• ASEMAS
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
9 Comentarios

¿CUÁL ES TU OPINIÓN SOBRE LAS REVISTAS DE ARQUITECTURA?

REVSITAS  de arquitectura _  stepienybarno _  350    copia

Llegó el lunes y con él una nueva pregunta desde nuestro grupo de debate de Facebook. Esta vez, nos centramos en las revistas de arquitectura y para ello rompemos el hilo con nuestros buenos y generosos amigos: Miguel Villegas, Alfonso Mollinedo, Paco Casas y Beatriz Villanueva.

Una vez más, agradecerles su esfuerzo y, ya de paso, animaros a tod@s a dejarnos vuestra opinión sobre el tema en cuestión.

¿CUÁL ES TU OPINIÓN SOBRE LAS REVISTAS DE ARQUITECTURA?

RESPUESTA 1 _ Autor: Miguel Villegas _ Arquitextonica (1)

Antes de empezar tengo que pedir perdón por la aparente enorme prepotencia y la personalización de lo que voy a relatar a continuación, está basado en hechos reales y aunque parezca que no, refleja mi opinión sobre las revistas de arquitectura.

Hace más de nueve años (11 diciembre 2002, 2:40 am) publicamos una frase:
“We can already put any content we want, real time.”
Más de nueve años. Y todavía seguimos preguntándonos si lo digital, si la Red, cambiará el mundo de las publicaciones digitales de arquitectura.
Mi PFC está en la red desde el día de su presentación, en 2003. Hoy, el aprovechamiento de esta posibilidad sigue tremendamente infrautilizado por los estudiantes de arquitectura. Creo que en la E.T.S.A.  de Sevilla hay casi, o más, de 4000 alumnos. No sé el porcentaje de ellos que utilizan la red para comunicar su trabajo, pero me temo que es muy escaso.
¿Y nos seguimos preguntando si la red cambiará la publicación de arquitectura?
Un reconocido editor de una de las principales publicaciones, en papel, de arquitectura de nuestro país fue capaz de reconocer (creo que incluso con orgullo), hace poco en una editorial de su revista, que él era un desconocedor, y no me atrevo a usar otra palabra más grave, de las tecnologías de la comunicación, de lo digital.
Mucho antes, allá por el principio del siglo XXI, cuando todavía éramos estudiantes, una revista, quizás la misma de antes o quizás otra, se puso en contacto con nosotros para pedirnos un artículo sobre el trabajo de NOX Architecten.
Creo que habían llegado a nosotros a través de un artículo (me niego a usar la palabra post) que publicamos sobre un proyecto suyo en el que incluíamos fotos que el mismo estudio nos había cedido.
Creo que cuando se enteraron de que éramos estudiantes, perdieron el interés.
Creo que ya podemos pasar a preguntarnos ¿por qué lo digital no ha cambiado todavía el mundo de la publicación de arquitectura?
M.

RESPUESTA 2 _ Autor: Alfonso Mollinedo (2)

Estamos en la era de la comunicación donde la adecuada  difusión de la arquitectura es  necesaria y beneficiosa, pero existen excesos de información sesgada que desorientan y desvirtúan, así como obsesiones generadas por  “esta encerrona de la modernidad” como decía R. Piano,  aunque sin desmerecer los avances tecnológicos y científicos.

¿Para qué queremos las revistas de arquitectura? para almacenarlas en un estantería, para dejar de pensar, para ver sólo lo estético, para el autobombo mediático, para imitar, para ser más prestigioso… ¡¡publicar como único objetivo¡¡…. ó las queremos para contrastar, compartir, investigar, analizar, razonar, aprender, para generar cierto grado de libertad_amplitud intelectual, para enseñar_educar. Luis Mª Santa-María escribió “Convertir la formación del arquitecto en un inicio constante.”

Creo que no deben servir para la socialización de una imagen sino para poner en valor la responsabilidad objetiva de lo que enseñan. Mies decía “… es cierto que la arquitectura depende de hechos, pero su verdadero camino está en el reino del significado…”

¿Nos ayudan a dejar de pensar y razonar para quedarnos en lo estético, en lo formal?

Echo de menos el proceso deductivo, el de las dudas, el de los fallos, el de las equivocaciones, el de cómo una solución constructiva y/o tecnológica te hace volver a plantear, el de cómo y cuándo  la obra te ofrece su pensamiento, lo que yo llamo la “arquitectura lenta”.

Aunque, no todas las revistas son adecuadas para un fin concreto, es positivo que se publiquen obras_textos_reflexiones y es enriquecedor aprender de los demás, es bueno mostrar; pero, me preocupa el elitismo, el exceso de influencia, de originalidad o el objetivo final.

Las revistas de arquitectura en sí pueden ser prácticas, el manejo de ellas depende de la delicadeza y criterios con las que se analicen.

RESPUESTA 3 _ Autor: Paco Casas y Beatriz Villanueva/ Brijuni (3)

Hace tiempo que no compramos ninguna de las revistas de arquitectura que comprábamos cuando éramos estudiantes. Algún día las ojeamos en la biblioteca por curiosidad y con bastante desapego. Desde que conocemos los procesos de muchas de ellas, simplemente no nos interesan. Reconocemos el valor que tuvieron para nuestra formación pero ya no nos sirven y por desgracia -para ellas- jamás pasarán a tener el valor histórico de revistas como The Architectural Review, Domus, L’Architecture d’aujourd’hui o Casabella, por citar algunas, que sirven como material de investigación actualmente en innumerables tesis.

Sabemos el valor de algunas de las entrevistas de El Croquis y lo mucho que su dirección se esfuerza en seguir siendo los primeros en traer a una portada y una monografía a un arquitecto interesante. También vimos mientras lo leíamos cómo un porcentaje altísimo de las notas a pié de página de Nueva consistencia hacen referencia a esas entrevistas.

En otras revistas, que ya no compramos, no estamos dispuestos a seguir leyendo textos y refritos y memorias encajadas y recortadas como acompañamiento de unas imágenes que ya hemos visto antes en Plataforma Arquitectura, Archdaily o las webs de los fotógrafos que han elaborado esas preciosas imágenes.

No nos gusta la cansina maquetación de algunas ni sus títulos ingeniosos ni que sus responsables no publiquen los proyectos que antes alguna web espabilada (¿o ladrona?) ha publicado previamente.

En cambio, nos gustan mucho las revistas anglófonas (Frame, Icon, Monocle, Conditions, Monu,…) que se venden a precio de oro como delicatessen. Tampoco las compramos, porque no nos las podemos permitir, pero sí que intentamos leerlas y nos interesan mucho más. Sus contenidos puede que sean igualmente frívolos algunas veces pero respiran otro aire mucho más democrático y están repletas de entrevistas y hasta de opinión sobre temas que superan lo meramente arquitectónico.

La arquitectura de papel (española -sic-) sencillamente, ha muerto. Viva la arquitectura!

(1) Arquitecto, investigador universitario, tecnófilo y crítico hasta hartar. 50% de arquitextonica.net, anuda.me y arquiapple.com.

(2) ¿Tres renglones sobre mi? ¡no sé¡ estoy siempre aprendiendo, observando e intentando intuirme …… estudié en Sevilla, obtuve 2ºpremio  D y C del PFC en 1993, soy Master en sostenibilidad y eficiencia energética. Y si queréis saber algo más de mi, el CV está el enlace de linkedin de mi PG-Web. He ganado concursos, he construido y sigo soñando y trabajando. Soy un constructor de ideas de lo que denomino como  arquitectura pensada.

(3) bRijUNi arquitectos. Estudio de crisis arquitectónica y especulación literaria formado por Beatriz Villanueva Cajide (Arquitecto -ETSAM-, Máster en Gestión de Espacios Virtuales -Fundación Camuñas- y Máster en Proyectos Arquitectónicos Avanzados -ETSAM-) y Francisco Javier Casas Cobo (Arquitecto -ETSAM-y Máster en Análisis, Teoría e Historia de la Arquitectura -ETSAM-).

* Las preguntas de las próximas semanas, las podéis encontrar en el grupo de Facebook: DEBATE Y REFLEXIÓN ARQUITECTONICA.

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

Autores de la entrada: Stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN TWITTER

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
9 COMENTARIOS
  1. Cristina García-Rosales

    Interesante debate al que como casi siempre, llego tarde. ¿Revistas sí o revistas no? Las revistas cumplen y -sobre todo- han cumplido una función antes de la era digital. Arquitectos de mi generación tenemos en nuestros estudios ejemplares de “Nueva Forma”, de las revistas del “Gatepac” y otras, que comprábamos en el Rastro madrileño, por aquello de aprender y/o coleccionar. Luego vino El Croquis, Arquitectura Viva, las de los Colegios, Quaderns, tantas extranjeras, tantas imágenes que descubrir, tanto que necesitar compartir en esos momentos de soledad ante el papel o el monitor, cuando toda la vida, toda, estaba por descubrir. Con las redes, los blogs, los portales de arquitectura, existe más reflexión. No es tanto la imagen, como lo que el texto expresa por detrás… Más leer, pero también más elegir con lo que uno se identifica. Formamos redes de sinergias colectivas, explicitas o no. Por lo tanto, si estas redes, que además son participativas y horizontales, son capaces de ir transformando a la sociedad (arquitectónica) tacita a tacita ante una nueva manera de comprender el espacio de forma colectiva, sin olvidar a nuestras amigas la belleza, la utilidad y la buena construcción, pues ¡bienvenidas sean! Gracias de nuevo y un fuerte abrazo!

  2. Daniel – CCAD

    Pues al hilo de lo que dice Miguel, como no podía ser de otra manera, entro al trapo.
    Cuando leí la pregunta y vuestras respuestas iniciales, mi sorpresa fue que percibí que hay quien distingue entre “revista de papel” y “otras cosas, llamémoslas digitales”.
    Yo creo que la revista es un concepto, un modo de presentar la información, con unos códigos, que se lee con un ritmo definido. Pero me da igual leerla en papel que en el iPad: son, en esencia, la misma cosa. Vale que la experiencia romántica del papel, el olor, bla bla bla, también entran en juego, pero lo esencial no cambia. Si leéis las publicaciones digitales de Engawa, de Accésit, etc… o la aplaudida app de ELAP con la que leer revistas como Pasajes en nuestros terminales…
    Yo leo libros igual en papel que en el iPad, insisto en que son exactamente la misma cosa (al menos para mí).
    Otra cosa es que se haga un uso/consumo/abuso de las revistas como simples catálogos fotográficos.
    Sin embargo, la mayoría no son sólo eso, sino que van acompañadas de mucho texto que, oh vaya, hay que sentarse a leer con calma, y releer para comprender bien (subrayar, comentar con un amigo…). Para comprender bien no sólo el texto, sino las imágenes que lo ilustran.

    Otra cosa es que apliquemos los avances tecnológicos a la revista. Espero que poco a poco aparezcan publicaciones realmente interactivas, en las que poder ver un vídeo con una explicación del arquitecto en el propio edificio, con planos sobre los que poder hacer zoom para ver hasta el detalle constructivo (usemos aplicaciones BIM de una vez), con aplicaciones de realidad aumentada que nos permitan una visita al edificio y conocer detalles que a simple vista no veamos….Y ojo, estos artículos pueden ser de autobombo o de la crítica más feroz y descarnada.
    Yo ya veo un filón…

  3. Kikeconk

    Al menos yo ni pretendo ni me creo que nadie deba centralizar “lo digital”, pero en otros sectores han ido apareciendo aglutinadores que ayudan a encontrar lo que se busca, por ejemplo en política uno puede seguir a Nacho Escolar y a través de sus artículos, referencias y tuits hacerse una idea de lo que opinan un sector de sociedad sobre un tema, y desde ahí profundizar en uno u otro aspecto. Porque resultaría imposible leer todo lo que se escribe. En Arquitectura se van formando esos perfiles, este puede ser uno, sin que nadie quite la posibilidad de seguir otros más minoritarios.

    Y sobre la pregunta que haces, no creo que la analogía con el visado digital sea adecuada, leer una revista no es burocracia, yo hago las operaciones bancarias desde casa, pero el vermú me gusta tomarlo en el bar.
    Son usos, costumbres, quizás mis hijos no tengan ni un libro en papel cuando lleguen a mi edad pero yo que he vivido con ello. Me resulta cómodo, y es compatible con otros formatos en otros momentos.
    Leer en formatos digitales aporta mucho al poder consultar otra fuente con inmediatez, posiblemente sea más eficaz, pero quienes hemos vivido el papel no siempre tenemos esas fuentes siempre identificadas y nos puede llevar a distracciones.

    No creo que vaya más allá de una costumbre, que probablemente irá cambiando, estoy seguro de que cuando un tablet entre en casa cambiaré muchos hábitos.

  4. Miguel Villegas

    KikeconK: Lo digital ES disperso. Tratar de centralizarlo es un error analógico.

    A ver si reformulando el tema consigo abrir el debate, que me parece que poco se ha generado.

    Si hemos evolucionado al visado digital ¿por qué seguimos consumiendo revistas en papel?

  5. LetraLoggia

    Hola, hace mucho que no intervenimos desde Letraloggia, así que en primer lugar, un saludo.

    Y en segundo lugar, sobre este tema, yo rompería una lanza por integrar la revista de arquitectura al uso hasta hoy en una especie de plataforma en la que aglutinar diferentes lenguajes o experiencias técnicas/culturales.

    Si hay algo que a los arquitectos nos ha perjudicado – yo lo entiendo así-, es una especie de endogamia que, pervirtiendo aquel mantra de “la autonomía de la disciplina”, nos ha alejado de una sociedad abierta al aprendizaje, a la instrucción y a la cultura, dejando que la experiencia arquitectónica moderna apareciese lejos del alcance del público medio.

    Es decir, la Arquitectura ha sido en las revistas especializadas una auténtica jaula de oro para iniciados. No sé hasta qué punto puede achacársele el mismo mal a otras publicaciones dedicadas al arte plástico, a la creación literaria o a musical, pero entiendo que existe una sociedad necesitada de expertos que expliquen las cosas a quienes no lo son.

    Creo que eso sigue siendo inexistente, y es especialmente sangrante en el caso de la arquitectura española por ser ésta los últimos años, una ahijada totalmente mimada por los poderes públicos, que deberían haberse preocupado por asegurar un retorno a esa misma sociedad del caudal intelectual que supone una producción arquitectónica de calidad.

    Es verdad que a los estudiantes y a los profesionales, nos han servido las revistas como inspiración y como asidero con los ideales de una práctica arquitectónica, que muchas -demasiadas- veces, ha tenido más que ver con algo más propio de una industria mal gestionada, cortoplacista y destajista que con un trabajo tan especializado como éste. Pero, al contrario, entender también las revistas como una especie de cénit profesional nos llevaría aún a un mayor engaño.

    Hoy, entiendo que deberíamos intentar salvaguardar -si ese es el término- los réditos de una producción arquitectónica de gran calidad (hablo de la gran arquitectura del XX español, pero ¿por qué quedarnos ahí?), mediante el acercamiento al gran público de ésta. Un acercamiento mucho más profundo que el que se ha intentado, que aunque ha contado con iniciativas loables -estoy pensando en “Elogio de la Luz”, por ejemplo-, creo que podrían aún situar a la Arquitectura como algo a consumir culturalmente. Sin duda.

    Ahí creo que existe un nicho a explorar. Es además un momento en el que la Arquitectura, como bien cultural, necesita ir de la mano de otras experiencias o lenguajes, para aglutinar esfuerzos y reivindicar el espacio de lo cultural con más fuerza, que es el que nos queda, a mi juicio, por explotar, en estos días.

    Saludos y gracias por seguir en la labor de crítica y auténtico think-tank…y ánimos para todos…

  6. Kikeconk

    Una curiosidad sobre el tema es que los Arquitectos no diferenciamos entre libros y revistas, exceptuando esos manuales que nombramos por un apellido (el Calavera, el Neufert, el Ching,…) llamamos “revista” a Arquitectura Viva o Pasajes pero también a un Croquis que pesa diecisiete kilos y resume toda la obra de Álvaro Siza. Llamamos revista a casi todo nuestros documentos de consulta.

    Daniel ha dicho una obviedad, pero se oye tan poco que es muy de agradecer. En mi caso durante toda la carrera tras leer el programa el siguiente paso era repasar todas mi revistas, unas cuantas, comprar al menos una y pasar unas horas en la biblioteca. No sé si es la mejor forma de trabajar, pero es la que he aprendido, me sirve para centrarme y ver el trabajo de otros compañeros nos ayuda, analizarlos y criticarlos nos permite hallar aciertos y no repetir errores. Las revistas ahorran trabajo, ahorran tiempo.

    Ahora bien, ¿son buenas las que hay?, ¿lo son las más conocidas?, yo echo en falta planos y detalles constructivos, y la escala, qué les costaría poner los planos a escala. Pero lo que no comparto es esa crítica a las fotografías que leo a veces, hay fantásticos fotógrafos de Arquitectura y joder, menos mal que las fotos que se publican son buenas. Ya sé que las críticas no son a los fotógrafos, pero a veces lo parece.

    Por último hablo sobre lo primero, sobre lo que escribe Miguel. Hace casi tres años comencé a interesarme profesionalmente por las redes sociales y claro, uno de los campos que miré fue la Arquitectura. En este tiempo el panorama ha cambiado muchísimo, hay montones de publicaciones digitales, de personas que llamamos artículos a los artículos publicados en un blog, quizás actualmente haya cierta dispersión pero cada vez más gente publica sus proyectos para que podamos aprender de ellos.
    En particular yo llevo desde hace año y medio una web dedicada a los Fines de Carrera, buscaré el tuyo para difundirlo :-D, y en los últimos meses he visto otras dos iniciativas en la misma línea.

    Lo digital en la Arquitectura ha tardado en arrancar, pero creo que está en marcha, quizás disperso, pero en marcha.

  7. Joana Covelo

    A pesar de no haber sentido nunca una especial atracción por ellas, entiendo que muchos de mis compañeros las utilicen como herramientas para proyectar. Creo que han funcionado, sobre todo en los primeros años de carrera, como escaparates de la actualidad, frente a unas escuelas en las que tienen que pasar unos cuantos cursos para que alguien vaya más allá del movimiento moderno.
    Estoy totalmente de acuerdo con Alfonso Mollinedo ‘Las revistas de arquitectura en sí pueden ser prácticas, el manejo de ellas depende de la delicadeza y criterios con las que se analicen’. Bastaría quizás, con algún pequeño ‘consejo de utilización’ en una clase de Proyectos 1.
    Y si realmente las revistas han funcionado como escaparates de la actualidad, y la actualidad de la arquitectura (en fase de superación) ha ido estrechamente relacionada con la imagen… ¿para qué plantas, secciones, y profundas reflexiones? Y no ha pasado sólo en revistas, todos conocemos editoriales que se han hartado a sacar publicaciones llenas de fotografías a precios muy asequibles.

    No me he gastado un duro en revistas, ni en 1º ni en 5º. He sido más de ‘escritos, conversaciones, conferencias’ pero claro, así me ha ido, jamás he ganado ningún concurso 😉

  8. Daniel – CCAD

    Cada día estoy más convencido de que el problema no es el soporte, sino el usuario.
    Las revistas deberían intepretarse sólo en clave de herramienta de trabajo, incluso cuando la intención original de la publicación (o del protagonista) sea puramente hedonista, el usuario debe hacer buen uso de ella. Mucho más un alumno, pero claro: hay que ser enseñado.
    Lo mismo ocurre con internet (blogs, redes, etc). Con más precaución, si cabe, dada la diferencia de velocidad de consumo.
    Cada vez más me gusta ver revistas que me prestan compañeros, marcadas, con post-its, con subrayados, con flechas en las plantas y secciones. Incluso de la foto más puramente visual, un ojo entrenado puede aprender, tras un análisis meticuloso.

  9. Enrique Ferreras

    “Lejos de ser algo puntal, son varias las revistas, en las cuales ni siquiera aparecen plantas o secciones [documentos básicos, desde mi punto de vista, para generar y contar un proyecto].
    Es decir, engañan al espectador en espectaculares renders y hermosas fotografías (en ocasiones retocadas), escondiendo documentos fundamentales de proyecto, muchas veces debido a que su calidad es ínfima.”
    Este comentario es un fragmento de un post sobre esta temática, que escribimos hace tiempo en nuestro humilde blog. Si queréis pasaros y echar un vistazo:

    Pornografía arquitectónica y otras perversiones__[Part. I] (Trata sobre la influencia de la gráfica en los proyectos y concursos de artquitectura) http://pasaegta.blogspot.com/2011/12/pornografia-arquitectonica-y-otras.html

    Pornografía arquitectónica y otras perversiones__[Part. II] (Trata sobre los excesos visuales y la prensa arquitectónica)
    http://pasaegta.blogspot.com/2011/12/pornografia-arquitectonica-y-otras_17.html

    Un saludo.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio