• ASEMAS
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
5 Comentarios

CUESTION DE ESTILO

 

 

gehry simpson 350

 

Con esta entrada, comienza una serie de artículos que van dirigidos a escudriñar los entresijos de proyectos y planteamientos que tienen que ver con el fondo y la forma de la arquitectura. Hoy  nos centraremos en la excesiva tendencia – que en nuestra opinión –  adquiere el arquitecto hacia derroches formales innecesarios, que no hacen ningún bien a la arquitectura.

 

 

Hace unas cuantas semanas en un artículo para el XLsemanal,  Arturo Pérez-Reverte se ensañaba con la figura del diseñador divo, en un texto titulado “un estudiado toque de abandono”, y en la traca final venia a decir,

 

“Así que ya lo saben. Si quieren estar a la última en decó y asombrar a la vecina cuando pase a cotillear, entren a saco. O tomen por él. Si lo que quieren es dar a su casa un estudiado toque de abandono, pueden apañarse solos. Por ejemplo: tapizando el tresillo, no con sacos de Nitrato de Chile, que a estas alturas de la feria serían excesivamente clásicos, sino con cartones recogidos de noche en las calles y con bolsas de plástico del Corte Inglés. Luego, una vez zurcidos con hilo bramante y cinta adhesiva (más toque de abandono, imposible), pueden darse unos cuantos navajazos para conseguir el apresto adecuado. El toque final de refinado abandono se añade al saltar un rato encima, pateándolos bien. De paso, imaginen que le patea los huevos al diseñador. Eso ayuda mucho.”

 

Aunque no estemos muy de acuerdo con la contundencia verbal  de Pérez-Reverte, si que lo estamos en el fondo de la historia. Evitar la figura del diseñador o proyectista como un divo que sólo quiere autosatisfacer su maltrecho ego, es algo que no debería ofrecer discusión.

 

Al hilo de esta obsesión por el estilo, conviene recordar lo que Izaskun Chinchilla comentaba en una reciente entrevista  “uno de los pecados capitales de la arquitectura es el estilo o más bien que el objetivo de la arquitectura sea alcanzar un estilo determinado, al cual se suele llegar desde la exuberancia formal y barroca”.

 A pesar de las sensatas palabras de Chinchilla, a más de uno, parece que le cuesta poner los pies en la tierra y entender la arquitectura como un oficio que como prioridad (y requisito imprescindible) tiene que satisfacer las verdaderas necesidades del futuro usuario.

 

En esta misma línea parecía que iba el reportaje que hace unas semanas se emitió en TV1, donde se intentaba dar una visión de cómo el usuario vive (o más bien sufre) la arquitectura “de autor”. Y decimos que intentaba, pues la hora y pico de emisión estaba totalmente encaminada al espectáculo televisivo, haciendo parecer que toda la arquitectura que se hace en la actualidad que no tenga pinta del siglo XIX, es un atentado contra el ser humano. Todo esto se desenmascara de manera excelente en un  artículo de nmasuno y su posterior catarata de comentarios al hilo de este asunto.

 

Para terminar quisiéramos recordar las palabras del arquitecto navarro Fernando Redón, que venían a decir, “un compañero me comentaba apenado que el último proyecto que había hecho se había ido al garete, porque justo al terminar de construirlo le habían puesto delante un par de farolas espantosas,  y habían arruinado la visión de la casa” a lo que Redón le contestó,  que si de verdad hubiera sido un buen proyecto, con un fondo como Dios manda y con una forma que va en correlación a una potente idea, jamás dos farolitas de nada podrían arruinar el proyecto.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
5 COMENTARIOS
  1. StepienyBarno

    La verdad es que como bien dice JMER73, todo parece ser una marca, en realidad nadie quiere un edificio muy bien hecho por Calatrava pero que no parezca un Calatrava, lo que nuestros políticos quieren es un Calatrava, y punto, si es buena o mala arquitectura no importa nada. Es el icono del que habla Brijuni lo que vende, pero el icono no debería ser esto, lo simbólico es algo mucho más serio que lo que podemos ver en estas malas referencias. Y por supuesto que estasmos de acuerdo con Ana, “visto uno visto todos”, y que no se les ocurra cambiar porque igual ya nadie más les llama!

    Sobre las influencias artísticas a las que se refiere maushaus, y lo que entendemos o no irán nuestros dos próximos artículos, es un tema que se las trae!

  2. maushaus

    La casa de Ghery igual es lo que más me gusta de su obra y la recepción de vitra tabién, es una explosiva instantánea con mogollón de influencias artísticas…mmm..igual es que me gusta lo que entiendo!!!
    está de bolas vuestro blog,por cierto! zorionak

  3. JMER73

    Gracias por el enlace!.

    El del estilo es un debate interesante. En el caso de Foster, Calatrava, Zaha o una larga lista, la cosa se ha convertido ya en un auténtico “branding”. En otras palabras, lo mejor que aprendio Nike es que lo importante no era vender zapatillas sino Nike. La marca. Algo (mucho), de esto hay en la arquitectura.

    Por responder a los siempre azuzadores (^_^) Brijunis, diré que creo que hay branding en todo. En obras construidas, en determinadas formas de presentarse a concursos, en escritos, en teorias, en ciertos posicionamientos… No me preocupa tanto que lo haya, como el hecho de que sea lo único que haya, y que sea tan ensimismado que olvide cualquier otra consideracion.

    Por aclarar la posicion, tan malo me parece lo de Eisenmann en la Ciudad de la Cultura (Un branding starchitecturil comme il faut) como el asunto de la “trasparencia” de Andres Jaque para hacer “visible” la obra. Me da que cada uno en su campo son ejercicios de un estilismo muy alejado de ese “Usuario futuro” del que hablan con mucha razon Lorenzo y Agnieszka.

  4. ana

    Estoy de acuerdo con Brijuni, son muchos y no solamente entre los arquitectos del star-system, los que caen en las rutinas de los procesos que siempre les llevan a los resultados parecidos.
    Si has visto un gehry es como si hubieras visto ya todos, poco sorprende.
    Lo de “la firma” es una tontería pero que vende mucho.

  5. brijuni

    Pues sí, lleva razón fernando redón, menuda excusa barata la d las farolas. las quitas luego con photoshop!!

    Bueno, ya en serio, el debate del estilo es viejo viejo, los arquitectos de autor sólo venden a feriantes y alcaldes, lo malo es que son mayoría y por eso triunfan, quieren un gehry, un calatrava, ya sabemos, un icono, aburren a las ovejas los politicastros y sus ideas felices para la ciudad.
    Habría q matizar la diferencia entre estilo y una cierta manera de hacer, o de dibujar, o de entender la arquitectura o los procesos, que muchas veces derivan en algo que podría llamarse también estilo, o algo reconocible.

    Además, ahora que estamos en la época de los arquitectos sin edificios ni encargos, buen ejemplo el de chinchilla que traéis a colación, el estilo se refiere sólo a lo construido o también a lo dibujado? incluso a lo escrito o pensado?

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio