• ASEMAS
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
12 Comentarios

¿CUÁL ES EL FUTURO DE LOS COLEGIOS DE ARQUITECTOS?

 

colegios de arquitectos stepienybarno 

Hoy vamos a seguir indagando en ver cómo nos organizamos los arquitectos, por ello intentaremos hacer una panorámica de la división interna que tenemos y que nos lleva a estar en dos equipos. Para no liarnos, llamaremos el equipo A, al de  los colegiados y el equipo B, lógicamente, al de los no colegiados. Y sobre ambos hablaremos con la excusa de plantearnos cuál es el futuro de nuestras instrucciones colegiales.

Hace poco descubríamos que el término Beau Geste se refería a la capacidad que tienen algunos animales de simular, ante sus rivales, que son más numerosos de lo que realmente son.

Pues esto mismo, pero al revés, es lo que creemos que sucede con el colectivo de arquitectos. Ser, somos unos cuantos. De hecho, entre arquitectos colegiados y sin colegiar, rebasamos de largo los 50.000.

Los que están colegiados, tienen sus colegios y los que no, pues hasta hace poco, no tenían nadie que los representase como colectivo. Hoy, sin embargo, surgen colectivos como el sindicato de arquitectos que intenta suplir esta carencia. Esta división es más importante de lo que pudiera parecer, pues los Colegios de Arquitectos, en principio, defienden principalmente a quienes pagan sus cuotas, y pertenecen al equipo A. De hecho, dentro de este equipo hay quien ha visado más y por tanto, sus intereses no siempre coinciden con los que han visado poquito. 

 

El resto de arquitectos, evidentemente,  son del equipo B. Generalmente, los del equipo A reciben (o han recibido) los encargos y en mejores o peores condiciones, contratan a los del equipo B. No hay que olvidar, que los del equipo A no siempre se han portado bien con los del equipo B y, por tanto, es comprensible que haya ciertas tiranteces entre unos y otros. Así que, entre una cosa y otra, difícilmente los intereses de los dos equipos van a coincidir.

El visado en sí, es un acto administrativo que da fe de que el arquitecto que firma el proyecto realmente lo es y, a la vez, da garantía de que el proyecto contiene los documentos pertinentes. Si esto es bueno que continúe así o no, es un buen tema para poner encima de la mesa. Las posibilidades no son tantas, y la tendencia que apuesta por convertirlo en un visado de calidad, donde realmente se examine el proyecto con detenimiento e, incluso, el Colegio que dé el visto bueno se pudiera corresponsabilizar de lo que está visando, es una opción (con pros y contras) que seguro que puede generar un buen debate por si sola.

 

Pero no podemos olvidarnos de que algunos miembros, tanto del equipo A y como del B, no quieren saber nada de todo esto pues están es muy  cabreados con nuestros representantes colegiales. Son muchas las voces que denuncian que los colegios se han convertido una estructura obsoleta y arcaica. Si los colegios son necesarios o no, es algo que se pregunta más de uno, ya que muchos no valoran con gran estima lo que desde allí se hace. También es cierto, que otros (entre los que nos incluimos) los vemos como algo necesario y que, con su necesaria evolución y transformación, debieran mantener unidos a los arquitectos.

En muchos colegios, además de visar los proyectos tienen excelentes bibliotecas (que no se usan excesivamente), se han hecho buenos cursos de reciclaje profesional (por desgracia, con el C.T.E como protagonista), se han preocupado por dar cierta vida cultural a sus colegiados. Tampoco hay que olvidar que en ellos tenemos mucha gente trabajando duro y que, en muchos casos, lo hace por amor al arte.

 

Necesitamos la unión tanto de arquitectos colegiados, como  no colegiados, bajo es auspicio de colegios que realmente defiendan a todos y cada uno de los arquitectos. Para ello es evidente que se necesitan cambios profundos en sus estructuras y, quizás, la red pueda jugar un papel importante para que esto se lleve a cabo.

 

Sabemos que nuestro posicionamiento pro-colegio  puede haber herido más de una sensibilidad, pero es así como lo vemos. Ahora os animamos a contarnos vosotros qué pensáis sobre el tema.

 

Autores del artículo: Stepienybarno

 

* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo y sin ningún tipo de ánimo de lucro. Así que si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

 

*Stepienybarno está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Nuestra actividad se sustenta en tres pilares básicos: la investigación, la publicación y la redacción de proyectos de arquitectura.

A su vez, somos socios cofundadores de SINERGIA SOSTENIBLE y redactores de LA CIUDAD VIVA.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
12 COMENTARIOS
  1. el arquitecto

    Debemos exigir un modelo de una organización voluntaria, en la que todos estemos representados: asalariados, autónomos (reales) y empresarios.
    Un modelo, cuyos representantes no se duerman cuando ven que se acerca la crisis y se olvidan del deber de ser interlocutores ante la administración y la sociedad.
    Un modelo en el que se den los servicios que realmente necesitamos: formación, ayudas a la ocupación, defensa ante las administraciones…
    Un modelo que de la imagen real del colectivo. Terminemos con la única imagen del arquitecto estrella o mediático. Nadie niega su existencia, pero la imagen real del arquitecto, de la mayoría de arquitectos, es más humilde, más sencilla. Nosotros mismos no hemos ayudado a cambiarla, soñando en poder ser algún día una de esas estrellas.
    Una organización que explique a las escuelas el error de que forman arquitectos para ser estrellas, transmitiendo el falso concepto del siglo XIX que hay labores indignas para su estatus (así nos va).
    Una organización que esté en la calle opinando.
    Unos representantes que tengan capacidad y “eggs” para enfrentarse a cualquier estamento (gobierno, patronales, promotores etc…) y les exija interlocución, les transmita que la estigmatización del tocho no va con nosotros. Ya hemos sufrido suficiente penitencia. Si otros sectores han recibido ayuda (banca…), alguien, aunque fuera erróneamente, ha dicho ni pio?
    Sigo?

  2. Salvador Martin Gautier

    Dos meses han pasado ya de la aparición de artículo y la cosa no va a mejor. La ley Omnibus ya está en vigor y los colegios y el Cosejo, una vez superadas las últimas asambleas, y recolectado las cuotas correspondientes, otra vez sin producir ni informar. Un Presidente del Consejo catalán y otro de la CEOE también, el Barcelona le mete cinco al Madrid.
    Ayer casi me cobran 450€ de de Cuota Variable del visado de una impermeabilización de Cubierta y sustitución de Escalera de Incendios en un edificio de oficinas, y al protestar y revisar, en vez de tarifar por presupuesto, lo hicieron por metros cuadrados de intervención y salieron 45€. (el cliente bajo también de 400 a 140) Hoy me han dicho en el Colegio que están esperando a revisar y unificar tarifas desde el Consejo, para todo el territorio. Tenemos que espabilar, nosotros y los consumidores.

  3. José Antº Coderch Gimenez

    LIBERTAD => Modelo Francés => Colegios de asociación voluntaria => No a los visados => Mi firma la reconocerá un Notario si es necesario => Supervisión de los Proyectos por los Ayuntamientos y las OCT => Suprimir la obligación de Arquitecto para construir (modelo Francés) => Formación obligatoria para los constructores !!!!!!!

  4. StepienyBarno

    Completamente de acuerdo, en que los colegios deben evolucionar hacia nuevas estructuras que den un servicio mayor.
    Aunque, insistimos en que lo más lógico parece que sea una evolución y no un renacimiento.
    Por poner un ejemplo, el colegio de Pamplona tiene una excelente biblioteca. Este servicio excede al propio visado del que hablamos y todos podemos disfrutar de esos libros.
    Los colegios tienen estructuras complejas, que en muchos casos funcionan bien, y no parece lógico que desaparezcan. Otra cosa es ver cómo puede ser esa evolución y desde dónde se puede debatir.

    Quizás Internet y las redes sociales, puedan darnos una oportunidad única, tanto para este tema, como para muchos otros que afectan directamente a la supervivencia de nuestra profesión.

  5. CCAD – Daniel Moyano

    Quizá la opción se tan clara que por eso a los Colegios no les interesa: Deberían ser opcionales, no obligatorios.

    Creo que a día de hoy, perseverar en la existencia de estas estructuras basándose sólo en el hecho de ser garantes de que quien firma un proyecto es un arquitecto, es ridículo. Estamos en 2010, hay programas informáticos con los que podemos ver hasta la cocina de la vecina de enfrente, y no me creo que sea tan complicado crear una base de datos constantemente actualizada de los profesionales de este bendito país. Mi DNI se supone que lleva un chip…
    Así, bastaría darse de alta y al entregar un proyecto en el ayuntamiento de turno o en la junta de turno, o donde hiciere falta, enseñar el DNI y leer el chip. “Perfecto, es Ud arquitecto! firme aquí.”
    Otro tema es que yo, como profesional, quiera estar asesorado para cuando me encuentre con algún problema, en el trato con el cliente, al redactar el proyecto, en la obra, al rellenar un impreso de hacienda, o quiera hacer uso de una buena biblioteca, o lo que sea menester. Pero tener que pagar por un sello que sólo dice que yo soy arquitecto y que el proyecto está completo, (que levante la mano aquél a quien nunca un ayuntamiento le haya pedido algo que el colegio no le haya dicho)…y todo ello sin que el colegio tenga la más mínima responsabilidad sobre el sello que coloca… es que ni es justo, ni es lógico, ni es bueno para nadie (bueno, para algunos sí, evidentemente).

    Colegios sí o colegios no? Sí, pero opcionales.

    Un saludo.

  6. StepienyBarno

    Como bien comentáis, pocos piensan que los colegios pueden seguir tal cual como están.
    Lo que no está tan claro, es si es mejor que desapareciesen para reinventarse de nuevo o aprovechar las estructuras existentes para evolucionar a partir de ellas.
    Pero, ¿cuáles serían esas nuevas condiciones que los harían acordes a los tiempos que corren y desde qué plataformas se pudiera desatar ese debate, en el que todos sean escuchados?
    Realmente, es complicado incluso de imaginar.

  7. Guille

    Yo creo que casi todos estamos de acuerdo… no a los colegios tal y como los conocemos hoy día, reforma integral, o desaparición de la estructura existente para crear una estructura nueva…
    Viendo la forma en que se están adaptando los colegios a los nuevos tiempos, no creo que tengan capacidad suficiente para renovarse, ya que intentan mantener su estructura, sus cuotas de poder, son como los Reinos de Taifas, cada uno quiere mandar en su territorio, y que nadie le toque nada de lo que tienen montado.

    Creo que no podemos confiar en los colegios para la reforma integral que necesitan, ya que esta reforma supondría (o al menos eso creo yo) menos ingresos para los colegios, mayor integración entre los distintos colegios, más poder de decisión para los colegiados, y por tanto perdida de cuotas de poder de cada uno de los colegios…

    Es como por ejemplo la decisión que han tomado todos los colegios españoles, que aunque la ley omnibus dice que solo tenemos que visar el proyecto de ejecución, ellos deciden que no, que en realidad cuando la ley omnibus habla de proyecto de ejecución, se refiere a proyecto básico y de ejecución. Este tipo de decisiones demuestran que los colegios anteponen sus intereses propios a los intereses de sus colegiados

    Saludos

  8. David Lorente Ibáñez

    El futuro nos lleva inevitablemente a la no obigatoriedad de los colegios e incluso de los visados, sinó, tiempo al tiempo. De momento desde el gobierno ya se ha reducido la obligatoriedad a casos muy concretos relacionados con la segurdad de las peronas.

    Los colegios tendrán que analizar los servicios que ofrecen y si realmente tienen demanda entre los arquitectos. Si es así, que cobren estos servicios. Si no, desaparecerán. Y a lo mejor tenemos suerte y vuelve a activarse la cultura alternativa, no dirigida desde organizaciones ni financiada con quien sabe que fondos.

    Un saludo.

  9. José Javier

    Extraigo “El visado en sí, es un acto administrativo que da fe de que el arquitecto que firma el proyecto realmente lo es y, a la vez, da garantía de que el proyecto contiene los documentos pertinentes.”
    Sí, y además da fé de que NO HAY INCOMPATIBILIDAD. (un pequeño pero determinante detalle. Ahí es donde reside su diferenciación, bastaría con un certificado notarial)

    La práctica clásica de la arquitectura, aquella protegida por la LOE, y el RD de visado es el salvoconducto que permite ejercer la profesión. Los arquitectos tenemos un pasado (dios mío esto suena como si fueramos folkloricas), venimos de una profesión regulada y todavía estamos sin atravesar el charco hacia una profesión en el mercado libre. No es culpa nuestra, no tenemos una formación que nos capacite. Nos siguen formando como en los años 70. Dicho esto, sin los colegios, sin la LOE, sin el RD de visado la profesión hubiera desaparecido como tal.

    Y en resumen por no extenderme:
    Una organización para los arquitectos es absolutamente necesaria.Los colegios tal y como están concebidos no son esa organización.
    Una organización que no puede estar basada en el visado. Hay otras formas de financiación.
    Si queremos sobrevivir, debemos evolucionar desde donde estamos. Nuestros enemigos están deseando que dinamitemos los colegios.
    Si no evolucionamos, desaparecemos. Pasaremos a trabajar para otros.

    Es un asunto duro y espinoso, de difícil solución. Podría seguir escribiendo y escribiendo. Mejor lo dejo aquí. Que tengáis una buenas semana !!!!

    JJQuintana.

  10. Salvador Martín Gautier

    Soy arquitecto desde hace 21 años y he pasado por varios cargos colegiales durante 14 de ellos, siempre en vocalias, Asuntos Profesionales, CAT, Asuntos Tecnológicos y para La Calidad, y Visados.
    De 1990 hasta 2004 no dejamos de producir y ofrecer al colectivo, innumerables herramientas y muchísima formación desde los CAT, que siempre fue agradecida y bien recibida y aprovechada por el colectivo. El visado de Idoneidad Técnica de Proyectos fue un gran invento, y nos dio mucho juego y caché, Las ECCs funcionaron bien algún tiempo, y todavía nos quedan Las Fundaciones.
    Pero,………………..
    Hoy ya estamos en Europa, y tenemos el Plan Bolonia, y La Ley Omnibus. Y el Seguro Decenal continua con los controles de las OCTs, y Las Sociedades que tenemos los arquitectos son, Sociedades Profesionales, o, no, las mías son de Intermediación, No Colegiadas.
    Además hay otras opciones mas allá de Asemas y La Hermandad, que tampoco son lo que eran, y si todo cambia y se adapta, algo deberá haber que permita que nos organicemos.

    Hoy estoy en el equipo A, pero precisamente, y por este medio, hace un rato le decía a un compañero y amigo, que quizás después de la asamblea regional del 11N me de de baja.La asamblea es el día 11 y todavía no conocemos el modelo de Colegio que queremos, que necesitamos, porque hoy la Junta de Gobierno todavía no nos ha preguntado, porque parece que la decisión la habrá tomado El Consejo, la habrá comunicado a Los Colegios, y sus juntas nos lo comunicaran a Los Colegiados, ahora, por Navidades.

    Y esto es, lo que hay.
    Y ya no puede ser así.
    Nadie nos ha preguntado si queríamos o no el visado, lo han dado por supuesto, de nuestro interés, aunque todos sabemos que el control colegial del visado, tan solo tiene un interés recaudatorio.
    ¿Por qué no se opuso el Consejo a Los Controles Externos? ¿Por qué se vio el negocio de Las ECCs?.

    Si mis proyectos tienen que pasar Controles de Calidad, y Las ECCs tenian que demostrar su independencia a dónde queremos seguir yendo.

    Intentar seguir como siempre es una equivocación.

    Y con el tiempo transcurrido, desde que el cambio legal empezó, y no hemos hecho, los colegios, más que intentar dar la vuelta a la tortilla para seguir casi como estábamos. Creo que lo mejor es que revienten, para poderlos reciclar desde abajo, desde los Despachos, las Administraciones y las Escuelas, y como no, desde las Asociaciones Profesionales, EL Sindicato de Arquitectos y El Equipo B.

    No me cabe la menor duda de que debemos pertenecer a una Organización, pero creo que la que tenemos ahora no es la adecuada a los cambios que estamos teniendo, y menos a los tiempos que corren.

    Gracias por plantear este tema S&B, espero que haya aportaciones y que salga algo bueno de esto, que llegue al menos a alguien de verdad sensible y sensato antes de La Asamblea Regional del COA de Canarias.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio