• ASEMAS
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
6 Comentarios

STEPIENYBARNO CHARLAN CON SANTIAGO CARROQUINO

 

IMAGEN 0 santiago carroquino en stepienybarno 350 

Hoy tenemos la suerte de publicar la entrevista que Stepienybarno mantuvo,  en exclusiva, con el arquitecto Santiago Carroquino en su propio estudio de Zaragoza. Como veréis a lo largo de la misma, sus respuestas no dejan lugar a duda de que estamos hablando con un arquitecto que tiene los pies en la tierra, la sensatez por bandera y  que, a pesar de su juventud, tiene una interesantísima obra construida. De hecho, ese mismo día, acompañados gentilmente por Eduardo Almalé, pudimos visitar tres de sus edificios y damos fe de que estamos hablando de arquitectura de primer nivel.

 

“No creo en una idea unipersonal feliz, sino en una idea feliz que es suma de muchas aportaciones de los miembros de un equipo” 

 

IMAGEN 1 santiago carroquino en stepienybarno 500Stepienybarno               +            Santiago Carroquino.

 

– ¿Podrías contarnos como fueron los comienzos de la carrera?

Sinceramente no sé porque llegué a estudiar arquitectura, como tampoco sé porque algunos de mis amigos de infancia lo son. Si en el momento de escoger estudios hubiese estado viviendo en Zaragoza, probablemente hoy no sería arquitecto. Por suerte entonces vivía en La Coruña donde existía una excelente escuela.

Cuando empecé a estudiar la carrera no tenía muy claro que era la arquitectura, pero apreciaba cosas que me interesaban; fui aprendiéndolo en los sucesivos cursos.

 

– ¿Qué tal recuerdo guardas de esos años?

Para mí un momento importante en la carrera es aquel en el que de repente abres una nueva puerta y descubres lo que buscabas, tal vez sin saberlo. Este momento no me llegó tanto con la asignatura de proyectos sino con la de construcción. En esa época en el departamento de construcción de la ETSA Coruña, estaba gente como Carlos Quintans. Este impartía una asignatura llamada industrialización y prefabricación. Es decir arquitectura de destornillador.

Cuando aparece esta materia, aparentemente menor, es cuando entiendo lo qué puede ser la profesión de arquitecto. Más adelante, durante el proyecto final de carrera, que me dirigió Carlos, pude ver con claridad cómo se podía hacer arquitectura. Quintans es una persona que recoge la estela gallega de Alejandro de la Sota y Manuel Gallego. De hecho, cada uno va aprendiendo en el estudio del anterior, produciéndose una transmisión maestro – aprendiz.

 

“En la escuela se daba mucha importancia a la arquitectura local y el aprendizaje del entorno.”

 

– ¿Cómo recuerdas el ambiente de la escuela?

La ETSA Coruña es un tanto especial, el propio edificio imprime un carácter diferente. Cuando yo entré era una escuela joven, no estaba masificada y por aquel entonces comenzaban a ejercer como docentes, arquitectos que posteriormente se han revelado como importantes referentes. En la escuela se daba mucha importancia a la arquitectura local y el aprendizaje del entorno. Recuerdo también con agrado la mezcla de cursos y conocimientos. Las evocaciones, realmente, son muy buenas.

Por aquel entonces, todos teníamos interés en ver los proyectos de los compañeros, en la creencia de que al compartir ideas siempre se aprende más.

 

– Y al terminar la carrera te incorporaste al estudio de Basilio Tobías

Efectivamente. Me apetecía mucho trabajar con él.

Al volver a Zaragoza me dediqué a estudiar los arquitectos y las arquitecturas de la ciudad. Reiteradamente vi que los edificios que más me interesaban eran de Basilio, por ello me presenté en su despacho (sin aviso previo), y surgió la posibilidad de trabajar con él.

Fue un gran acierto, su arquitectura conectaba muy bien con la lógica de lo que yo había aprendido. En el estudio se hacía una arquitectura contenida, modulada, sensata y, sobre todo, de buenos resultados.

Creo que es muy importante que alguien te oriente en tu comienzo profesional. Así que durante dos años aprendí muchísimo trabajando con él y, de alguna forma, Basilio se convirtió en aquel momento en un referente de lo que me gustaría llegar a hacer.

 

– ¿Qué era lo que más te interesaba de esa arquitectura?

Me atraía mucho la aceptación que se producía tanto por parte de la sociedad como del propio usuario. Este, sin ser experto, apreciaba su arquitectura coincidiendo con una visión muy positiva de la crítica especializada y los propios compañeros de profesión.

 

– ¿No te daba vértigo lanzarte a la aventura en solitario?

En solitario, pero siempre colaborando con otros arquitectos y ejerciendo, simultáneamente, de arquitecto municipal de pueblos muy pequeños. Pasé de hacer auditorios y universidades con Basilio, a tener que resolver el problema de un tapial en un huerto. Todo esto tenía un enfoque de realidad que resultaba muy estimulante.

Posteriormente, salí de esta etapa y comencé a dar clases en dos escuelas de diseño locales. Un par de años después forme parte de la junta del Colegio de Arquitectos de Aragón y, a su vez, continué realizando colaboraciones. Hicimos muchos concursos y alguno resultó premiado.

Sin embargo, echaba en falta el ambiente universitario, pues al no existir escuela de arquitectura en Zaragoza, tampoco se creaban muchos foros interesantes de debate arquitectónico.

 

IMAGEN 2 Escuela infantil Oliver Santiago Carroquino,  JESUS GRANADA 500 en stepienybarnoEscuela infantil Oliver.

Arquitecto: Santiago Carroquino.

Fotógrafo: Jesús Granada.

 

– ¿Cómo se produce la incorporación de Hans Finner al estudio?

Hans apareció en una situación de efervescencia del sector inmobiliario en Zaragoza.

Él, con buen criterio, vio que Zaragoza era un lugar interesante profesionalmente y decidió probar suerte. Un amigo común, nos presenta, y casi de inmediato comenzamos a colaborar.

Justo en ese momento, acababa de ganar el concurso de la Escuela infantil Oliver. Así que tras su incorporación desarrollamos el proyecto. Llegó en el momento adecuado; ese proyecto superaba por diez lo que yo había realizado. A partir de ahí, fueron llegando las siguientes escuelas infantiles.

 

– Pero las colaboraciones no cesan…

En 2008 Hans decide regresar a Alemania, coincidiendo con el bajón de trabajo post-expo, volviendo otra vez a mi situación anterior.

Con el F.E.I.L. de 2009 me adjudicaron el encargo de una nueva escuela infantil, en colaboración con el estudio Grávalos & di Monte. Así que a base de colaboraciones continuo mi andadura, ahora con un estudio un poco más grande (antes era uno, ahora somos tres), y sobre todo con mucha cooperación. Con el nuevo organigrama tengo ganas de que pasen estudiantes por el estudio, enseñando y aprendiendo, es un soplo de aire fresco.

 

ESCUELA INFANTIL LA BALLENA 

IMAGEN 4  Escuela en el Parque. Santiago Carroquino, Ignacio Grávalos, Patrizia Di Monte. JESUS GRANADA 500 en stepienybarnoEscuela en el Parque.

Arquitectos: Santiago Carroquino, Ignacio Grávalos, Patrizia Di Monte.

Fotógrafo: Jesús Granada

 

– Y en la actualidad, ¿cómo se organiza el estudio?

La verdad es que no hemos parado de trabajar. Hemos hecho varias cosas de pequeña escala y muchas direcciones de obra, lo cual te obliga a estar presente y resolver. Debido a esto en 2009 no realizamos casi concursos. Sin embargo en 2010 hemos vuelto por este camino, tanto en solitario como en colaboración. Ahora la experiencia profesional es a nuestro favor.
Mi actual socia, Marta Quintilla, empezó haciendo prácticas en el estudio mientras todavía estaba Hans y tras finalizar la carrera en Pamplona pasó a incorporarse como arquitecto del despacho. 
Con mi incorporación a la dirección de la ETSA USJ veía que no llegábamos, así que le pedimos ayuda a un viejo conocido, Eduardo Almalé, estableciendo un sistema de colaboración abierto.
También hemos tenido la colaboración de estudiantes extranjeros en prácticas. De estos me gustaría destacar a Mario Vahos, un estudiante colombiano afincado en Trondheim (Noruega), al que le auguro un excelente futuro.
En este momento el despacho volvemos a ser dos socios, con incorporaciones puntuales y la colaboración asidua externa de aparejadores, ingenieros así como de otros estudios de arquitectura

 

– Quizás la clave para poder mirar al futuro con tranquilidad sea el tener un buen equipo, ¿no?

Sin ninguna duda. La clave para realizar un buen un proyecto, es un buen equipo.

Es fundamental hacer un buen grupo, que haya feeling. No creo en una idea unipersonal feliz, sino en una idea feliz que es suma de muchas aportaciones de los miembros de un equipo. Está claro que la arquitectura cada vez tiende más a la labor de equipo multidisciplinar para el desarrollo de los proyectos, apto para resolver diferentes propuestas en diversos ámbitos.

 

– Por ello el diálogo y la cooperación son fundamentales en tus planteamientos.

Pero no solamente a nivel de estudio. El diálogo con el cliente es fundamental en todas las fases. Es necesario para conseguir que una obra: sea aceptada y usada por el cliente. No sirve de nada un edificio al cual el usuario no le da vida y lo customiza. El uso puede escapar a tu control, pero no de la lógica del edificio. La arquitectura tiene que prever estas situaciones.

Cuando proyectas, por ejemplo, una escuela infantil, no puedes hacerlo pensando únicamente en resolver el programa de hoy día, sino que hay que prever la aparición de otro tipo de planteamiento educacional.

 

– Cuéntanos un poco más a cerca de cómo vives esa relación con el cliente.

Recuerdo que en la primera unifamiliar que hice, junto a Ignacio González Olalla, la relación con el cliente era excelente y tras mucho diálogo sabías exactamente lo que quería y necesitaba. Llegábamos a ir a obra solo por el placer de ver que el cliente estaba contento imaginando en su vida en la vivienda. Había mucho tiempo para repasar los pequeños detalles. Es un tema que tal vez descuidas algo por culpa del tiempo.

 

– La pega es que todo cada vez es más rápido y hay menos tiempo para desarrollar los proyectos…

Eso es cierto hasta la crisis. Por el contrario, al ganar en experiencia, a pesar de tener menos tiempo, resuelves con mayor certeza y profesionalidad. Hay cosas que tienes más claras, ves qué caminos no son los adecuados y actúas de francotirador. Si evitas los prejuicios, la experiencia siempre ayuda.

Sin embargo a mí siempre me ha gustado este tipo de trato. La nuestra es una profesión de servicio. Hay que adaptarse siempre a las necesidades de quien te encarga el proyecto, incluso a veces sin que él mismo las sepa. Yo creo que es interesante no hacer solo lo que el cliente quiere, sino que hay que prever lo que puede suceder.

 

“La nuestra es una profesión de servicio. Hay que adaptarse siempre a las necesidades de quien te encarga el proyecto, incluso a veces sin que él mismo las sepa.”

 

– En el Campus de la Ulzama del año pasado comentabas que te veías como un médico de familia.

Claro, yo me veía como un médico de familia en un congreso de cirujanos. Creo, que soy más como un médico de urgencias. Yo estoy interviniendo en situaciones en las que dispongo de muy poco tiempo y he de conseguir que el enfermo se recupere, realizando urbanismo a través de equipamientos básicos como escuelas infantiles, bibliotecas, etc. Hasta ahora no ha habido operaciones de grandes trasplantes ni neurocirugía.

 

IMAGEN 5  Biblioteca pública y centro de día.  Santiago Carroquino,  JESUS GRANADA 500 en stepienybarno

 

IMAGEN 6  Biblioteca pública y centro de día.  Santiago Carroquino,  JESUS GRANADA 500 en stepienybarnoBiblioteca pública y centro de día.

Arquitecto: Santiago Carroquino.

Fotógrafo: Jesus Granada.

 

– Pero aun así, la idea de “hacer ciudad” siempre está presente en tus planteamientos.

Fredy Massad hizo un artículo, muy amable, sobre nosotros que tituló la “sensatez como principio”. La tésis que proponía era que nosotros veníamos a desaparecer para poder crear ciudad y ser sensibles al entorno. A mí me interesa la arquitectura que propone y genera situaciones. No solo resolvemos el programa. El edificio no puede ser un ente aislado del entorno. La arquitectura no puede ser siempre icónica. El arquitecto, definitivamente, debe desaparecer en favor del usuario.

La experiencia te da resolución, pero lo que nunca te tiene que dar son prejuicios. No hay que condicionar la mirada, cada proyecto ha de ser distinto y el mejor posible, aunque el programa sea el mismo. De hecho, nosotros tuvimos con las escuelas infantiles cuatro programas exactamente iguales, en la misma ciudad, y salieron cuatro proyectos totalmente distintos. La orientación, la orografía, el barrio, y nuestras ganas de analizar distintos materiales, fueron lo que hicieron que cada intervención tuviese un resultado diferente.

 

“A mí me interesa la arquitectura que propone y genera situaciones.”

 

– ¿Te animarías a contarnos cómo es tu día a día?

Os lo podría contar hasta antes de empezar con la escuela de arquitectura de Zaragoza. Ahora ya no lo tengo tan claro.

En general, la organización solía ser: mañanas de dirección de obra y tarde de proyectos.

Y por supuesto los fines de semana también. Y sin olvidarnos de la familia, por algún sitio consigo tiempo para no desatenderla. Pero claro, de repente aparece el tema de la Universidad de San Jorge, y todo se pone patas arriba, la noticia se nos comunica a finales de julio del 2009.

 

IMAGEN 7 santiago carroquino felix arranz  en stepienybarno 350L. Felix Arranz + Santiago Carroquino.

 

– Y tu amor por la enseñanza ¿de dónde viene?

Todo estaba ahí, son situaciones que se van desencadenando. Me reía junto a otros compañeros del Campus Ulzama (que se realizó en marzo de 2009), yo les decía que nunca había dado clase en la universidad y a los pocos meses estaba codo con codo con Félix Arranz organizando la escuela de Arquitectura de la San Jorge. ¡Qué momento para haberme quedado callado!  Pero claro, por aquel entonces yo no tenía ni idea de lo que se me venía encima.

 

– Y el curso comenzaba en septiembre…

Un hombre clave, en toda esta historia, es Félix Arranz, con quien ya había coincido en algún foro. Yo aparezco como colaborador local (director adjunto), ya que Félix tiene gran parte de su trabajo en Barcelona.

Así que con mucha rapidez y bastante éxito, conseguimos un buen elenco de entusiastas profesores para comenzar el curso y generar las guías docentes de las asignaturas.

 

“Nos preguntábamos si esta dosis tan fuerte de arquitectura que les suministramos desde el principio, les iba a convertir en adictos o iba a provocar fallecimientos por sobredosis.”

 

– ¿Cómo fueron los primeros pasos de tu andadura como director adjunto de la ETSAZ USJ?

Todo comenzó con el Seminario Taller Cero. Gracias a Félix, por ser quien es, y porque es el único arquitecto al cual todos los demás le cogeríamos el teléfono, pudimos traer a Patxi Mangado, Carlos Ferrater, Oriol Bohigas, Emilio Tuñón, Juan Herreros y Josep Quetglas. Un elenco espectacular.

Cuando los alumnos vean las grabaciones dentro de dos o tres años les parecerán fantásticas. Aunque bien es cierto, que nos preguntábamos si esta dosis tan fuerte de arquitectura que les suministramos desde el principio, les iba a convertir en adictos o iba a provocar fallecimientos por sobredosis.

 

IMAGEN 8 santiago carroquino   en stepienybarno 500 poster_rostros_seminarios ETSAZ_USJ_web_big 

– Cuéntanos más sobre esos primeros días.

La verdad es que por lo menos se pudo empezar el debate. Conseguimos que esos talleres no fuesen conferencias al uso, en las que el conferenciante viene da la charla y se va. Sino que, todas estas figuras de primera línea, se quedaban con los chavales para hablarles de su día a día y de su manera de entender y practicar la arquitectura.

Ese mano a mano, si que les caló y les transmitió las ganas de ser arquitecto e intervenir en la sociedad. En una universidad como esta te lo puedes permitir. Todo es más fácil al ser privada y estar favorecida por la céntrica ubicación de la ciudad. Incluso gente desde Sevilla puede acercarse, impartir una clase y regresar a su ciudad, todo ello en el mismo día. Con el AVE los tenemos a todos aquí en menos de tres horas.

 

– También hablas del Vacío sonoro. ¿Te gustaría contarnos a que te refieres con ello?

En un primer momento participé de la idea de periferia al no estar adscrito ni a Madrid ni Barcelona, pero cuando te planteas este tema viniendo de Galicia, ves que no es del todo exacto.

Sin embargo, donde sí estamos, o estábamos, es en un punto de vacío sonoro. Zaragoza ha tenido y tiene muy buenos arquitectos, sin embargo éstos no han entrado en los canales de comunicación adecuados, desconociéndose su trabajo. Por ello, por falta de comunicación y presencia, no ha habido masa crítica, no ha existido discusión sobre arquitectura.

 

– Ahora con el AVE todo está un poco más cerca, y quizás este vacío sonoro comience a dejar de serlo…

Efectivamente, pensar que estamos en la periferia, cuando en realidad estamos a hora y media de Madrid y Barcelona, no es cierto.

Ahora, las comunicaciones nos pueden sacar del vacío sonoro, no porque se hagan mejores cosas, sino porque nuestra posición geográfica es muy interesante. Si trazamos la cruz Madrid – Barcelona, Bilbao – Valencia, el resultado es que estamos justo en medio. … Sería un buen plano de situación para la ciudad. ¿No?

 

– ¿Cómo se vive el hecho de que al ser una universidad nueva todo esté por hacer?

Hay que tener en cuenta que es un primero de una primera escuela de arquitectura. Digamos que, efectivamente, todo está por hacer, casi no existen librerías especializadas. Estamos hablando de una ciudad en la que no había escuela de arquitectura y hemos pasado de cero a dos. Son muchas las ganas de que nazca un grupo de profesores y estudiantes con quien crear una masa crítica, que cuestione, documente y analice nuestra arquitectura.

Ahora tenemos en el primer curso 40 alumnos, con sus respectivas familias hablando de arquitectura (el contagio por saber empieza a propagarse).

 

“Se intentará  bajar el discurso endogámico de la arquitectura a la tierra, mezclándonos entre la sociedad, desaparecemos como élite y así todo será un poquito mejor.”

 

– Y con la sana intención de hacer llegar la arquitectura a la sociedad…

Así es, el  año que viene ya no serán 40 familias, sino que serán 80, y así poco a poco. Se intentará  bajar el discurso endogámico de la arquitectura a la tierra, mezclándonos entre la sociedad, desaparecemos como élite y así todo será un poquito mejor.

Lo bueno de nacer como escuela ahora, es que podemos ser contemporáneos sin rémoras pasadas. Nunca debes despreciar tus antecedentes, pero debemos aprovechar los materiales tenemos hoy encima de la mesa.

 

– ¿Cuáles son las claves más importantes de vuestra universidad?

Actualmente, no podemos saber con certeza cómo será el arquitecto de dentro de seis años. Sabemos cómo ha sido, cómo es y podemos intuir cómo será, pero a día de hoy nuestra única opción es dotar al alumno de la musculatura suficiente para que, venga lo que venga, esté preparado. Dotarle de razonamiento crítico para que pueda enfrentarse a las futuras situaciones.

 

“Debemos dotar al alumno de la musculatura suficiente para que, venga lo que venga, esté preparado.”

 

– Y esto, ¿cómo se consigue?

Solo lo puedes hacer a través del estudio, documentación y crítica. Nuestros alumnos de primero han comenzado a documentar situaciones en Zaragoza. Dibujan la ciudad y la “desproyectan”. Realizan análisis crítico de la ciudad y su construcción. Con esto también intentamos hacer llegar la arquitectura a la sociedad. De hecho en la Semana Cero que realizamos en la Intermodal y era muy divertido, ver como la gente nos veía y, poco a poco, se incorporaba a nuestras charlas. Creo que es de un deber social  tender vías de comunicación.

 

– Por lo que cuentas, parece que cuidáis mucho al alumno…

Esto también te lo permite el tamaño de universidad. Imaginaros que tenemos como máximo 12 – 15  alumnos por taller y profesor. Todo el mundo corrige todos los días. Aquí no existe eso de “¡a ver si hoy me toca!”. Esto es importante pues generamos una transmisión por contacto. También cuidamos mucho al alumno a través de tutorías.

 

– ¿Cómo es esta figura del tutor en vuestra escuela?

Cada diez o doce alumnos tienen un tutor que les ayuda a enfocar mejor las cosas. Como si fuera un hermano mayor que te echa una mano para enfrentarse a determinadas tareas, no es papa que te hace los deberes. Es un padrino durante el proceso académico. Como si fuera un tutor final de carrera, pero desde el principio, durante toda la carrera. Y lo que está claro, es que este tutor va cambiando durante la carrera. No puedes tener, es este caso, un solo padre, sino generaríamos clones.

 

“Queremos que los profesores pongan sus trabajos encima de la mesa y los sometan a juicio de sus alumnos.”

 

– ¿Cuáles son los rasgos principales que os diferencian de otras escuelas?

Queremos que los profesores pongan sus trabajos encima de la mesa y los sometan a juicio de sus alumnos. Todos tienen que poder ser cuestionados por el estudiante, queremos que los profesores sean un referente no porque sean sus profesores, sino porque están haciendo las cosas bien.

 

– ¿Cómo es el  contacto de vuestros estudiantes con el mundo real?

Llevamos a nuestros alumnos a ver obra desde el primer año. Lo podemos hacer, pues es un grupo muy acotado, y es muy bueno que vean la vida real desde el principio. Todo esto también es posible porque el núcleo central de la escuela es un profesorado de oficio, con edades cercanas a los cuarenta y mucha obra construida. Esta es la “pata base” del taburete de nuestra escuela. Luego está el profesorado AVE, tanto expertos como innovadores, que nos permite traer a gente muy destacada de otros lugares y que siempre sirven como revulsivo.

 

IMAGEN 9 santiago carroquino  entrevista profesorado AVE en stepienybarno 500Encuentro entre escuelas y profesionales de Sevilla y Zaragoza.

Fotografía “rescatada” de la Publicación Digital de Arquitectura: Aquitextonica.

 

– ¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías en vuestros planteamientos?

Básico. Aquí todo el mundo toma apuntes en la tablet PC. La plataforma digital de la universidad es muy potente. De hecho, la asignatura de herramientas digitales que imparte en este primer curso Carlos Cámara, no va de enseñar autocad. Lo que se intenta es enseñar la agilidad digital que tiene que tener alguien para entrar en un despacho de arquitectura.

En el primer semestre, por ejemplo, se enseña desde cómo estructurar un texto, hacer planos, hacer un presupuesto (evidentemente una idea básica), hasta cómo esbozar una presentación. Todo ello a nivel teórico, pero en el segundo semestre toda esa teoría se lleva a un caso práctico, donde incluso aparece la figura del cliente que llega a un despacho.

 

– Y ¿qué nos cuentas de la experiencia que has tenido con la enseñanza de arquitectura a los más pequeños?

Fue una experiencia muy divertida. Con Patrizia di Monte había coincidido en numerosas ocasiones, en cambio a Jorge Raedó (Que es Arquitectura) lo conocí a través de facebook y resultó que él también es de Zaragoza. Dentro del programa de “esto no es un solar” aparece la posibilidad de hacer un taller con niños y profesorado de nuestra universidad. Así que varios arquitectos y profesores estuvimos tutelando grupos de niños que hacían una propuesta sobre lo que ellos entendían que necesitaba un “no solar”. Nuevamente, se trataba de pasar desapercibidos, saber dar el soporte técnico y ver las interesantes líneas de trabajo que proponían los niños.

 

IMAGEN 10  santiago carroquino en stepienybarno 500Santiago Carroquino con la nueva hornada de arquitectos.

 

– Y para terminar, ¿te animarías a contarnos cuales son tus expectativas de cara a un futuro?

De aquí a cinco o seis años, seguir avanzando con la escuela y poner en funcionamiento el doctorado. Todo ello llevará aparejado la interacción de la masa crítica de estudiantes con la ciudad.

Con el despacho, seguro que siguen apareciendo más colaboradores y programas distintos a educación. Me apetece experimentar conjuntamente a otros profesionales. Presentarnos a concursos internacionales en equipo y profundizar más en investigación desde el punto de vista teórico y práctico. Quiero seguir siendo médico de familia, pero también me apetece ver lo que están haciendo en las especialidades, aunque, quizá nunca vaya a llegar a ser cirujano de corazón.

 

 

¡Esperamos que os haya gustado la entrevista!

Mil gracias a Santiago por la amabilidad y disponibilidad que siempre mostró con nosotros.

 

Autores de la entrevista: Stepienybarno

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

 

*Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
6 COMENTARIOS
  1. eva nion

    Muy interesante. Gracias por vuestro trabajo! 🙂

  2. leo

    He leído la entrevista, que me ha gustado mucho. Te deseo mucho trabajo y que este año y suerte, porque la preparación ya la tienes.

    Enhorabuena.

  3. Daniel – CCAD

    Un placer poder conocer un poco mejor a Santiago. Había podido ver alguna obra suya en internet, pero siempre está bien saber quién está detrás del trabajo, gracias a vuestra entrevista.
    Dice muchas cosas y muy interesantes, pero sobre todo transmite pasión por su trabajo y una ilusión que en estos días es muy necesaria, en muchos niveles, pero especialmente en nuestro ámbito.

    Un saludo

  4. StepienyBarno

    Gracias Susana por tus palabras, la verdad es que es una entrevista con la que hemos disfrutado (y aprendido) mucho. Y gran parte de la culpa de este disfrute la tiene Eduardo! Ahora doblemente agradecidos, primero por atendernos de maravilla antes, durante y después de la entrevista, y segundo por tus buenos deseos para este 2011 (y encima sacarnos los colores).

  5. Susana Aparicio

    Muy buen artículo, no podía haber sido más amplio. Yo creo que después de leerlo queda una imagen muy clara de quién es y qué hace Santiago.

  6. almalé

    Os deseo y auguro la mejor suerte en este 2011. Porque sois (1) muy buenas personas y os lo merecéis. Ánimo

    (1)Léase: Estudio Santiago Carroquino Arquitectos y Stepien y Barno

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio