• Curso de Identidad Digital para Arquitectos
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
13 Comentarios

¿CUÁNTO CUESTA UN BUEN PROYECTO DE ARQUITECTURA?

proyecto-stepienybarno

Sobre este espinoso tema se habla mucho, pero nunca está de más volverlo a poner encima de la mesa.

Así que, si quieres darle una vuelta al asunto, no tienes más que seguir leyendo.


Ser arquitecto es vivir en servicio a la sociedad. Todas las personas del mundo están continuamente en contacto con edificios; sin embargo, no parece que la opinión general sobre quienes hacen estos edificios sea muy favorable. Así, en principio, los arquitectos autores de los mismos, no son de interés de la mayoría de la gente. Mucho menos nuestros problemas o batallas. Es más, casi siempre que pasamos a primer plano, lo más probable es que sea para ser vapuleados.

Este hecho, triste pero cierto, debiera ser eje central de actuación de colegios y Consejo, para intentar, poco a poco, lavar la cara a la profesión y que se entienda en su justa medida que somos realmente necesarios y hemos de cobrar en consecuencia.

Como se nos recuerda en el blog de La hora del arquitecto,

“Desde 1922 el Estado tarifaba los honorarios mediante Decretos estatales  que el Arquitecto debía cobrar por su trabajo. Esto sucede hasta el año 1997, en ese momento, el referente de los Honorarios de los Arquitectos era el Real Decreto 2512/1977 de 17 de junio por el que se aprueban las tarifas de Honorarios de los Arquitectos en trabajos de su profesión. (Parcialmente derogado por la Ley 7/1997 de medidas liberalizadoras).”

Sin embargo, la realidad hoy es bien distinta y cada uno ha de sacarse las castañas del fuego, como pude.

A su vez, nosotros, y otras profesiones, como por ejemplo los maestros y profesores, salimos siembre bastante mal parados en temas de pasta. Este hecho desgraciado no ocurre en otras profesiones que son estupendamente valoradas por la ciudadanía y no tienen ningún problema con su tarifa de honorarios. Por poner un ejemplo concreto, si alguien va al dentista asume que no estará más de media hora y que un billete de 50 euros, por lo menos, tendrá que apoquinar por sus servicios. No hay ni anteproyectos ni regateos; vas, te hacen lo que sea, y te vas pagando religiosamente.

Muy por el contrario, a los arquitectos nos ningunean y nos humillan de manera sistemática. Esto ocurre desde que llegó la crisis y cada vez se ha ido haciendo más evidente.

Antes del estallido de la burbuja, se podía cobrar un diez por ciento del PEM por el proyecto y luego, además, la dirección de obra que podía ser un tres por cierto de ese mismo PEM.

Es decir, si estábamos hablando de una casa que podría tener 200 metros cuadrados y el PEM se estimaba en 1.000 euros el metro cuadro, teníamos un Presupuesto de Ejecución Material de 200.000; por lo tanto, y seguimos con números redondos, los honorarios del arquitecto venían a ser de 20.000 euros.

Y alguno dirá  ¡¿20.000 euros por hacer unos dibujos?! No, 20.000 euros por hacer realidad un sueño y, sobre todo, por muchas horas de curro, saber el oficio y asumir una responsabilidad de locos.

Vamos por partes, estos honorarios, en un proyecto bien hecho, daban un beneficio normal para el autor del proyecto, los gastos -tanto si subcontratas parte del proyecto, como si son horas del proyectista o un colaborador del estudio-, son tantos que el margen real de ganancia no era mucho.

A día de hoy, en plena crisis y con todos a una con el lema de navajazos por un chándal, nos encontramos con que quizás te veas muy contento con cobrar un 7% del PEM. Con lo cual, si el proyecto se quiere hacer con la misma calidad que antes, no hay margen de ganancia. A partir de ahí, si se sigue bajando, se acaba cobrando la hora a precio de risa. El caso más vergonzante es cuando se hace el proyecto casi gratis, con la idea de que como no tengo otra cosa, me agarro a un clavo ardiendo; es decir, que se está pagando por trabajar, con la ingenua idea de que en el siguiente encargo me irá mejor.

En este sentido, Ricardo Velasquez, comenta en su blog, no sin parte de razón:

“Creo que el título habla por sí mismo, deberíamos juntarnos para exigir que se pagasen unos honorarios mínimos, sea cual sea el profesional que realice el trabajo, por el tipo de trabajo que se desarrolle. Al final tenemos que pagar unas facturas mínimas que inexorables todos los meses llegan y han de ser abonadas…Y esas sí que no bajan su importe, ni las puedes regatear, ni las puedes evadir (…)”

La realidad es que, somos una profesión sin músculo en temas de marketing y ventas; de hecho, estas palabras siguen produciendo sarpullido en demasiados arquitectos. Hasta hace cuatro días, teníamos prohibido publicitarnos y la abundancia de trabajo y la existencia de unos honorarios mínimos hacían que estuviéramos la mar de relejados.

Sí, ya…que lo que tendría que volver es esa maravillosa tabla de honorarios mínimos; pues, seguramente, sí, pero la realidad es que nunca volverá y hay que capear el temporal con lo que hay. La hay en Alemania y en el resto de la mayoría de países de Europa, los arquitectos están mucho mejor valorados –en todos los sentidos, también en el económico-.

Como nos recuerdan desde el CSCAE, en un estudio comparativo de honorarios profesionales en Europa:

“La situación actual de los honorarios profesional del arquitecto en España ha conducido al Consejo Superior a realizar un estudio comparativo con países europeos cercanos de referencia, como pueden ser Francia o Alemania para  buscar criterios que permitan interpretar la remuneración de nuestro ejercicio profesional en relación a los honorarios, frente a la situación existente.

El objetivo es enmarcar la realidad de los honorarios de los arquitectos españoles en el ámbito europeo para poner de manifiesto una circunstancia de sobre conocida: la baja remuneración que perciben los profesionales de la Arquitectura en nuestro país en relación a la cantidad y la calidad del trabajo que desempeñan y las responsabilidades que adquieren. (…)”

Aun así, esta historia, puede ser todavía peor cuando el PEM con el que haces el porcentaje no es un PEM real o no es el PEM necesario para construir con dignidad. Es decir, te medio obliga el cliente a poner precios más bajos en tu presupuesto, con, por un lado la idea, de que los constructores hoy tiran los precios –como el propio arquitecto- y, por otro lado, al tener menos PEM, se paga menos licencia. Vaya… ¡de locos!

Todo ello, por si fuera poco, lleva a que, por ejemplo, si luego hay un problema en la obra, tu aseguradora te dirá “a ver chaval… que lo que tú has dicho que vale la obra es un 70 % de la realidad”, y, por supuesto, el problema se agrava de manera desproporcionada.

Además, cuando cliente vaya a investigar un poco cuánto se paga al arquitectos, googleará y llegará a multitud de páginas que le están diciendo que con un 5% va que chuta -podéis hacer la prueba-. A modo de ejemplo, rescatamos estas palabras, vistas en uno de estos blogs:

“Los honorarios del arquitecto para la redacción del proyecto básico y de ejecución dependen de la complejidad y superficie de la vivienda, y suelen rondar el 4-6% del presupuesto de ejecución material.”

Porque, no nos olvidemos que, no solo nos pagan por lo que sabemos, o por ser arquitectos y habernos pegado seis años de infarto, ni por las horas –siempre muchas más de las que parecen- que metemos en el proyecto; nos pagan, también, por asumir una responsabilidad que quita el hipo. Esto es una vergüenza; para los que leáis este post y no seáis arquitectos, recordar que todos los trimestres el arquitecto, además de su colegio, su hermandad y tal, paga un fijo (más bien alto, si quieres dormir tranquilo) y luego otra cantidad (dro) por cada obra a su aseguradora.

¿Os imagináis al dentista del principio del post haciendo un seguro por cada diente que te empasta? No, verdad. Tampoco se lo imaginan respondiendo de ese empaste a los 10 años de haberlo hecho.

Pues nosotros, los arquitectos, sí; eso hacemos y si ya era cruel antes de la crisis, cobrando decente, ahora, con la profesión al borde del precipicio, es algo que roza lo sádico. Por si fuera poco, cuando te jubilas, no se soluciona el problema, te retiras y a seguir pagando religiosamente durante diez años, si no quieres tener problemas -tú o tu descendencia en caso de que te vayas en esos años para el otro mundo-.

Pero bueno… vamos terminando. Si cobrando ese diez por ciento de un PEM real, del que hablábamos al principio del post, estamos convencidos de que los servicios de un buen arquitecto, para nada eran caros ¿Qué  nos pasaba que nos costaba tanto explicarlo a la sociedad y que se nos entienda?

Un mal arquitecto, o buen arquitecto con poco tiempo –lo que viene a ser parecido-, no dan garantías de ejecutar un proyecto lo suficientemente bueno para que no de problemas. De hecho, pagar pocos honorarios al arquitecto, será el mejor garante de problemas en la obra. Y la obra es muy compleja, aun cuando todo va bien; así que, mejor sería no tentar la suerte. Si lo barato suele ser caro en este caso, mucho más.

Vaya… que este post puede parecer una pataleta, pero creemos que es mucho más que eso. Hoy más que nunca, necesitamos medidas urgentes; primero, para que se entienda nuestro trabajo y, en consecuencia, lo que cobramos por él por la sociedad, y, segundo, porque directamente nos lo debemos a nosotros mismos.

La arquitectura es una disciplina demasiado importante como para dejarla de mano del mercado. Sin arquitectura, arquitectura de la buena, sin buenos proyectos, todos perdemos; los arquitectos mucho, pero mucho más la sociedad.

Autores del texto: Agnieszka Stepien + Lorenzo Barnó.

Taza “Desayunos de Arquitecto”

 

Post relacionados:

LOS HONORARIOS DEL ARQUITECTO

http://www.stepienybarno.es/blog/2010/10/04/los-honorarios-del-arquitecto/

HONORARIOS MÍNIMOS PARA ARQUITECTOS

http://www.hagoloquehago.com/2013/05/honorarios-minimos-para-arquitectos.html?spref=tw

CÓMO CALCULAR HONORARIOS DE SERVICIOS PROFESIONALES

http://www.enriquealario.com/como-calcular-honorarios-de-servicios-profesionales/?utm_source=Suscriptores+del+Blog&utm_campaign=5a516e7eb2-RSS_EMAIL_CAMPAIGN&utm_medium=email&utm_term=0_cace79f1c2-5a516e7eb2-57734381

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

STEPIENYBARNO EN TWITTER _ @stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE, redactores de LA CIUDAD VIVA y directores del blog de FUNDACIÓN ARQUIA.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

Etiquetado como:
ARTÍCULOS RELACIONADOS
13 COMENTARIOS
  1. StepienyBarno

    Como bien dices Myriam, es un tema complejo y tu inseguridad es lo más normal del mundo.
    Nosotros llevamos unos años en esto y las dudas siguen estando ahí.
    Ojala el tema vaya mejorando.

  2. MYRIAM

    Hola. Toda la razón, buen post, pero sin esperanza.. soy joven arquitecta e hija de esta crisis y no me apetece resignarme a que mi vida profesional vaya a ser siempre así… peleando por cobrar dignamente a cambio de trabajar. Y resulta que siempre hay alguien que “va más barato”…
    Nunca he pretendido hacerme rica trabajando, solo quiero ganarme la vida haciendo lo que me gusta pero a veces me planteo si merece la pena tanta responsabilidad, el poco beneficio y casi dando las gracias…
    Total, perdonad mi ingenuidad de antemano, pero no sería posible que el colectivo de arquitectos pusiera una solución a esto por el bien común? Ya se que no puede volver a existir un Baremo pero entiendo que una tabla de “honorarios Mínimos” no obligatoria pero recomendada por algún tipo de Asociación de arquitectos, sí se podría hacer no? Sería un tema más etico que otra cosa el cumplirla pero a la larga nos beneficiaría a todos decirle al cliente “Te estoy cobrando los honorarios mínimos que establece la Asociación de Arquitectos X”. Y al cliente también le daría seguridad. Decidiría el arquitecto por la calidad de su trabajo y no por su precio. Yo, particularmente me haría de esa asociación y no tendría problema en cobrar sus mínimos. Por supuesto, hablo siempre de mínimos, si luego hay quien quiere cobrar más, perfecto.
    No sé si es una locura esto que planteo o es ilegal… entiendo que un ente puede proponer algo y la gente puede o no hacer caso. Propongo esto porque parece ser que los Colegios tienen las manos atadas…
    Y nada más, buena arquitectura para todos, incluso para los que no la valoran.

  3. Mik

    Gracias por el post, es una realidad tan cruda como nauseabunda.

    “Sueños”… en fin, a la última persona que le escuché esto, bien podría afirmar que desconocía el poder de la gravedad o la naturaleza de las cosas.

    Cobrar menos de 10% del PEM de la obra por la misión completa (importe mucho menor que el de gasto final de la inversión) roza el límite; irse al 5% es una mezcla de gilipollas, arrastrados e indignos. Y no hay excusas.

    Esta profesión bien ejercida lleva mucho tiempo, pericia y quebraderos de cabeza. También buenos momentos, los menos. Un cliente puede ponerse en tu contra por la mayor tontería del mundo. Ya se sabe: el constructor acaba siendo su dios y el arquitecto el rompebolas de turno. Lo curioso de todo es que para ser arquitecto hay que pasar por la universidad y un largo y duro PFC; y para ser constructor solo disponer de DNI.

    Yo lo tengo cada vez más claro: promotor, constructor y arquitecto. Todo en uno y llave en mano. Y con la honestidad y profesionalidad por bandera. Y los encargos que vengan además, bienvenidos sean. Pero pudiendo rechazar, a lo Zumthor. Hoy en día depender del mercado es mal vivir en la UVI económica y, por tanto, sin libertad.

  4. Lola

    Hola,
    muy buen post. Muchas gracias por las informaciones. Tenia una pregunta, proyectos llevados a cabo en Cuba, resultarian muy caros? Hablando de una casa de 200m2??
    Gracias!

  5. Joaquin

    Creo que el problema es otro. No es si es digno o no el “sueldo” de un arquitecto (profesion liberal donde las haya en el que la oferta y demanda de su trabajo tiene mucho que ver en el problema), mas bien en como lo percibe el pagador, el cliente. Es en este punto donde el ciudadano de a pie como trabajador no se ve reflejado en ese arquitecto de entre 40 y 50 años con gran despacho de superdiseño, cochazo de lujo con plaza de garaje, piso en el centro, chalet en la sierra y casa en la playa. Hablo de hace 20 o 30 años, cuando las escuelas de arquitectura eran tres (Madrid, Valencia, Navarra, Barcelona…) y el mercado se lo repartian cuatro gatos. Habia pasta de sobra para todos. Y asi vivian. Hoy la cosa ha cambiado y hay muchos mas arqutectos que obras, con lo que la competencia hace su aparicion, feroz si se quiere, pero necesaria e inevitable.
    Es una opinion…

  6. B2V Arquitectura

    Buenas tardes.

    Suscribo completamente tanto vuestro post como los comentarios añadidos, especialmente el del Sr.Carlos, ya que tenemos prácticamente la misma casuística. Es más, llegamos a la conclusión de qué cuanto mayor es el encargo más se reduce nuestro porcentaje de honorarios, y por supuesto, se eleva exponencialmente la cantidad de problemas.

    Nosotros, además de gritar por los rincones, reflejamos esta situación con un poco de HUMOR (todavía sin IVA :))

    CLIENTE INTERESTELAR: https://www.youtube.com/watch?v=TUjZKkrh_mU

    Saludos y suerte!.

  7. Juan Antonio Ortiz

    Magnífico post. Suscribo todo lo que decís y llevo años argumentando de la misma manera.
    Añadiría la tomadura de pelo que, incluso antes de la crisis, venían suponiendo los concursos “administrativos” entre arquitectos en los que sin pagar a nadie se reunían a veces más de 100 soluciones a nivel superior de proyecto básico, con maquetas, renders, etc. Después, tener la mejor solución no garantiza nada, porque más de la mitad de los puntos van a la propuesta económica (además con fórmulas lineales que priman al más bajo y penalizan al más caro). Así, el coste global para los arquitectos que participan en un concurso puede suponer hasta 10 veces o más del importe de honorarios que está en juego, que además de calcularse a la baja para la licitación, se termina adjudicando con bajas del 30 o del 40 %.
    No cabe duda de que, como encima nos va la marcha, somos nuestros principales enemigos y transigimos con todo.

  8. Jaime

    Tras más de 10 años de profesión me doy cuenta que una obra lleva mucho trabajo de dirección de obra aún con un muy buen proyecto Todo ello se debe valorar.
    El problema reside en que un buen número de compañeros han dejado de lado el buen hacer.
    Sé de casos, y no pocos, en el que los arquitectos no conocían ni hablaban con los clientes, y por supuesto no pisaban las obras.
    Hagamos valer nuestro trabajo realizándolo con profesionalidad.

  9. Carlos

    Es el gran problema del sector; los honorarios. Pienso que con unos honorarios más dignos habría más trabajo para todos… Me explico: Mi despacho tiene que facturar en torno a 60.000 € + IVA para generar 2,5 sueldos dignos.. (somos dos compañeros a full time y otro que lo compatibiliza con otro trabajo) Para ese objetivo ahora necesitamos unos 35 encargos (desde proyectos de nueva planta a certificados energéticos)… Con una regulación de honorarios dignos seguro que nos harían falta menos de la mitad… Nos ‘sobrarían’ 17-18 encargos que irían a otros compañeros, podríamos atender mejor a nuestros clientes por una mera cuestión de tiempo disponible, ofreceríamos un producto mejor elaborado… Sinceramente, no creo que sean tópicos, son mis sensaciones después de 11 años y medio trabajando.

  10. Jesús Abril

    Me parece bien que se divulgue esta cuestión. Sigue habiendo una leyenda urbana sobre el dinero que ganan o ganaban los arquitectos. Pero este es un post dirigido a arquitectos para explicarles en un tono coloquial lo que saben. Por eso estoy de acuerdo y no.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio