ante nuestra desidia empresarial, los encargos en épocas pre-crisis llegaban porque había mucho trabajo y cuando hay excedentes no hay que hacer gran esfuerzo para tener trabajo.

El otro foco de los encargos siempre fue, para muchos estudios: los concursos de arquitectura. Si muchas veces estaban dados o cómo era el proceso de los mismos, no es tema de este post; aunque siempre es bueno tener presente estos aspectos.

En cualquier caso, entendemos que los concursos de arquitectura, que aparentemente tanto nos gustan a los arquitectos, son el perfecto ejemplo de un sistema ineficiente, ineficaz y, por lo tanto, inefectivo. Sobre los concursos de arquitectura, finalmente convertidos en auténticas subastas, hemos escrito mucho en este blog (aquí o aquí), pero hoy quisiéramos matizar algún aspecto.

Como bien apuntaba, hace tiempo, Iñaki Alday, en una entrevista para CincoDías.com,

“Los concursos de arquitectura suponen poner a trabajar a profesionales, cuyos trabajos pueden ir al cubo de la basura si uno no resulta vencedor. Es como si pusieras a trabajar a los cinco mejores cocineros de España para que preparen una merluza y una vez presentadas, cogieras una y tiraras el resto. Se debería valorar primero las otras cuatro merluzas y aprovecharlas porque aunque no sean la mejor, son excelentes. Las ideas no son gratis. En los países avanzados, las ideas son lo más caro, lo más valioso (…)”

Hace falta ser ingenuos para aceptar participar en las condiciones que nos propone la administración. Es de traca.

Cien equipos regalando más de cien horas de su tiempo para casi seguro (aunque solo sea por probabilidades) no ganar el concurso. Hacer concursos, en estas condiciones, además de alimentar un sistema que no beneficia a nadie (a la larga, ni siquiera a la administración), es algo totalmente improductivo.

Y para más inri, ni siquiera el que gana la subasta –últimamente se trata de subastas disfrazadas de concursos- tiene mucha más suerte que el resto, porque, casi seguro que, lo hará con una baja de honorarios importante (además de prometer – sabiendo que no cumplicará – que lo hará en tiempo record). A todo ello, se sumará la baja del contratista y la obra tendrá mucho boletos de ser un puro infierno.

Con todo ello, es importante que los arquitectos gastemos nuestra energía y tiempo en algo que nos lleve a encerronas como la de los concursos.

Sea lo que sea lo que hagamos, es mejor pensar en temas de eficiencia, eficacia y efectividad. Si para eso toca desviarse del centro neurálgico de la arquitectura (ver post sobre el tema, aquí), pues mejor hacerlo cuanto antes. Si se puede, ya habrá tiempo de volver a él.

En fin, que como casi tod@s hemos participado en algún concurso y, misteriosamente aun teniendo todo esto muy claro, incluso a nosotros –que despotricamos de manera constante y sistemática de ellos-, a veces, se nos pasa por la cabeza presentarnos a alguno.

En este caso, los volvemos a traer a primer plano  para recordar el peligro que tienen, a no ser que seas especialista en concursos de arquitectura y tengas montada tu infraestructura para poder competir con ciertas garantías en ellos.

En cualquier caso, como hemos visto, en nuestra opinión, no tener mentalidad empresarial, nos hace más ineficientes como colectivo. Si queremos ser productivos, más nos vale comenzar a ponernos las pilas en temas de organización empresarial y ventas (nuevo post sobre el tema en el horno de Stepienybarno).

El que podamos o no dedicarnos a algo que realmente nos llene, depende, en gran parte, de ello.

Y ¿vosotros cómo veis este complicado tema!?

Autores del post: Agnieszka Stepien + Lorenzo Barnó (Stepienybarno)

(1)_ ARQUITECTURA Y NECOGIO.

Por Julen Asua

http://www.stepienybarno.es/blog/2012/06/11/arquitectura-y-necogio/

También te puede interesar:

PRIMER MANDAMIENTO DEL ARQUITECTO PRODUCTIVO: No pensarás que ser bombero es la solución #ArquitectoProductivo

http://www.stepienybarno.es/blog/2016/03/07/primer-mandamiento-del-arquitecto-productivo-no-pensaras-que-ser-bombero-es-la-solucion-arquitectoproductivo/

SEGUNDO MANDAMIENTO DEL ARQUITECTO PRODUCTIVO: No consentirás ser ineficiente #ArquitectoProductivo

http://www.stepienybarno.es/blog/2016/03/14/segundo-mandamiento-del-arquitecto-productivo-no-consentiras-ser-ineficiente-arquitectoproductivo/

TERCER MANDAMIENTO DEL ARQUITECTO PRODUCTIVO: No dejarás de hacer lo que, realmente, tienes que hacer #ArquitectoProductivo

http://www.stepienybarno.es/blog/2016/03/21/tercer-mandamiento-del-arquitecto-productivo-no-dejaras-de-hacer-lo-que-realmente-tienes-que-hacer-arquitectoproductivo/

CUARTO MANDAMIENTO DEL ARQUITECTO PRODUCTIVO: No procrastinarás

http://www.stepienybarno.es/blog/2016/04/05/cuarto-mandamiento-del-arquitecto-productivo-no-procrastinaras-arquitectoproductivo/

Para echar un ojo:

¿SIGUEN TENIENDO SENTIDO LOS CONCURSOS DE ARQUITECTURA?

http://www.stepienybarno.es/blog/2011/07/03/%C2%BFsiguen-teniendo-sentido-los-concursos-de-arquitectura/

¿QUÉ OPINAS DE LOS CONCURSOS DE ARQUITECTURA?

http://www.stepienybarno.es/blog/2012/02/14/%C2%BFque-opinas-de-los-concursos-de-arquitectura/

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

STEPIENYBARNO EN TWITTER _ @stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE, redactores de LA CIUDAD VIVA y directores del blog de FUNDACIÓN ARQUIA.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio