• ASEMAS
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
15 Comentarios

¿SE TE OCURRE ALGUNA MEDIDA PARA PALIAR LA PRECARIEDAD LABORAL QUE ASOLA AL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

precariedad laboral ARQUITECTO_ eva chacón _ amaya gonzález _stepienybarno    350

Como cada semana, volvemos con una nueva pregunta sobre nuestro mundillo arquitectónico. Y como bien sabéis, más que soltar la chapa sobre lo que nosotros pensamos, nos interesa ser sede digital del debate y la reflexión. Así que, para ayudarnos  a conseguirlo, esta semana son nuestras buenas amigas, Amaya Gónzalez y Eva Chacón, quienes se han animado a romper el fuego contestando a esta compleja pregunta.

Desde aquí, nuevamente, nuestro agradecimiento para estas dos valientes y ahora sois vosotr@s quienes tenéis la palabra ¡ya nos contareis!!

¿SE TE OCURRE ALGUNA MEDIDA PARA PALIAR LA PRECARIEDAD LABORAL QUE ASOLA AL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

RESPUESTA 1 _ Autora: Eva Chacón (1)

Mi forma de asumir la situación actual de precariedad laboral en el mundo de la arquitectura parte de una actitud optimista compartida con muchos: veo la crisis como oportunidad.

Oportunidad para que el colectivo de arquitectos a escala nacional se una en el propósito común no sólo de protegernos cual especie en extinción, sino de generar una verdadera unión interna, una estructura capaz en la que todos nos sintamos representados. La diversificación generada con agrupaciones como Adobe, el Sindicato de Arquitectos o ASEJA es consecuencia de la falta de representación del CSAE hacia una parte de la profesión.

Una medida podría ser integrar localmente las diferentes sedes en la estructura ya creada por los COA, buscando generar sinergia entre las capacidades, funciones y aspiraciones de cada una de ellas. Las vías de financiación podrían abrirse al ámbito cultural, generando una oferta en abierto a la ciudad de cursos, proyecciones, conferencias, visitas guiadas… Una referencia cercana es la Maison de l’Architecture (Casa de la Arquitectura) en Francia, que en cada una de sus sedes integra la Ordre des Architectes (equivalente a los COA) junto con otra serie de asociaciones que varían de una sede a otra.

Oportunidad para conectarnos con la sociedad de la que formamos parte. Es importante divulgar los trabajos que realizamos entre nosotros mismos, es estimulante, nos permite estar al día, amplía nuestro conocimiento… y además lo sabemos hacer muy bien. Pero más importante aún si cabe sería aprender a volver a ser necesarios en esta etapa post ladrillazo, en la que el territorio parece estar tan saturado de construcciones que sólo queda dedicarse a filosofar. Hay muchísimo por hacer, y lo sabemos. Muchos pasan a la acción directa, movilizan a los vecinos de un barrio, los informan, les proponen soluciones… les hacen soñar con un barrio mejor, les ayudan a llevar la propuesta a instituciones y medios de comunicación… les ‘empoderan’. Son acciones heróicas pero desgraciadamente todavía demasiado puntuales.

Una medida podría ser generar estructuras que nos permitieran tanto acercarnos a la sociedad como ofrecer a la gente de a pie, con sus necesidades reales y precisas, una lugar de referencia (físico o digital) al que acudir para consultar, denunciar y solicitar ayuda en temas que afectan a su entorno arquitectónico. Una asociación de acción local que pudiera sincronizar el trabajo que diferentes colectivos desarrollan. Estar asociados favorecería la credibilidad ante ciudadanos e instituciones, y permitiría sistematizar las gestiones administrativas. Por su naturaleza, está claro que debería tener participación pública, habría que estudiar la fórmula para integrar algo así en nuestro sistema. Pienso en estructuras como los arquitectos de barrio en Méjico, que trabajan de una forma fuertemente localizada, o en el modo interdisciplinar de trabajar de los institutos de asistencia técnica en Uruguay en asociación con las cooperativas de vivienda… pero sólo son dos ejemplos de muchísimos.

Y es una oportunidad para otras muchas cosas, como la revisión de los planes de estudios en escuelas y programas de postgrado o la diversificación profesional…que seguro surgirán en este debate…

RESPUESTA 2 _ Autora: Amaya González (2)

Al hablar de precariedad laboral, lo primero que me viene a la cabeza son los numerosos casos de arquitectos que, con tal de ganarse un hueco en este competitivo mundo, han trabajado en unas condiciones lamentables (económicamente hablando), por no hablar de la cantidad ingente de arquitectos trabajando como “falsos autónomos” por una birria de salario. A todo esto, además, añadir  las bajadas temerarias de honorarios que nos han arrebatado proyectos a doquier. Y esto pasa ahora, pero también en los años de bonanza. El primer paso para paliar la precariedad laboral es precisamente ese, no rebajar nuestra cualificación ante condiciones económicas deplorables. Y esto ha pasado porque se ha abusado de nuestra vocación de arquitectos. En mi caso, al menos, siempre pensé que mi vocación no debía ser lo suficientemente fuerte como para admitir salarios  ínfimos. Valoremos nuestra formación y a nosotros mismos.

En otro orden de cosas, en una anterior entrada de estos post de debate y reflexión arquitectónica, se planteó la opción de diversificar aún más la deriva profesional de los arquitectos, desde los propios curriculums educativos de las escuelas. No todos podemos ser arquitectos especialistas en edificación o urbanismo. Las cuentas, evidentemente, no salen. Nuevos caminos curriculares permitirán una mayor diversificación laboral de la ingente cantidad de arquitectos que salen cada día de nuestras, cada vez más, escuelas de arquitectura.

Lo que, realmente, considero interesante de nuestra profesión es la variabilidad de caminos que se pueden abrir gracias a nuestra formación técnica y artística, y a poco que lleves unos años trabajando como arquitecto, seguramente también de gestión con la administración. Apoyémonos en nuestros vastos y variados conocimientos y aventurémonos a ser propositivos y valientes. Y para ello, y dado el carácter proactivo de estos textos, os propongo un debate de nuevos mercados por explorar, donde el perfil de nuestra formación sea un valor en alza, y donde, no nos olvidemos de ello, se considere y valore nuestro trabajo (tanto a nivel profesional como económico).

Propongo varios, que son en los que más creo, y donde estoy volcando mis esfuerzos, además de los poquitos proyectos de “arquitectura edificatoria” que sigo desarrollando: divulgación y difusión de la arquitectura a otros ámbitos de la sociedad, talleres de arquitectura infantiles, organización de eventos con temática arquitectónica (exposiciones, congresos, charlas, etc).

Otras vías que no desarrollo, pero que me parecen perfectamente abordables con nuestra formación, es la dedicación a la investigación (a través de convenios con empresas privadas, o bien con becas), docencia en escuelas de educación secundaria, universidades o academias privadas, trabajo en la administración (arquitectos municipales), diseñadores gráficos, diseñadores de muebles, proyectos de regeneración social y urbana, etc.

La variabilidad es muy grande. Sería interesantísimo dejar abierto este texto a los nuevos caminos profesionales que propongáis. Si os ponéis manos a la obra en alguno de ellos, os deseo mucho éxito y un salario digno.

(1) @evachacon // 1978 Granada (Spain) / Arquitecta embarcada en el desarrollo de programas de reciclaje urbano aplicado al hábitat social / Docente e investigadora en el Departamento de Construcciones Arquitectónicas de la Universidad de Granada / Coordinadora del Proyecto de Investigación Reciclajes Urbanos, dirigido por Elisa Valero / Corresponsal del blog de La Ciudad Viva//

(2) Arquitecta intentando mantener a flote mi estudio de arquitectura. Interés prioritario en la arquitectura lo más sostenible posible y la rehabilitación. Actualmente redactando la tesina del  Máster en Restauración y Gestión Integral del Patrimonio de la UPV/EHU. Cofundadora de Sinergia Sostenible.

* Las preguntas de las próximas semanas, las podéis encontrar en el grupo de Facebook: DEBATE Y REFLEXIÓN ARQUITECTONICA.

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

Autores de la entrada: Stepienybarno

STEPIENYBARNO EN LINKEDIN

STEPIENYBARNO EN TWITTER

STEPIENYBARNO EN FACEBOOK

* Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó y desde mayo del 2009 estamos en la red con  la presente publicación digital (Blog) de arquitectura.

Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
15 COMENTARIOS
  1. David Ortiz

    La precariedad laboral no es nueva en el mundo de la arquitectura, no ha surgido con la crisis económica que nos asola, aunque sí se ha agudizado tras ésta. Ya en época de bonanza, el sueldo que percibía un arquitecto por realizar un edificio era muy inferior al que debía, no solo por el esfuerzo y la dedicación que implica llevar a cabo dicha obra, sino por la responsabilidad que conlleva tanto su realización, como su vida útil.

    Ejercer esta profesión conlleva un riesgo, el arquitecto tiene unas responsabilidades, hay que cumplir una normativa y cualquier irregularidad o error en la obra puede conllevar penas de cárcel e indemnizaciones millonarias en los casos más graves.

    Los propios arquitectos hemos de oponernos a unas condiciones laborales deplorables, que en otros colectivos no son ni imaginables.

    El establecimiento de un convenio a través del cual regular unas condiciones de trabajo y unos salarios mínimos ayudaría a nuestro colectivo a alcanzar una dignidad que se está perdiendo paulatinamente.

  2. Tomás

    La salida de la crisis pasa por reactivar el sector inmobiliario. Todos tienen que arrimar el hombro. Decir a los medios la verdad sobre la especulación inmobiliaria y las grandes repercusiones del suelo sobre la vivienda, motivada entre otras cosas, por la falta del mismo y de planeamiento adecuado. Denunciar la lentitud de la tramitación y la politización del urbanismo. Hay que trabajar por reducir los costes de todo lo que afecta al proceso constructivo porque al final afecta sobre todo al precio de la vivienda, que es un derecho fundamental del ciudadano. Las administraciones tienen que dejar de hacer negocio cobrando y subiendo todo tipo de tasas e impuestos, dejar de crear normativas innecesarias, facilitar la creación de suelo urbano para bajar el coste del mismo, que ha llegado a alcanzar el 50% del precio de la vivienda. También tiene que acelerar y simplificar los trámites administrativos. Los bancos tienen que dejar de crear gastos adicionales innecesarios y facilitar los créditos de forma realista. Los colegios profesionales defendernos y fomentar el empleo. Los promotores y constructores bajar los márgenes de beneficio. La hacienda pública dejar de gravar algo que es un derecho fundamental y no un negocio para todos. Los trabajadores cobrar lo justo y no más que los técnicos. En definitiva hay que hacer viviendas a precios asequibles para todo el mundo y animar el mercado. Es la única manera de salir de esta situación de paralización del motor de la economía que es el sector de la construcción. Pararlo ha sido una insensatez, porque la población reclama viviendas asequibles y además de momento no hay otra alternativa de modelo económico que mueva el sector industrial.

  3. Kikeconk

    No.

    Pero por hablar un poco, estoy de acuerdo con mucho lo que se ha dicho. La figura del falso autónomo es bochornosa, especialmente porque se popularizó con vacas gordas y ahora si te he visto no me acuerdo y culpando a “la crisis”. Y a ese respecto hay que hablar siempre, a diario, de esos estudios, de esos afamados y prestigiosos Colegas tan reacios a cumplir la legislación laboral, cuánta solidaridad con sus colegas, qué bien que le han hecho a la Arquitectura.

    Por otro lado, enlazando con el debate sobre la Educación, insisto en lo que decía allí; en la Escuela de Arquitectura obtienes una formación, si después no hay trabajo es problema tuyo. Eres Arquitecto, eso no te lo quita nadie, viaja, mira, lee, escribe, habla como Arquitecto, disfruta. Y paga las facturas como puedas.

  4. EL ARQUI

    Un nicho de mercado ¿qué hacemos los arquitectos por la ciudad? La intervenimos como aporte social, o vamos a esperar a que un doctor o un albañil, decidan como debe de ser una ciudad!!
    Ahí hay trabajo!!

  5. EL ARQUI

    En resumen, BAJEMOSLE UN MUCHO AL EGO, SEÑORES ARQUITECTOS!!

  6. ARTURO CHANG YÁNEZ

    En esta crisis actual profunda de la profesión se debe afrontar con mayor visión política y acción para ir solucionando a través de la unidad de todos los arquitectos, ya sea individuales o asociados, en un solo frente para diseñar un plan emergente de nuevas propuestas de trabajo.
    Todo ello ha de ir de la mano de la ciudadanía, con una mirada a largo plazo y que sea remunerativo a precio solidario como ejemplo: mejoramiento de la calidad de vida de los barrios pobres, propuestas de vivienda bioclimática para los emigrantes y ciudadanos que vivan bajo extrema pobreza, oficinas permanentes de asesoría técnica en los barrios, etc, etc.
    Gracias, su servidor arquitecto comunitario.

  7. MARISA HARO

    Lo siento, colegas, pero mi opinión no coincide ni con las posibilistas, ni con las optimistas propuestas que nos presentáis.
    Se nos ha lanzado a esta situación por la voracidad de un@s y las gafas de no ver y orejeras de otr@s, intersad@s en no querer darse cuenta de la situación que se vivía el los “años gloriosos”.
    Lo siento, chic@s, pero habéis llegado tarde a la fiesta!!
    Ahora ¿qué hacer? Pues un ejercicio de humildad y una reestructuración integral, comenzando por los cimientos. ¿Y eso qué quiere decir? Pues muy sencillo. Hay que empezar a cuestionarse desde para qué nos sirve el Consejo a los curritos de a pie; pasando por la red de Colegios territoriales, con su infraestructura que nos come a los colegiados que aún seguimos pagando cuotas. Se han hecho ajustes de plantilla traumáticas que no solucionarán el problema a largo plazo.

    No podemos seguir con una red de Colegios por Comunidad autónoma, cuando no dos, o como en el caso de Andalucía, la intemerata. Reinos de Taifas, que solo sirven para que vivan los cargos de cada uno de ellos (he sido miembro de uno de ellos, Colegio y después Demarcación, se de lo que hablo).
    Una vez la estructura renovada sin que nos devore a nostr@s mism@s, empezamos a defender (la vía del Sindicato me parece adecuada, pero para qué un Sindicato si mis intereses me los debe defender el Colegio?) nuestro espacio en la sociedad y a hacernos respetar otra vez; de manera que se nos respete nuestro espacio, no porque tengamos un título, si no porque somos un plus para esta sociedad, que ahora nos aborrece. Por ansiosos.

    Resumiendo ¿qué hacer? Una revolución dentro de nuestro colectivo para reinventarnos a nosotr@s mism@s y renacer como una profesión al servicio de la sociedad, en lugar de ser una profesión que se ha servido de ella.
    Y mientras tanto, a sobrevivir como se pueda!!!!

  8. asociacion de Arquitectos (aA)

    Solo una puntualización Daniel: los Colegios Profesionales de Arquitectos si pueden denunciar situaciones ilegales, es más su mandato es la ordenación de la profesión, y actuar de oficio: conocemos casos en los que lo han hecho. Otra cosa es que no quieran hacerlo.
    La Junta de Representantes del COAM aprobó una modificación de los estatutos de CSCAE, que afectan a todos los Colegios:
    Acuerdo de la Junta de Representantes de 19 de diciembre de 2008 del COAM.
    ACUERDO 1º) SOLICITAR AL CSCAE LA INCLUSIÓN DE UN NUEVO APARTADO EN EL ARTÍCULO 47.2 DE LOS ESTATUTOS GENERALES DE LOS COLEGIOS OFICIALES DE ARQUITECTOS Y SU CONSEJO SUPERIOR, CON EL SIGUIENTE TENOR:
    “Art. 47.2.l).- Ofertar difundir o establecer relaciones laborales con otros arquitectos cuando incumplan la legislación vigente en materia laboral. No podrán encubrirse relaciones laborales bajo otras formas de contratación.”

  9. Daniel

    Antes de todo organizarnos.

    “La precariedad laboral que asola al mundo de la arquitectura” es consecuencia principalmente de dos factores: la increíble facilidad que han tenido muchas empresas en incumplir la legislación laboral (falsos becarios, falsos autónomos, etc.) y la incapacidad de organizarse que ha demonstrado el colectivo de los arquitectos durante mucho tiempo.

    Más allá de la emigración y del rechazo individual de condiciones de trabajo miserable, se me ocurre que lo que necesitamos es una organización que defienda nuestros intereses. Este modelo de organización existe y se llama sindicato, aunque a algunos pueda parecer algo del siglo XIX, poco cool, poco enrollado, o solo para obreros de izquierda de los ’70. Hay sindicatos de arquitectos en otros paises, en Brasil por ejemplo desde hace 40 años. Colegios, CSCAE etc. no tienen competencias directas sobre los temas laborales, aunque podrían hacer mucho si lo quisieran. No pueden negociar convenios, no pueden denunciar situaciones ilegales, etc.

  10. n´UNDO

    Varias:
    1. Acercarnos a la sociedad y las personas, mostrarles para que vale una arquitecta en realidad. Aún colean esos tiempos en que pretendíamos ser una élite social.
    2. Trabajar conjuntamente con otras disciplinas, el conocimiento compartido es necesario y una realidad. Se acabó el aislamiento del genio que alumbraba el mundo con sus ideas.
    3. Cambiar la educación en la universidad, ¿cuantos vamos a construir un museo flotante del humanismo en mitad de un fiordo noruego? Afortunadamente la arquitectura es mucho más que salir en las revistas de fotografías…
    4. Acabar con los beneficios de los colegios de arquitectos, no más políticos mirando por sus propios beneficios. Lo mismo podríamos decir de los seguros… Arrastramos viejas normas y leyes administrativas de una época en que pocos se repartían mucho.

  11. Angel Muñiz

    Voy a ser crítico con la profesión… ¿alguien recuerda aquellos años en los que ser Arquitecto era sinónimo de un status social privilegiado?? …cuando los Arquitectos eran genios cual raras avis en un mundo de incomprensión? …cuando genialidad y arquitecto iban acompañadas de la mano??…dónde se hacían cenas de colegios en palacetes con música de cámara de espaldas a la sociedad circundante??…cuándo un estudiante de Arquitectura o un recién licenciado ya con su título, eran carne fresca mal pagada en manos de los propios Arquitectos encumbrados en genios???…alguien recuerda cómo las grandes obras iban a parar siempre al mismo endiosado en un mundo cerrado para los recién llegados que tenían que vender su alma al diablo para poder sobrevivir???…alguien lo recuerda??…no hace tanto…quizás de aquellos polvos vienen estos lodos…

  12. Carlos de Rueda

    Aparte da la salida al extranjero para los más jóvenes o con aptitudes para ello, creo que no hay otra solución que la diversificación profesional. Tenemos, por nuestra formación, una buena base teórico-práctica y somos capaces de manejar equipos y grupos de otros profesionales; así que, solo es cuestión de echarle un poco de imaginación y empuje.
    Valemos como profesionales, en general, para otras cosas que tienen relación con la arquitectura y el urbanismo, pero no necesariamente son tan directas, sino complementarias o suplementarias.
    En algunos casos es necesaria una reconversión personal y tampoco es para rasgarse las vestiduras, no pasa nada.

    Lejos quedan los tiempos de una profesión elitista y minoritaria, hay que admitirlo como tal; solo entonces nos daremos cuenta de las inmensas posibilidades que poseemos con nuestra gran preparación técnica-humanista.

    Un saludo de alguien que se ha reconvertido profesional y personalmente, al menos durante un cierto tiempo 🙂

  13. Sindicato de Arquitectos

    Con unos sueldos mínimos y dignos, recogidos en este convenio, se podrían justificar unos costes frente a la administración, que ratifica el convenio.
    Es la vía por la que en Alemania, con la misma directiva Bolkestein (traspuesta en España en la Ley Ómnibus) cuentan con unos honorarios mínimos en arquitectura.

    El “mercado” de trabajo todavía se rige por criterios de dignidad humana.

  14. ells

    ¡Denunciar!
    Todos los que estamos en situaciones irregulares (falsos autónomos) deberiamos denunciar. Ya sea pidiendo una inspección de trabajo o denunciando cuando nos “despiden”, debemos reclamar nuestros derechos. Si todos hacemos lo mismo quizás la próxima vez el “jefe” se lo piense dos veces antes de tener falsos autónomos.

  15. Sindicato de Arquitectos

    La respuesta es sencilla y definitiva:
    UN CONVENIO COLECTIVO que nos recoja.

    Fue la principal razón de fundar el Sindicato de Arquitectos, poder estar presente en su negociación y defender los intereses de los arquitectos en él.
    El caso es que solo una o varias patronales y un sindicato o sindicatos pueden ser actores en la NEGOCIACIÓN COLECTIVA.
    Los COA ni siquiera pueden elevar consultas a la Comisión Paritaria o Consultiva que dirime en casos interpretables.
    El sindicato de arquitectos se reunió con el presidente del CSCAE Jordi Ludevid y el resto de decanos de COAs e insto a la creación de una patronal, esto fue hace un año.
    Somos una asociación democrática, sin animo de lucro, y abierta a la colaboración.

    Tenemos una JORNADA DE ACOGIDA preparada para el 27 e enero a las 18:30
    https://www.facebook.com/events/299990836719667
    Venid a conocernos, hay mucho por hacer!

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio