• Curso de identidad digital para arquitectos
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
2 Comentarios

EL LENGUAJE DE LOS ARQUITECTOS 2/2

      

icomprensible 350

 

Parece que en la última semana, a varias publicaciones digitales (Daniel Moyano, nmas1, arquitextonica, la sección b) nos ha dado por indagar en los entresijos más “terrenales” de la arquitectura. Así que con la entrada de hoy, queremos terminar de centrar esta bajada a tierra de nuestras “celestiales” ideas arquitectónicas. La sencillez en el lenguaje y el uso y abuso de metáforas para explicar la arquitectura serán la guía para el artículo de hoy.

 

 

Carlos Puente nos recuerda,

 

“es bien sabido, que resulta más fácil usar un lenguaje complicado para explicar las cosas sencillas, que explicar con palabras sencillas lo que es complicado.

Por el prestigio que la oscuridad, como residuo del poder ejercido por la cultura, ostenta frente a la claridad, es incluso difícil  encontrar la sencillez explicada de manera sencilla!”

 

Esta debilidad a hablar para que no se entienda, no nace de manera espontánea, sino que se va fraguando de manera progresiva durante los años de escuela. Allí existe una tendencia casi esquizofrenia por contar enrevesadas historias. De esta manera, se  intenta respaldar la idea que se lleva entre manos, con el consiguiente peligro de que el proyecto quede convertido en  una historia más o menos ingeniosa y compleja, sin nada más sustancioso donde poder hincarle el diente.

 

Ya lo decía San Agustín, “en la sencillez está la virtud”. Y esto lo podemos aplicar a la arquitectura y cada paso que damos en  la vida. En el lenguaje no podía ser diferente, pero con la particularidad que muchas veces nos creemos con cierto dominio de las palabras, y en general los arquitectos no estamos especialmente dotados para ello (aunque a más de uno esta idea le parezca ridícula). Como bien decía Heidegger “El hombre se comporta como si fuera el forjador y el dueño del lenguaje, cuando es éste, y lo ha sido siempre, el que es señor del hombre. Cuando esta relación de señorío se invierte, el hombre cae en extrañas maquinaciones”.

 

En muchas ocasiones, será la proyección mediática del proyecto lo que haga aparecer un lenguaje arquitectónico, muchas veces plagado de espectaculares metáforas, que harán las delicias del respetable. Por poner uno de los múltiples ejemplos de metáforas a posteriori, podemos rescatar del recuerdo el proyecto del museo de Cantabria de Tuñón y Mansilla y la asimilación de sus lucernarios a las lejanas montañas cantabras que se ven en el horizonte.  Es curioso, que independientemente de que el proyecto esté mejor o peor, lo que puede hacer que realmente salga adelante  es que sea entendible y comunicable por el político de turno.

 

Lo que está claro, es que nuestros edificios públicos muchas veces están plagados de excesivas historias, justificaciones y metáforas. Y nosotros nos preguntamos, ¿Acaso le importan a quien los habitará toda esta palabrería del arquitecto? Nuevamente la respuesta es que no. Así que el edificio proyectado deberá dialogar por si mismo con el usuario, para ser capaz de emocionar y provocar un mundo realmente habitable en él. Upps, se nos coló! sabíamos que al final íbamos a caer, y es que ya lo dice Álvaro Siza, los edificios nos guste  o no, NO dialogan.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
2 COMENTARIOS
  1. Eduardo

    Muchas gracias por la cita a nuestro pequeño blog y enhorabuena por los artículos, necesarios para que poco a poco nos vayamos bajando del pedestal arquitectónico y haciéndonos entender de palabra, obra y omisión.

    Por cierto…buenísimo el chiste final.

    Un saludo.

  2. Daniel Moyano

    Pues en eso estamos. No es un mal propósito de año nuevo, este de quitarse unos cuantos adjetivos y alguna que otra locución adverbial de encima.

    Como hemos comentado unos y otros en varios foros, creo que todo pasa por ser más honestos. A veces un hecho arquitectónico es difícil de explicar, y no pasa nada. Pero muchas veces nos liamos con palabrería para explicar un “me apetecía hacerlo así”. Si en algún proyecto habéis decidido prescindir de algún elemento porque os dábais cuenta de que para justificarlo teníais que recurrir a palabras vacías que mareaban al oyente para que no nos entendiera, entonces es que hablamos el mismo idioma.

    Explicarme un proyecto a mí mismo, o explicárselo a mi mujer o a alguien de mi familia, es la mejor terapia. Además, siempre te hacen alguna pregunta que te deja por los suelos porque no sabes contestar: no te atreves a engañarles y acabar por desengañarte.

    Me voy a apropiar de la frase de Semisótano, por cierto.

    Muchas gracias por citar mi blog, y aprovecho por si acaso a para felicitar las fiestas. Sean ustedes católicos, protestantes, judíos, agnósticos o gnósticos, seguro que se reúnen con sus familias en este solsticio de invierno tan fresquito que tenemos. Pásenlo bien.

    Daniel-CCAD

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio