• ASEMAS
Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitectura
12 Comentarios

¿SABEMOS LOS ARQUITECTOS DE CASAS?

 

casa ugalde coderch 350

 

Hoy nos vamos a animar con un tema que cuando menos a nosotros nos resulta curioso. Se supone que los arquitectos deberían ser especialistas en vivienda y en consecuencia tener muy claro cuáles son las mejores casas. Más de seis años estudiando no deberían dar para menos, aunque si reflexionamos un poco sobre la cuestión,  igual el tema  no está tan claro.

 

 

El conocimiento en arquitectura llega poco a poco. Nadie nace sabiendo cómo ser arquitecto, en esta disciplina no hay pequeños niños prodigio, no existe el Mozart de la arquitectura, ni el conocimiento llega sin esfuerzo. La capacidad para proyectar se adquiere durante el transcurso de la carrera, para una vez recibido ser capaz de poder realizar proyectos de viviendas colectivas o unifamiliares, que es de lo que va la entrada de hoy. Si no las proyectamos nosotros ¿quién lo hará?

 

Con todo ello no sería difícil suponer que el tema estrella de la carrera lógicamente debería ser la vivienda. Más aun cuando fuera de la escuela las posibilidades de construir un edificio que no tenga carácter residencial son mínimas, por no decir prácticamente nulas en los tiempos que corren.

Si el 95 % de los proyectos que visamos los arquitectos son viviendas, quizás no tiene mucho sentido que algunas universidades (por no decir todas) planteen que el 95 % de los proyectos de sus alumnos desarrollaran sean edificios públicos, consiguiendo formar auténticos especialistas en museos y arquitectura de buen ver.  Visto así, no nos negarán que tamaña estupidez, tiene que ver con esta presunta capacidad para ser los únicos especialistas en el diseño de viviendas.

 

Por otro lado vamos a plantear una nueva pregunta que se subordina a la anterior y  que en principio nuevamente parece tener una respuesta obvia, pero nosotros nos vamos a permitir cuando menos dudar un poco de ella. ¿Cuántas casas conocemos los arquitectos?

En  cierta forma es una pregunta trampa. Nos referimos a conocer de verdad, a haberlas entendido y tenerlas en la cabeza. Y  no nos referimos a cualquier casa,  estamos hablando de casas de las que de verdad se pueda aprender.

De esas casas que bellamente definía Cela (cuando Corrales y Molezún le hacían su propia casa), “fruto del amor del hombre con la tierra nace la casa, esa tierra ordenada en la que el hombre se refugia cuando la tierra tiembla”

 

Nosotros pensamos que en general se conocen superficialmente muchas casas. Las que vemos en los libros o  las revistas, en general no están lo suficientemente documentadas para pensar que nos hemos quedado con los matices y con la esencia de la casa. Como mucho podemos pensar que tiene buena pinta, y que por A o po B nos resulta atractiva. Y creemos que a este punto se pudiera añadir otra cuestión.

 

Cuantas veces nos paramos a recoger esa documentación más o menos extensa, y estudiarla a fondo, dedicarle horas, dibujarla, saber si el salón tienen una altura de 2.50 o de 2.80, tener en la cabeza los recorridos que se están produciendo, la sucesión de transiciones, lo que se ve o no desde cada punto, y así pudiéramos seguir con miles de aspectos que seguramente nos harían reconocer que en realidad no conocemos tantas casas y tan bien como pensamos. Esta cuestión bien se pudiera trasladar a edificios públicos, pero hoy toca el tema de la casa,  y con él vamos a seguir, porque aún se pude hacer alguna que otra  consideración más.

 

Hasta ahora hemos omitido el tema de la visita al edificio en cuestión, a esa casa ideal que habíamos afirmado que conocíamos. La pregunta que viene ahora parece de capital importancia.

¿Cuántas casas hemos visitado? Nuevamente en el matiz está la clave de la respuesta. Se vuelve a entender que estamos hablando de “visitar” con tiempo suficiente para hacerse con la casa, y cuando decimos “casas” seguimos queriendo decir obras maestras de la arquitectura o por lo menos casas que verdaderamente tengan un interés grande. Y la respuesta será cuando menos sorprendente, tic – tac – tic – tac … en la mayoría de los casos  se podrán contar con los dedos de una mano o como mucho con alguno de la otra. ¿cierto?

 

Así que si damos por hecho que el estudio particular y concienzudo no lo hacemos con tanta dedicación como seguramente debiéramos y que son pocas las buenas casas realmente visitadas, habrá que admitir que cuando menos nos entre la duda a la hora de considerarnos especialistas en vivienda.

 

Y lo peor del tema es que aunque hagamos propósito de enmienda, poner remedio no es tan fácil como pudiera parecer. La primera parte, la del estudio en casa, más o menos se puede solucionar con un poco de tiempo y acudiendo de vez en cuando a la biblioteca, pero la segunda parte, nosotros no la vemos tan clara.  Les parece que visitar por ejemplo la casa en la que vivió Miguel Fisac ¿es tarea sencilla?, o pasar una tranquila mañana de sábado en la rehabilitada casa Ugalde del mítico Coderch ¿está al alcance de cualquiera? … si, no, igual…

 El atrevimiento de querer visitar una casa, una buena casa no es tan sencillo como parece, pero bueno…  siempre nos quedará pensar, que a pesar de lo poco que  sabemos de casas, nadie sabe más que nosotros sobre el tema. Por lo que nuevamente podemos descansar tranquilos ya que  nos podemos seguir considerando  los especialistas en vivienda, o por lo menos los más especialistas.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
12 COMENTARIOS
  1. Eficiencia energetica

    ¿SABEMOS LOS ARQUITECTOS DE CASAS? | STEPIEN Y BARNO , es adictivo, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

  2. maria

    Me da la sensación ( con todo mi respeto) que plantear un problemas es algo que todos, arquitectos o no podemos y debemos hacer. La mirada crítica, no es única en nuestro campo ¿Pero qué hacemos con esto? No he leido todavía aportaciones concretas de qué es mala o buena arquitectura y por qué…Como mucho nombramos a grandes genios, Siza, Souto…y que ellos nos den las respuestas.
    Mi opinión es que la mayoría de las veces nos movemos por intuiciones…y estas son dificiles de explicar…buscamos algo y sólo a veces lo encontramos…Ahí es donde está la buena arquitectura. Y el hecho de que sea vivienda o no me parece sólo un añadido.Cualquier cosa que proyectamos es pensando en cómo se va a vivir, como se va a recorrer…si es una vivienda tendré que imaginar cómo se va a vivir, dormir, comer y jugar…Si es un edificio público estas actividades probablemente cambiarán…No hay más, no encuentro donde está el dilema. Se podrían hacer más practicas relacionadas con esto, ya que es a lo que nos vamos a dedicar, sí. Pero no entiendo si la queja es porque lso estudios no están enfocados a lo que nos vamos a encontrar…o realmente lo que preocupa es que la vivienda no es «suficiente» y esparabamos encontrar algo más…La clave, es no esperar nada.

  3. StepienyBarno

    Efectivamente el costo y lugar son determinantes, para bien o para mal.
    Nosotros siempre ponemos el ejemplo que Alejandro Aravena con su grupo Elemental, hacen una excelente arquitectura con prácticamente nada! Estos si que son minimalistas y lo demás son tonterías.
    Un presupuesto donde se cuentan los clavos es como de locos, pero es su única opción, y aún así (o gracias a ello) lo bordan!
    Gracias Ricardo por visitarnos, esperamos seguir viéndote por aquí.

  4. Ricardo Pizarro

    Modestamente creo que no muchos arquitectos tienen la suerte de diseñar una casa, pero cuando, él tiene esa oportunidad aparece el tema » costo y lugar » que está dentro de parámetros que no se pueden seleccionar.

    Yo positivamente creo que los arquitectos si saben diseñar un proyecto vivienda, el problema está en la cantidad de intervenciones por mandante, Ingenieria, costo (Materialidad).

    La libertad de proyecto dependerá del Mandante.

  5. StepienyBarno

    Como bien dices cuando se visitan las obras de los grandes arquitectos, nos damos cuenta de lo importante de cada centímetro, nada es arbitrario, todo tiene su lógica, cuando Siza hace sus edificios, en proyecto ya se ha paseado mil veces por ellos. Es capaz de controlar todo o casi todo desde el propio diseño, cada encuentro es una delicia, cada recorrido tiene su lógica, todo forma parte de un magnífico plan en el que cada pequeña parte es interdependiente entre sí, y dan como resultado obras únicas, unitarias.

    Gente como Siza controla la escala, la escala del ser humano, pero el quiz de la cuestión está en el hecho de que podemos visitar sus obras, pero evidentemente sólo las públicas, y eso nos limita. por qué !que legado seria para los arquitectos poder entrar en sus viviendas! Se podían convalidar visitas de casas de Siza por un par de cursos de proyectos! Seguro que eran mucho más instructivas!

    A la pregunta de que arquitectura se hace en las escuelas. Nosotros creemos que los tiros van por ahí, ver más obra “in situ” (y despacio), ver y entender el lado práctico de la arquitectura, y huir de tantas fantasías inútiles para poner un poco de sentido común en lo que es el día a día de la profesión.
    Tan importante o más es lo que rodea a la arquitectura que lo que en general se entiende como tal. Pero bueno, largo y tendido de todos estos temas iremos debatiendo durante los próximos meses!

  6. fmgoyanes

    Me parece que es un acierto pleno plantear el problema actual de la vivienda desde la óptica que lo hacéis. Es fundamental empezar por ver cuáles son nuestros errores como parte del problema y si, nuestro conocimiento sobre vivienda no pasa en general del de aquel al que con interés en el tema ojea las revistas que el mercado le pone por delante. Responsabilizar al promotor, el presupuesto o la normativa del resultado de una obra es encogerse de hombros, lavarse las manos y taparse la nariz para poder tragártela con el menor desagrado posible. Siempre podemos decir NO.
    Redondo el apunte sobre el conocimiento de las medidas, fundamental para que ese presupuesto ajustado deje de ser un incordio y pase a ser una parte del proyecto, como lo ha sido siempre, o al menos, como siempre ha debido ser visto lo visto en las obras de los «grandes arquitectos» contemporáneos.
    Por otra parte, me gustaría dejar abierta una pregunta, que me surge al leer eso de:
    «La pregunta que viene ahora parece de capital importancia. ¿Cuántas casas hemos visitado?»
    ¿hacemos arquitectura en las escuelas? ¿hacemos arquitectura en los concursos? ¿Solo es arquitectura aquello que podemos visitar?
    Creo que no, que las plantas, secciones y alzados definen el proyecto (otra cosa es que no se disponga de la información suficiente, cosa bastante habitual) y está en nosotros, como profesionales educados para ello, el ser capaces de leerlas de forma adecuada. Entendiendo las estructuras de organización, relación, imagen que se plantean.

  7. StepienyBarno

    I+D+I, no has dicho nada Santiago! Lo de la investigación en arquitectura es de traca.
    Más complicado no se puede poner, y aún así se produce un montón de avance que luego la realidad no deja posiblidad de que se materialice.
    Algo tan sencillo como conseguir una beca digna en un programa mínimamente interesante de investigación en cada universidad es algo mucho más complicado de lo que pudiera parecer, y así es como quedarnos en la edad de piedra!

  8. DM

    Voy a matizar lo de la ecuación, que es anecdótica, por otro lado: Tomad los elementos como variables. No hablo de valores absolutos, por supuesto, sino variables. Así, según el arquitecto sea más o menos ignorante de lo que habla, según el promotor sea más o menos interesado en hacer «buena arquitectura», según el presupuesto sea mayor o menor, y , por desgracia casi siempre, según sea más o menos restrictiva la normativa, así tendremos un abanico de resultados más o menos prometedor.
    No pretendía aseverar que los arquitectos seamos ignorantes, sino que a veces, en según qué proyectos, no siempre se dá respuesta al problema por no haberlo ensayado antes en la escuela, o por no tener referencias claras o puntos de partida.
    Digo que es preocupante porque a mi entender, en general las normativas son muy contrarias a la investigación, normalmente (y ahora más) se trabaja con presupuestos muy justitos (cuando no imposibles), por lo general un promotor de viviendas no suele buscar sino el mayor rendimiento a su inversión (cosa muy respetable, ojo) y por lo que veo últimamente, el nivel de profesionalidad y preparación de los arquitectos es cada vez menor (experimentado en mis propias carnes: uno sale de la Escuela y tiene que empezar a aprender a ser arquitecto).
    Entiéndase «ignorancia» como falta de preparación, falta de bagaje, falta de experiencia, etc. No siempre es así, por fortuna!

  9. StepienyBarno

    Hola DM

    Que bueno que te pareció interesante el artículo! En realidad es que como tirar piedras contra nuestro propio tejado, así que no sabes si acertamos o no.

    Como también dice Ana, es cierto que en el texto se omite la capacidad que se le supone al arquitecto para hacerse a la idea del espacio con planta sección e imágenes. La verdad es que aunque no negamos que eso pueda ser así, entendemos que no es suficiente.

    Lo que comentas que te ha ocurrido en la escuela, no hace sino confirmar nuestros peores augurios. Pero bueno… es lo que hay. Otro día ya atacaremos más de lleno este aspecto, porque no se puede tener la misma estrategia de enseñanza de proyectos que hace veinte años. De esto nos hablarán y muy bien, unos de nuestros próximos invitados los chicos de Toki.

    Otro tema al que atacaremos de lleno en próximos artículos es el que apuntas sobre la relación arquitectura – revista. Hay mucho que comentar porque no nos planteamos lo suficiente; quién y por qué y en qué condiciones sale en las revistas. Demasiadas preguntas sin respuesta tan evidente como pudiera parecer. Incidiremos también en ello.

    Respecto a la interesante ecuación que planteas, habría que poner algún “pero” a pesar de que en general es una visión bastante acertada de lo que ocurre en nuestras ciudades.
    Sobre esa supuesta ignorancia del arquitecto, no creemos que la haya tanta. En realidad si tienes todo a favor es difícil ser mal arquitecto. Es evidente que los hay malos (como en todas las profesiones), pero creemos que son más las otras condiciones las que hacen al arquitecto entrar en la rueda de destrozar nuestras ciudades amontonando ladrillos de malas maneras. Y en lo que si que te damos plenamente la razón, es que es complicado encontrar el interés del promotor por plantear cosas serias e interesantes. Esto es relativamente normal, ellos miran la pela, y es complicado sacarles de ahí.
    Y por supuesto todo esto implica presupuestos ajustados, que en realidad debería ser el menor problema. Si elemental en chile con cuatro duros y contando hasta los clavos del proyecto, hacen cosas interesantísimas, ¡que no debiéramos hacer nosotros!, y lo de la normativa es cara morirse, sobre todo el insufrible CTE, pero bueno, con todo hay que jugar y como bien dices todos ellos son valores y variables de la ecuación. Como consuelo nos quedará que siempre es mejorable el resultado hasta ahora obtenido!

  10. DM

    Muy interesante.
    El problema es doble: Por un lado apuntáis la casi ausencia de proyectos devivienda en las Escuelas de Arquitectura. En mi caso, en 6 años de proyectos hicimos 3 proyectos de vivienda de un total de 19. Un montón de museos, de bibliotecas, de oficinas, de inventos raros con mezclas inverosímiles de programas…
    Por otro lado, Las Revistas. Estamos en un momento en el que todo lo vemos en papel o en pantalla. Sin movernos de nuestro estudio vemos un montón de proyectos de todo el mundo, pero claro, sólo vemos la fotos bonitas, las secciones que cuentan el espacio interesante, etc. Y casi siempre nos quedamos con eso. Esto redunda en que luego se hagan proyectos que buscan la foto, obviando temas de fondo mucho más importantes. No critico con esto la imagen de la arquitectura, ya que creo que la imagen proyectada por un edificio (del carácter que sea) forma parte del proyecto arquitectónico y ha de tomarse en cuenta. Discuto que tenga que ser siempre prioritario y el origen del deseo de esta prioridad está, quizá, en tantas y tantas publicaciones.
    Volviendo al tema de la vivienda, en la práctica real, ante un promotor, no es habitual poder hacer «inventos», lo cual cercena casi cualquier intento de imprimir un «algo» al proyecto.
    La ecuación es preocupante: [ignoracia del arquitecto + (nulo interés del promotor*presupuesto ajustado)]normativa restrictiva = ???

  11. Ana

    Muy interesante el tema que planteáis, estoy de acuerdo con casi todo.
    Pero hay una cuestión más que tiene que ver con ello.

    Es el concepto de la planta y la sección como herramientas de interpretación del espacio arquitectónico. Y como mayoría de las herramientas tiene sus limitaciones. Sí que es cierto que te puedes hacer a la idea de la calidad del objeto arquitectónico al ver su planta, sección y un par de fotos. Pero allí también radica el peligro de quedarnos anclados en ese mundo de las ideas.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo no va a ser publicada. Campos obligatirios están señalados con *

GRACIAS POR LEERNOS
Archivo
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Volver al inicio